«En Ale­po to­da­vía se van más fa­mi­lias de las que vuel­ven»

Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da lan­za una cam­pa­ña pa­ra que las igle­sias si­rias pue­dan se­guir ofre­cien­do re­cur­sos bá­si­cos, co­mo ali­men­ta­ción y alo­ja­mien­to, a mu­chas fa­mi­lias cris­tia­nas. Es­tá en jue­go la su­per­vi­ven­cia del cris­tia­nis­mo en el país

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

El miér­co­les se han cum­pli­do dos años de la sa­li­da de la zo­na orien­tal de Ale­po de los úl­ti­mos re­bel­des atrin­che­ra­dos. «En­ton­ces lle­gó la ale­gría. Es­tá­ba­mos vi­vien­do en la os­cu­ri­dad». Exis­ten­cial y fí­si­ca, por­que no ha­bía «luz, agua ni co­mu­ni­ca­cio­nes. Cuan­do se mar­cha­ron los te­rro­ris­tas la gen­te em­pe­zó a res­pi­rar. Ce­le­bra­mos una Na­vi­dad muy bue­na», re­cuer­da a Al­fa y Ome­ga mon­se­ñor An­toi­ne Chah­da, obis­po si­ro­ca­tó­li­co de la ciu­dad, de vi­si­ta es­ta se­ma­na en Es­pa­ña.

Aho­ra la ciu­dad vi­ve una tran­qui­li­dad re­la­ti­va. Den­tro de unos días, los fie­les si­ro­ca­tó­li­cos fes­te­ja­rán la Na­vi­dad en una catedral re­cién res­tau­ra­da. Un mi­sil la de­jó gra­ve­men­te da­ña­da, con un mu­ro ca­si to­tal­men­te de­rrui­do, en sep­tiem­bre de 2012. «An­tes de arre­glar las igle­sias, nos apre­su­ra­mos a ga­ran­ti­zar que fun­cio­na­ran los cen­tros pas­to­ra­les pa­ra re­ani­mar nues­tros gru­pos (ju­ve­ni­les, scouts, de ora­ción, de mu­je­res…). Ase­gu­rar la for­ma­ción re­li­gio­sa de los ni­ños y jó­ve­nes» y ofre­cer­les un en­torno se­gu­ro don­de pa­sar el tiem­po li­bre era la prio­ri­dad.

Con to­do, y a pe­sar de que la ciu­dad –tam­bién los ho­ga­res mu­sul­ma­nes– ya es­tá lle­na de ador­nos, es­ta Na­vi­dad la ale­gría se­gui­rá sin ser ple­na. «Cris­to quie­re ve­nir a una ca­sa lle­na de paz», apun­ta el obis­po. Y Si­ria no lo es. A pun­to de cum­plir­se ocho años de un con­flic­to que ha cau­sa­do me­dio mi­llón de muer­tes, es­te año to­da­vía de­ja un ba­lan­ce de 5.000. Ni si­quie­ra Ale­po es­tá to­tal­men­te li­bre de vio­len­cia. «Al nor­te que­dan al­gu­nos te­rro­ris­tas –di­ce mon­se­ñor Chah­da–. El Ejér­ci­to les ha­ce fren­te pe­ro si­guen ata­can­do, aun­que sea mí­ni­ma­men­te, con mi­si­les. Pe­ro en la zo­na cris­tia­na no ha caí­do nin­guno. Lle­gan des­de Id­lib», el bas­tión yiha­dis­ta que es el úl­ti­mo gran fo­co de la gue­rra, a so­lo 60 ki­ló­me­tros de Ale­po.

