Pac­tos pa­ra ca­mi­nar

ABC - Alfa y Omega - - España - Al­ber­to Ares* Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios so­bre Mi­gra­cio­nes (IUEM) de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas

Se aca­ba de ra­ti­fi­car en Ma­rra­kech el Pac­to Mun­dial pa­ra una mi­gra­ción Se­gu­ra, Or­de­na­da y Regular. Cons­ti­tu­ye el pri­mer acuer­do glo­bal de la ONU so­bre un en­fo­que co­mún de la mi­gra­ción in­ter­na­cio­nal en to­das sus di­men­sio­nes. No es le­gal­men­te vin­cu­lan­te. Se ba­sa en los va­lo­res de la so­be­ra­nía del Es­ta­do, la res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da, la no dis­cri­mi­na­ción y los de­re­chos hu­ma­nos, y re­co­no­ce que se ne­ce­si­ta un en­fo­que coope­ra­ti­vo pa­ra op­ti­mi­zar los be­ne­fi­cios ge­ne­ra­les de la mi­gra­ción, al tiem­po que se abor­dan sus ries­gos y desafíos pa­ra las per­so­nas y las co­mu­ni­da­des en los paí­ses de ori­gen, trán­si­to y des­tino. Lo vi­vi­do en es­tos úl­ti­mos días en Ma­rrue­cos, re­fuer­za una mi­ra­da so­bre la reali­dad mi­gra­to­ria co­mo una de las en­cru­ci­ja­das más im­por­tan­tes de nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea. En la pre­pa­ra­ción de es­ta cum­bre han par­ti­ci­pa­do di­ver­sos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, go­bier­nos na­cio­na­les, alia­dos de la so­cie­dad ci­vil, in­clu­yen­do a or­ga­ni­za­cio­nes de Igle­sia y ex­per­tos uni­ver­si­ta­rios. El Pa­pa Fran­cis­co se ha in­vo­lu­cra­do muy ac­ti­va­men­te en es­te pro­ce­so y ha ins­ta­do a la Igle­sia y a la ciu­da­da­nía en es­te em­pe­ño.

Des­de al­gu­nos ám­bi­tos, el do­cu­men­to ha si­do cri­ti­ca­do por acer­car­se a un acuer­do de mí­ni­mos. En el otro ex­tre­mo, al­gu­nos paí­ses ven en el do­cu­men­to ele­men­tos inacep­ta­bles que aten­tan con­tra su so­be­ra­nía na­cio­nal. En el ca­mino, al­gu­nos paí­ses se fue­ron des­vin­cu­la­do. Otros ad­vir­tie­ron de su re­ti­ra­da. ¿Hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de que los pac­tos sal­gan ade­lan­te?

Lle­va­mos años in­ten­tan­do dar res­pues­tas par­cia­les e in­su­fi­cien­tes. Vi­vi­mos una ac­ti­tud de­fen­si­va, que si­túa la se­gu­ri­dad y el con­trol de flu­jos co­mo el eje cen­tral. Al­go in­tere­san­te de los Pac­tos Mun­dia­les es que ayu­dan a po­ner un mar­co in­te­gral a la reali­dad mi­gra­to­ria mun­dial, plan­tean­do las dis­tin­tas di­men­sio­nes que en­vuel­ve es­te fe­nó­meno, tan­to en las cau­sas que las ge­ne­ran, co­mo en la gran im­por­tan­cia de los pro­ce­sos de in­te­gra­ción, de re­crea­ción de la iden­ti­dad y de la ges­tión de la di­ver­si­dad.

Hoy más que nun­ca el pac­to pue­de ayu­dar­nos a te­ner un mar­co glo­bal en el cual apo­yar­nos y cons­truir es­pa­cios de in­te­gra­ción, que fa­vo­rez­can la cohe­sión so­cial y que den res­pues­tas reales a mi­llo­nes de per­so­nas que se ven obli­ga­das a de­jar su ho­gar­so­cie­dad jus­ta y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.