Pa­dre nues­tro, Pa­dre de am­bos

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - Ri­car­do Ruiz de la Ser­na @RR­de­laSer­na

El sá­ba­do fue­ron bea­ti­fi­ca­dos en Orán (Ar­ge­lia) los sie­te tra­pen­ses fran­ce­ses del mo­nas­te­rio de Tib­hi­ri­ne, se­cues­tra­dos y de­go­lla­dos en 1996 por el GIA, y otros do­ce már­ti­res ase­si­na­dos en­tre 1994 y 1996. En aque­llos años, Ar­ge­lia se con­vir­tió en un lu­gar de do­lor y muer­te pa­ra mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes, y jun­to a ellos per­ma­ne­cie­ron es­tos mi­sio­ne­ros a ries­go de sus pro­pias vi­das. Hi­cie­ron su­ya la suer­te de sus her­ma­nos has­ta el fi­nal. Su fe los con­ver­tía en ob­je­ti­vos de los te­rro­ris­tas, pe­ro tam­bién en tes­ti­mo­nios vi­vos de có­mo pue­de mo­rir, sí, pe­ro so­bre to­do de có­mo quie­re vi­vir un se­gui­dor de Cris­to.

La bea­ti­fi­ca­ción del sá­ba­do qui­so ser un ges­to pa­ra «crear una di­ná­mi­ca nue­va de en­cuen­tro y con­vi­ven­cia» en­tre cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes, co­mo pi­dió el Pa­pa Fran­cis­co en un men­sa­je leí­do por el pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra las Cau­sas de los San­tos, An­ge­lo Bec­ciu. «Al re­cor­dar la muer­te de es­tas 19 víc­ti­mas cris­tia­nas, los ca­tó­li­cos de Ar­ge­lia y el mun­do quie­ren ce­le­brar la fi­de­li­dad de es­tos már­ti­res al pro­yec­to de paz que Dios ins­pi­ra a to­dos los hom­bres», aña­dió el Pon­tí­fi­ce, en­co­men­dan­do al mis­mo tiem­po a «to­dos los hi­jos e hi­jas de Ar­ge­lia que fue­ron, co­mo ellos, víc­ti­mas de la mis­ma vio­len­cia».

La Igle­sia de es­tos nue­vos bea­tos es una Igle­sia de már­ti­res, es de­cir, de tes­ti­gos. Ellos dan tes­ti­mo­nio de Cris­to co­mo hi­zo el her­mano Christian de Tib­hi­ri­ne, que es­cri­bió es­tas lí­neas po­co an­tes de que lo ma­ta­ran: «Evi­den­te­men­te, mi muer­te pa­re­ce­rá dar­les ra­zón a quie­nes me han tra­ta­do sin re­fle­xio­nar co­mo in­ge­nuo o idea­lis­ta. Pe­ro es­tas per­so­nas de­ben sa­ber que, por fin, que­da­rá sa­tis­fe­cha la cu­rio­si­dad que más me ator­men­ta. Si Dios quie­re po­dré, pues, su­mer­gir mi mi­ra­da en la del Pa­dre pa­ra con­tem­plar jun­to con Él a sus hi­jos del is­lam, así co­mo Él los ve, ilu­mi­na­dos to­dos por la gloria de Cris­to, fru­to de su Pa­sión, col­ma­dos por el don del Es­pí­ri­tu, cu­yo go­zo se­cre­to se­rá siem­pre el de es­ta­ble­cer la co­mu­nión y res­ta­ble­cer la se­me­jan­za, ju­gan­do con las di­fe­ren­cias. De es­ta vi­da per­di­da, to­tal­men­te mía y to­tal­men­te de ellos, doy gra­cias a Dios por­que pa­re­ce ha­ber­la que­ri­do por en­te­ro pa­ra es­ta ale­gría, por en­ci­ma de to­do y a pe­sar de to­do. En es­te gra­cias, en el que ya es­tá di­cho to­do de mi vi­da, los in­clu­yo a us­te­des, por su­pues­to, ami­gos de ayer y de hoy, y a us­te­des, ami­gos de aquí, jun­to con mi ma­dre y mi pa­dre, mis her­ma­nas y mis her­ma­nos y a ellos, ¡cén­tu­plo re­ga­la­do co­mo ha­bía si­do pro­me­ti­do! Y a ti tam­bién, ami­go del úl­ti­mo instante, que no sa­brás lo que es­tés ha­cien­do, sí, por­que tam­bién por ti quie­ro de­cir es­te gra­cias y es­te a-Dios en cu­yo ros­tro te con­tem­plo. Y que nos sea da­do vol­ver­nos a en­con­trar, la­dro­nes col­ma­dos de go­zo, en el pa­raí­so, si así le pla­ce a Dios, Pa­dre nues­tro, Pa­dre de am­bos. Amén. Ins­ha­lá».

Creo que no ha­ce fal­ta aña­dir na­da más.

AFP/Ryad Kram­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.