«Los vi­cios de la po­lí­ti­ca: una ver­güen­za y un pe­li­gro pa­ra la paz»

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - An­drés Bel­tra­mo Álvarez Ciu­dad del Vaticano

La co­rrup­ción. El en­ri­que­ci­mien­to ile­gal. La ten­den­cia a per­pe­tuar­se en el po­der. La xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo. El des­pre­cio por mi­gran­tes y re­fu­gia­dos. Son to­dos vi­cios de la vi­da po­lí­ti­ca. Le res­tan cre­di­bi­li­dad a los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, y a quie­nes ejer­cen el po­der. Son «la ver­güen­za de la vi­da pú­bli­ca» y «po­nen en pe­li­gro la paz so­cial». Es la ad­ver­ten­cia del Pa­pa Fran­cis­co, en su mensaje por pró­xi­ma la Jor­na­da Mun­dial de la Paz, que se ce­le­bra­rá el 1 de enero. El Vaticano aca­ba de an­ti­ci­par su con­te­ni­do, de­di­ca­do a la ac­ción po­lí­ti­ca en un mun­do ca­da vez más po­la­ri­za­do, frag­men­ta­do y ate­mo­ri­za­do

La bue­na po­lí­ti­ca es­tá al ser­vi­cio de la paz es el tí­tu­lo de un tex­to re­la­ti­va­men­te cor­to, de unas on­ce pá­gi­nas, que fue di­fun­di­do es­ta se­ma­na en ocho idio­mas (ade­más del es­pa­ñol, en ita­liano, fran­cés, in­glés, ale­mán, por­tu­gués, po­la­co y ára­be). En re­su­men, se tra­ta de una lla­ma­da a re­cu­pe­rar el sen­ti­do más al­to de la po­lí­ti­ca. Un tex­to rea­lis­ta, que de­nun­cia las dis­tor­sio­nes de esa ac­ti­vi­dad, pe­ro no la con­de­na. Al con­tra­rio, in­di­ca que es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos.

Pe­ro, co­mo re­sul­ta pre­vi­si­ble, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio de­di­ca un buen espacio a las ma­las prác­ti­cas que so­ca­van el ideal de una de­mo­cra­cia au­tén­ti­ca. Por­que son una cons­tan­te ten­ta­ción: co­mo las «múl­ti­ples for­mas de apro­pia­ción in­de­bi­da de bie­nes pú­bli­cos o de apro­ve­cha­mien­to de las per­so­nas», «la ne­ga­ción del de­re­cho», «el in­cum­pli­mien­to de las nor­mas co­mu­ni­ta­rias», «la jus­ti­fi­ca­ción del po­der me­dian­te la fuer­za o con el pre­tex­to ar­bi­tra­rio de la ra­zón de Es­ta­do», «el re­cha­zo al cui­da­do de la Tie­rra» y «la ex­plo­ta­ción ili­mi­ta­da de los re­cur­sos na­tu­ra­les por un be­ne­fi­cio in­me­dia­to».

«Sa­be­mos bien que la bús­que­da de po­der a cual­quier pre­cio lle­va al abu­so y a la in­jus­ti­cia. La po­lí­ti­ca es un vehícu­lo fun­da­men­tal pa­ra edi­fi­car la ciu­da­da­nía y la ac­ti­vi­dad del hom­bre, pe­ro cuan­do aque­llos que se de­di­can a ella no la vi­ven co­mo un ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad hu­ma­na, pue­de con­ver­tir­se en un ins­tru­men­to de opre­sión, mar­gi­na­ción e in­clu­so de des­truc­ción», ad­vier­te, sin cor­ta­pi­sas.

Y agre­ga que, cuan­do el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co apun­ta úni­ca­men­te a pro­te­ger los in­tere­ses de cier­tos in­di­vi­duos pri­vi­le­gia­dos, el futuro es­tá en pe­li­gro y los jó­ve­nes pue­den sen­tir­se ten­ta­dos por la des­con­fian­za, por­que se ven con­de­na­dos a que­dar al mar­gen de la so­cie­dad, sin la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en un pro­yec­to pa­ra el futuro.

AFP/Vin­cen­zo Pin­to

El Pa­pa Fran­cis­co jun­to a un le­tre­ro en el que po­ne «se pue­de lo­grar la paz», du­ran­te una au­dien­cia con ni­ños y fa­mi­lia­res del Dis­pen­sa­rio San­ta Marta, en el Vaticano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.