Por qué atrae a los jó­ve­nes Tai­zé

Por en­ci­ma de cual­quier di­fe­ren­cia re­li­gio­sa, cul­tu­ral o ideo­ló­gi­ca la Co­mu­ni­dad de Tai­zé po­ne en el cen­tro la bús­que­da sin­ce­ra de Dios

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

Por ter­ce­ra vez Es­pa­ña va a aco­ger un En­cuen­tro Eu­ro­peo de Tai­zé es­te fin de año. Des­pués de Bar­ce­lo­na (2000) y Va­len­cia (2015), Ma­drid es­pe­ra a unos 13.000 jó­ve­nes ca­tó­li­cos, evan­gé­li­cos y or­to­do­xos, que pa­sa­rán unos días mar­ca­dos por el re­co­gi­mien­to y la ora­ción. Se tra­ta de uno de los gran­des acon­te­ci­mien­tos de fe hoy en Eu­ro­pa, que sis­te­má­ti­ca­men­te sorprende a la ciu­dad aco­ge­do­ra al mos­trar­le una ima­gen de la ju­ven­tud que rom­pe con mu­chos tó­pi­cos.

Lo cu­rio­so es que cuan­do el sui­zo Ro­ger Schutz fun­dó la co­mu­ni­dad mo­nás­ti­ca ecu­mé­ni­ca de Tai­zé, en­tre sus pla­nes no es­ta­ba el apos­to­la­do con los jó­ve­nes. Pe­ro cuan­do, im­pac­ta­do por el Vaticano II, em­pe­zó a con­vo­car pe­que­ños en­cuen­tros con ellos, em­pe­za­ron a acu­dir ca­da vez en ma­yor nú­me­ro. Los atraía en pri­mer lu­gar un am­bien­te de bús­que­da sin­ce­ra de Dios, don­de no iban a re­ci­bir las con­sa­bi­das res­pues­tas pre­fa­bri­ca­das a sus pre­gun­tas e in­quie­tu­des, sino que en un cli­ma de res­pe­to y fra­ter­ni­dad se les ayu­da­ba a ma­du­rar en su fe per­so­nal. De esa op­ción de­ci­di­da por po­ner a Dios en el cen­tro se de­ri­va otra con­se­cuen­cia que ha­ce que Tai­zé re­sul­te tan atrac­ti­vo pa­ra mu­chos jó­ve­nes: una in­ten­sa ex­pe­rien­cia de co­mu­nión. Por en­ci­ma de cual­quier di­fe­ren­cia en­tre los cris­tia­nos de dis­tin­tas con­fe­sio­nes, na­cio­na­li­da­des o ideo­lo­gías po­lí­ti­cas es­tá la bús­que­da del Mis­te­rio y el com­pro­mi­so per­so­nal de tra­tar de vi­vir con­for­me al Evan­ge­lio. Esa co­mu­nión no anu­la las di­fe­ren­cias, sino que las aco­ge, las de­pu­ra y las in­te­gra en una uni­dad su­pe­rior, con el re­sul­ta­do de que ca­da per­so­na se sien­te aco­gi­da y va­lo­ra­da en su in­di­vi­dua­li­dad. Es la ex­pe­rien­cia de la hos­pi­ta­li­dad, otra no­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de la Co­mu­ni­dad de Tai­zé, a la que mu­chas per­so­nas han ex­pe­ri­men­ta­do co­mo un au­tén­ti­co hos­pi­tal de cam­pa­ña. Pe­ro Tai­zé quie­re ser tam­bién Igle­sia en sa­li­da. Más allá de los ta­lle­res y mo­men­tos de ora­ción en las igle­sias y pa­rro­quias, ca­da En­cuen­tro Eu­ro­peo de Año Nue­vo tie­ne co­mo es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do los ho­ga­res que se abren pa­ra alo­jar a es­tos chi­cos. Y ese en­cuen­tro se pro­yec­ta en el futuro cuan­do los jó­ve­nes vuel­ven a sus paí­ses, con­ver­ti­dos en em­ba­ja­do­res de una Eu­ro­pa más fra­ter­na y de una Igle­sia en ca­mino de res­pon­der a la uni­dad que­ri­da por el Se­ñor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.