De­re­chos hu­ma­nos, he­chos in­hu­ma­nos

Ama­ne­ce en una cén­tri­ca ca­lle de Cal­cu­ta. Los bul­tos que cu­bren las ace­ras em­pie­zan a mo­ver­se. Na­cen, cre­cen, se mul­ti­pli­can y mueren en la ca­lle. ¿De­re­chos hu­ma­nos? ¿Qué de­re­chos pa­ra es­tas per­so­nas?

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Fi­de­le Pod­ga Coor­di­na­dor del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios y Do­cu­men­ta­ción de Ma­nos Uni­das

Los de­re­chos hu­ma­nos lle­nan los dis­cur­sos po­lí­ti­cos. Bri­llan en las de­cla­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y en las cons­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les. Se re­pi­te has­ta la sa­cie­dad lo que di­ce el ar­tícu­lo 1 de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal que aca­ba de cum­plir 70 años: «To­dos los se­res hu­ma­nos na­cen li­bres e igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos y, do­ta­dos co­mo es­tán de ra­zón y con­cien­cia, de­ben com­por­tar­se fra­ter­nal­men­te los unos con los otros».

Son las seis de la ma­ña­na. Ama­ne­ce en una cén­tri­ca ca­lle de Cal­cu­ta. Los bul­tos que cu­bren las ace­ras em­pie­zan a mo­ver­se. Co­mo flo­res que hu­bie­ran es­ta­do res­guar­da­das en sus ca­pu­llos, las mu­je­res emer­gen en­vuel­tas en sus sa­ris, de­vol­vien­do el co­lor al mun­do. Na­cen, cre­cen, se mul­ti­pli­can y mueren en la ca­lle. O en un slum, que es peor.

Son las cin­co de la ma­ña­na. Un in­dí­ge­na que­chua del Al­ti­plano bo­li­viano se le­van­ta de la es­te­ra en la que ha dor­mi­do. Ne­ce­si­ta mas­ti­car su ho­ja de co­ca pa­ra po­der aguan­tar, no se sa­be bien si el can­san­cio o el ham­bre. To­ma­rá tor­tas de maíz con su fa­mi­lia an­tes de ir a tra­ba­jar en una mi­na de Oru­ro has­ta la pues­ta del sol, por al­go de chi­cha con la que ale­grar­se el día con los su­yos.

Son las sie­te de la ma­ña­na. Una ni­ña ban­tú de Ca­me­rún sa­le de la cho­za fa­mi­liar pa­ra bus­car agua. Igual que otras ni­ñas wo­lof, ma­sái, zu­lú o be­re­ber que pue­blan Áfri­ca, re­co­rre­rá va­rios ki­ló­me­tros pa­ra en­con­trar agua, se­gu­ra­men­te no po­ta­ble. En los ca­mi­nos de Áfri­ca siem­pre hay mu­je­res y ni­ñas aca­rrean­do agua, le­ña, ví­ve­res y con al­gún ni­ño a la es­pal­da. Mien­tras, su ma­dre se afa­na en ca­len­tar las bo­las de cus­cús que guar­da­ron ano­che. La fa­mi­lia pa­sa­rá el día fue­ra. Con mu­cha suer­te, en­con­tra­rán al­go pa­ra ce­nar.

Más sue­ño que reali­dad

¿De­re­chos hu­ma­nos? ¿Qué de­re­chos pa­ra es­tas per­so­nas? 1.300 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos son po­bres en to­dos los sen­ti­dos de la pa­la­bra: ni­ños y ni­ñas malnu­tri­dos; jó­ve­nes des­em­plea­dos; in­dí­ge­nas y cam­pe­si­nos ex­pul­sa­dos de sus te­rri­to­rios; tra­ba­ja­do­res mal re­tri­bui­dos; mar­gi­na­dos y ha­ci­na­dos ur­ba­nos, an­cia­nos ex­clui­dos de la so­cie­dad del pro­gre­so; y, so­bre to­do, mu­je­res. No se tra­ta de ha­blar de de­re­chos hu­ma­nos, con una re­tó­ri­ca cí­ni­ca, que ca­lla an­te la de­sigual­dad abis­mal de unos po­cos ri­cos ca­da vez más ri­cos, y una mul­ti­tud de po­bres ca­da vez más po­bres. Son mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos, hom­bres y mu­je­res, des­car­ta­dos, ex­clui­dos, ti­ra­dos en las cu­ne­tas sin na­da pa­re­ci­do a nin­gún de­re­cho hu­mano an­te nues­tra mi­ra­da si­len­cio­sa, in­di­fe­ren­te y a la vez cóm­pli­ce.