Mon­se­ñor Chah­da se des­cri­be co­mo una per­so­na op­ti­mis­ta: cree que la gue­rra aca­ba­rá. «Pe­ro no pue­do de­cir si pron­to». Ha­ce unos días, par­ti­ci­pó en una reunión de 25 em­ba­ja­do­res en la Em­ba­ja­da de Po­lo­nia en Ro­ma. «Me die­ron la pa­la­bra, y di­je: “Acu­so a Tur-

quía, Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia, Irán… Us­te­des tie­nen la so­lu­ción en sus ma­nos. Por fa­vor, trans­mi­tan a sus di­ri­gen­tes que ya bas­ta de de­rra­mar san­gre y de fa­bri­car ar­mas pa­ra ma­tar a nues­tra gen­te”». Des­pués, en un vis a vis con el em­ba­ja­dor tur­co –país que apo­ya a los gru­pos re­bel­des–, le ro­gó que di­je­ra al pre­si­den­te Er­do­gan que «el obis­po de Ale­po le pi­de que lle­gue a un acuer­do con Ru­sia [prin­ci­pal va­le­dor del Go­bierno de Al As­sad] pa­ra so­lu­cio­nar la si­tua­ción de Id­lib y pa­rar la gue­rra».

Del10%al4%

Con cin­co mi­llo­nes y me­dio de re­fu­gia­dos –so­bre to­do en los paí­ses li­mí­tro­fes– y seis mi­llo­nes de des­pla­za­dos in­ter­nos, en los úl­ti­mos me­ses se ha cons­ta­ta­do el re­gre­so a sus ho­ga­res de va­rias de­ce­nas de mi­les de re­fu­gia­dos y des­pla­za­dos. Pe­ro al mis­mo tiem­po –ad­vier­te el obis­po– to­da­vía si­gue ha­bien­do fa­mi­lias que de­jan las ciu­da­des an­te la fal­ta de me­dios de sub­sis­ten­cia. No per­ci­ben en sus ciu­da­des de ori­gen una nor­ma­li­dad su­fi­cien­te, si por ella se en­tien­de que «la gen­te pue­da vol­ver a una ca­sa res­tau­ra­da, re­abrir su ne­go­cio y ga­nar di­ne­ro pa­ra ali­men­tar a sus hi­jos». En­tre los es­com­bros de Ale­po o de Homs em­pie­zan a sur­gir pe­que­ñas tien­das. Pe­ro tres cuar­tas par­tes de la po­bla­ción si­ria vi­ven por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za. La ma­yo­ría de fa­mi­lias cris­tia­nas de­pen­de de la ayu­da de las igle­sias lo­ca­les.

Sos­te­ner su es­fuer­zo es la ra­zón de que la fun­da­ción pon­ti­fi­cia Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da (ACN, por sus si­glas en in­glés) de­di­que a Si­ria su cam­pa­ña de Na­vi­dad, en co­la­bo­ra­ción con la ca­de­na COPE. Co­mo ocu­rrió cuan­do el Daesh arra­só la lla­nu­ra de Ní­ni­ve, en Irak, y des­pla­zó a to­da la po­bla­ción cris­tia­na, se tra­ta de una cam­pa­ña di­ri­gi­da a pa­liar la emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria, ma­yor en es­te ca­so por la ex­ten­sión y du­ra­ción del con­flic­to. Es al­go vi­tal pa­ra «que las fa­mi­lias pue­dan per­ma­ne­cer en el país y, por tan­to, pa­ra la su­per­vi­ven­cia del cris­tia­nis­mo en la re­gión», sub­ra­ya Ra­quel Mar­tín, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de ACN Es­pa­ña. Des­de 2011, los cris­tia­nos han pa­sa­do de ser el 10 % al 4 % de la po­bla­ción: me­nos de 700.000 per­so­nas.

