La es­pe­ra

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Vi­cen­te Es­plu­gues* *Mi­sio­ne­ro Verbum Dei, Nues­tra Se­ño­ra de las Amé­ri­cas (Ma­drid)

Tu­ve una bo­da en me­dio de un día muy aje­trea­do. Te­nía que des­pla­zar­me unos 50 ki­ló­me­tros has­ta el lu­gar de la ce­le­bra­ción y siem­pre in­ten­to ser pun­tual a mis ci­tas con los sa­cra­men­tos. Lle­gué con tiem­po pa­ra re­pa­sar la ce­le­bra­ción, de­jar los li­bros por las pá­gi­nas co­rres­pon­dien­tes y has­ta pa­ra com­par­tir un ra­to muy agra­da­ble con el con­ce­le­bran­te. Ya re­ves­ti­dos los dos, es­pe­rá­ba­mos el co­mien­zo de la ce­le­bra­ción. Los in­vi­ta­dos, el no­vio, el co­ro, to­do es­ta­ba dis­pues­to pa­ra co­men­zar, pe­ro la no­via no lle­ga­ba.

Co­men­cé a sen­tir por den­tro una in­co­mo­di­dad, una ra­bia, sen­tía que to­do mi es­fuer­zo no se veía re­com­pen­sa­do. Y co­mo una es­pi­ral des­truc­ti­va se me iba agrian­do el ca­rác­ter. Sa­lía una y otra vez a la puer­ta de la igle­sia. Más de me­dia ho­ra des­pués de lo pre­vis­to lle­gó la no­via, ra­dian­te. Yo te­nía sen­sa­ción de fas­ti­dio y que­ría que los de­más lo no­ta­sen. Un po­co in­fan­til por mi par­te, lo re­co­noz­co. Te­nía la tar­de lle­na de com­pro­mi­sos y ese re­tra­so lo tras­to­ca­ba to­do. So­lo ha­bía dos op­cio­nes: ce­le­brar pro­yec­tan­do mi frus­tra­ción o cam­biar el chip y des­cu­brir que el pro­ta­go­nis­mo lo te­nía el amor, no yo ni mis ho­ra­rios.

Os com­par­to la trans­for­ma­ción in­te­rior de pa­sar del jui­cio a la mi­se­ri­cor­dia. «La mi­se­ri­cor­dia se ríe del jui­cio» (St­go 2, 13). La ce­le­bra­ción fue bien, ol­vi­dé lo que era irre­ver­si­ble, el con­ce­le­bran­te se tu­vo que ir an­tes de ter­mi­nar por­que te­nía otro com­pro­mi­so. In­ter­na­men­te vi­ví una Pas­cua, un pa­so del Se­ñor por mi vi­da. Do­ble­gó lo que era rí­gi­do, ca­len­tó lo que es­ta­ba frío, re­gó con su amor lo que es­ta­ba ári­do. Re­co­noz­co que otras ve­ces no soy ca­paz de ce­der, pe­ro es­ta vez sí. Y me sir­vió pa­ra dar­me cuen­ta de las ve­ces que sien­to que mis preo­cu­pa­cio­nes y aje­treos son lo prio­ri­ta­rio y ol­vi­do que los de­más tam­bién tie­nen sus pro­pias tri­bu­la­cio­nes. Unos días des­pués re­ci­bí la lla­ma­da de los no­vios en la que me ex­pli­ca­ban los mo­ti­vos de la tar­dan­za, y es­ta­ban su­fi­cien­te­men­te jus­ti­fi­ca­dos. Cuán­tas ve­ces juz­ga­mos sin te­ner to­dos los da­tos, y cuan­do nos ex­pli­can las ra­zo­nes to­do se re­con­ci­lia. Oja­lá no sea­mos de­ma­sia­do rá­pi­dos en juz­gar. Y ten­ga­mos la pa­cien­cia su­fi­cien­te pa­ra aco­ger la vi­da co­mo vie­ne. Nos aho­rra­mos en­fa­dos, ten­sio­nes, y mal hu­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.