La De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos es más un sue­ño que una reali­dad pa­ra bue­na par­te de la hu­ma­ni­dad que mal­vi­ve en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas con sus de­re­chos con­cul­ca­dos. Pe­ro el sue­ño –la es­pe­ran­za de un mun­do cons­trui­do so­bre la dig­ni­dad y de­re­chos de to­da per­so­na– es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. Con­ver­tir es­te sue­ño en reali­dad de­pen­de­rá de que ca­da hom­bre y mu­jer, ca­da ins­ti­tu­ción pri­va­da o pú­bli­ca, con nues­tros re­cur­sos y po­si­bi­li­da­des, pa­se­mos de las pa­la­bras a los he­chos.

El des­per­di­cio obs­ceno de los ali­men­tos

¿Có­mo aca­bar sin una re­fe­ren­cia a los 821 mi­llo­nes de per­so­nas que no tie­nen pa­ra co­mer, cuan­do al mis­mo tiem­po, ha­bien­do ali­men­tos pa­ra ca­si el do­ble de la po­bla­ción, ti­ra­mos un ter­cio a la ba­su­ra?

El de­re­cho a la ali­men­ta­ción, bá­si­co pa­ra to­da vi­da, es hoy uno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les más con­cul­ca­dos, de ma­ne­ra es­pe­cial por un sis­te­ma ali­men­ta­rio mun­dial cons­trui­do al mar­gen de la dig­ni­dad de las per­so­nas. El des­per­di­cio ca­si obs­ceno de los ali­men­tos, la in­sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal de la agroin­dus­tria, la es­pe­cu­la­ción y mer­can­ti­li­za­ción de los ali­men­tos con el prin­ci­pal pro­pó­si­to de au­men­tar be­ne­fi­cios de oli­go­po­lios o las lu­chas fra­tri­ci­das por el con­trol de las tie­rras de cul­ti­vo ex­pli­can la reali­dad del ham­bre que, en mu­chas par­tes de mun­do, es­pe­cial­men­te en mu­chos paí­ses del Áfri­ca sub­saha­ria­na es ya cró­ni­ca, sis­té­mi­ca y so­bre to­do le­tal. Así, la lu­cha por el de­re­cho a la ali­men­ta­ción re­quie­re un ca­mino nue­vo ya em­pren­di­do por mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes, aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res, gru­pos de mu­je­res, re­des de em­pre­sas res­pon­sa­ble, etc. En ese mar­co, agra­da es­pe­cial­men­te re­cor­dar el en­cuen­tro so­bre el de­re­cho a la ali­men­ta­ción ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de oc­tu­bre en Da­kar, por Ma­nos Uni­das y sus so­cios lo­ca­les del Áfri­ca fran­có­fo­na. La pri­me­ra fra­se de su de­cla­ra­ción fi­nal in­di­ca el pa­pel que la ali­men­ta­ción jue­ga den­tro del con­ti­nen­te: «El desa­rro­llo de Áfri­ca y su de­mo­cra­cia se ven obs­ta­cu­li­za­dos a cau­sa del dé­fi­cit ali­men­ta­rio de su po­bla­ción…». Re­ver­tir es­ta si­tua­ción, se­gún los pro­pios so­cios, re­que­ri­rá afron­tar al me­nos tres desafíos pa­ra los que se es­tán pre­pa­ran­do: pro­fun­di­zar el en­fo­que agroe­co­ló­gi­co pa­ra, de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa con el me­dioam­bien­te, pro­du­cir ali­men­tos de ca­li­dad; dis­po­ner de in­fra­es­truc­tu­ras ade­cua­das pa­ra al­ma­ce­nar la pro­duc­ción, re­du­cien­do así la pér­di­da de ali­men­tos; re­for­zar el rol de la so­cie­dad ci­vil co­mo ac­tor po­lí­ti­co en el de­re­cho a la ali­men­ta­ción, ca­paz de exi­gir a los po­de­res pú­bli­cos su im­pli­ca­ción en el cum­pli­mien­to del mis­mo.

No son tiem­pos de fies­tas, ni de dis­cur­sos re­tó­ri­cos so­bre los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro son tiem­pos de es­pe­ran­za a la cual to­dos ten­dre­mos al­go que apor­tar: la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros es­ti­los de vi­da y con­su­mo, la cohe­ren­cia de nues­tras op­cio­nes po­lí­ti­cas; la so­li­da­ri­dad de nues­tras in­ver­sio­nes, etc. La vi­da dig­na de to­dos, hom­bres y mu­je­res, re­quie­re de nues­tra res­pues­ta, de nues­tro com­pro­mi­so.

REUTERS/Ru­pak De Chowd­hu­ri

Per­so­nas dur­mien­do en una ca­lle de Cal­cu­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.