Con el le­ma In­des­truc­ti­bles en la fe, la cam­pa­ña re­cau­da­rá fon­dos pa­ra fi­nan­ciar 130 pro­yec­tos, prin­ci­pal­men­te de alo­ja­mien­to –ayu­das al al­qui­ler–, ali­men­ta­ción –por ejem­plo, le­che pa­ra 750 fa­mi­lias–, edu­ca­ción pa­ra 7.340 ni­ños y jó­ve­nes, y asis­ten­cia mé­di­ca. Es­ta ayu­da no se cen­tra so­lo en las gran­des ciu­da­des. Tam­bién es fun­da­men­tal en Mar­ma­ri­ta, la prin­ci­pal po­bla­ción de Wa­di al Na­sa­ra, el Va­lle de los Cris­tia­nos; una zo­na de ve­ra­neo don­de mu­chos bus­ca­ron refugio. Allí, la pa­rro­quia de San Pe­dro sos­tie­ne dia­ria­men­te a 2.000 per­so­nas co­mo Ras­ha y sus hi­jos. «Lle­ga­ron en 2012, jun­to a su ma­ri­do, hu­yen­do de Da­mas­co –na­rra Mar­tín–. Pe­ro el ma­ri­do mu­rió en un bom­bar­deo y ella se que­dó so­la con los ni­ños. Afir­ma que sin su fe ha­bría muer­to, y co­mo agra­de­ci­mien­to al apo­yo que re­ci­be de la Igle­sia va ca­da ma­ña­na a coor­di­nar las ayu­das a otros des­pla­za­dos co­mo ella». A es­tos pro­yec­tos se su­man los ha­bi­tua­les de sos­te­ni­mien­to y for­ma­ción de agen­tes de pas­to­ral, y una in­ci­pien­te apues­ta por la re­cons­truc­ción de ca­sas y tem­plos, in­clui­da la catedral si­ro­ca­tó­li­ca de Ale­po.

Ca­te­quis­tas… y psi­có­lo­gos

Otra prio­ri­dad pa­ra la Igle­sia lo­cal, y por ello pa­ra ACN, es la sa­na­ción psi­co­ló­gi­ca y es­pi­ri­tual. «Te­ne­mos el co­ra­zón he­ri­do –di­ce mon­se­ñor Chah­da–. He­mos per­di­do a mu­chos már­ti­res, a ni­ños y jó­ve­nes. En una so­la no­che dos mi­si­les de­rri­ba­ron dos edi­fi­cios en­te­ros con fa­mi­lias ca­tó­li­cas. To­dos los que vi­vi­mos en Ale­po nos he­mos en­fer­ma­do con tan­tos bom­bar­deos, día y no­che, du­ran­te cin­co años. ¡Fue ho­rro­ro­so! Yo, en mi cuar­to, me es­con­día de­trás de la puer­ta. Cual­quier tro­zo de me­tra­lla po­día ma­tar­te. Aho­ra, me so­bre­sal­to an­te el más mí­ni­mo rui­do»

Se­gún la ONG Sa­ve the Chil­dren, sie­te de ca­da diez ni­ños si­rios su­fren es­trés pos­trau­má­ti­co. Ade­más de or­ga­ni­zar sa­li­das y cam­pa­men­tos pa­ra ellos, pa­ra jó­ve­nes y pa­ra fa­mi­lias, la Igle­sia se ha da­do cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba ofre­cer una aten­ción es­pe­cia­li­za­da. Así na­ció en oc­tu­bre el pro­yec­to del Buen Sa­ma­ri­tano, que du­ran­te 15 días for­ma en el Lí­bano, con ex­per­tos en sa­na­ción de trau­mas, a cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos de Ale­po y Homs. Mar­tín es­tu­vo con ellos, y cons­ta­tó que ha­cía mu­cha fal­ta: «Los ca­te­quis­tas co­men­ta­ban que no po­dían dar ca­te­que­sis ni ha­cer na­da por­que los ni­ños es­ta­ban co­mo pa­ra­li­za­dos. Ha­cía fal­ta, pri­me­ro, que fue­ran sa­can­do to­do lo que lle­van den­tro».

ACN-Es­pa­ña

Pro­yec­to de re­par­to de ces­ta bá­si­ca de ali­men­tos en Ale­po, en 2017

Ch­ris­tians of Sy­ria

Se­sión de for­ma­ción en sa­na­ción de trau­mas del pro­yec­to Buen Sa­ma­ri­tano

Ar­chi­ma­drid / Car­los Gon­zá­lez

El obis­po si­ro­ca­tó­li­co de Ale­po, mon­se­ñor An­toi­ne Chah­da (a la derecha), ha­ce una ofren­da flo­ral a la Virgen de la Al­mu­de­na en la catedral de Ma­drid. El lu­nes, se reunió con el car­de­nal Oso­ro pa­ra agra­de­cer­le el do­na­ti­vo re­co­gi­do du­ran­te los ac­tos fi­na­les del Plan Dio­ce­sano de Evan­ge­li­za­ción, y des­ti­na­do a la re­cons­truc­ción de su país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.