Car­tas a la re­dac­ción

Vox: al­go más

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales - Ma­nuel Ar­men­te­ros Martos Tres Can­tos (Ma­drid)

La irrup­ción de VOX en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co es al­go más que un nue­vo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co. Re­pre­sen­ta co­mo sa­bia­men­te se ha es­cri­to en la pren­sa de pa­pel «el vo­to de Don Pe­la­yo», a quien le to­có en suer­te de­ci­dir y asu­mir en­tre dos pos­tu­ras: ti­rar­se al Can­tá­bri­co con los su­yos, o dar­le la ba­ta­lla al enemi­go sa­rra­ceno (el cual te­nía ya to­ma­da to­da Es­pa­ña) ti­rán­do­le pie­dras y alián­do­se al te­rreno, no sin an­tes in­vo­cán­do­se a la San­ti­na, la Virgen de Covadonga. Y el bueno de Pe­la­yo op­tó por la se­gun­da, tal co­mo ha irrum­pi­do VOX en esa lu­cha in­cruen­ta, pe­ro real, pa­ra con­quis­tar la ges­tión po­lí­ti­ca-eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña. El pue­blo so­be­rano es­pa­ñol, gra­cias a esa ce­sión de la Co­ro­na a su pue­blo, ha vis­to y per­ci­bi­do cla­ra­men­te en VOX a una Es­pa­ña siem­pre vi­va y des­pier­ta a la cual quie­ren ador­me­cer, aca­llar y en­ca­si­llar en lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to: con­fun­dien­do, ma­ni­pu­lan­do y mal ges­tio­nan­do, di­vi­dien­do sus re­gio­nes, ol­vi­dan­do su pro­yec­to co­mún co­mo na­ción den­tro de la Unión de Na­cio­nes Eu­ro­peas. Re­cor­de­mos que la his­to­ria de los hom­bres siem­pre, siem­pre, cuan­do ol­vi­dan ca­mi­nar jun­to a Dios (que pre­fi­gu­ra unión y amor) se vuel­ve cí­cli­ca y re­gre­sa a tiem­pos os­cu­ros. Gra­cias a VOX los es­pa­ño­les re­cu­pe­ran la voz au­tén­ti­ca del pue­blo pa­ra re­cu­pe­rar su uni­dad, dis­mi­nuir su deu­da y re­ti­rar to­da ley que ma­te a sus cria­tu­ras, nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. VOX, alum­bra­da la Es­pa­ña vi­va y des­pier­ta, y de­fien­de a sus hi­jos e hi­jas fie­les a sus raí­ces e his­to­ria com­par­ti­da y uni­da.

Gui­ller­mo Na­va­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.