Abier­to por Navidad, ce­rra­do pa­ra la fa­mi­lia

La li­be­ra­li­za­ción de los ho­ra­rios en Navidad ha­ce im­po­si­ble el cui­da­do de los hi­jos pa­ra los em­plea­dos del comercio

ABC - Alfa y Omega - - España - Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Con­chi­ta lle­va ocho años tra­ba­jan­do co­mo ca­je­ra en la tien­da gour­met de un cen­tro co­mer­cial de Ma­drid. Un ne­go­cio que, de­bi­do a las com­pras na­vi­de­ñas, tie­ne ca­da años en es­tas fe­chas ho­ra­rios in­tem­pes­ti­vos des­de que en 2012 en­tra­ra en vi­gor la li­be­ra­li­za­ción de los ho­ra­rios co­mer­cia­les en el cen­tro de la ca­pi­tal. «Ex­plo­tan al per­so­nal y nos ha­cen tra­ba­jar tur­nos ho­rri­bles», de­nun­cia es­ta mu­jer ecua­to­ria­na.

Ella sa­le ca­da día de ca­sa a las sie­te de la ma­ña­na y no vuel­ve has­ta las diez y me­dia de la no­che, «así que so­lo veo a mi ma­ri­do an­tes de dor­mir». Su vi­da fa­mi­liar es inexis­ten­te en Navidad, un pe­rio­do en el que Con­chi­ta tra­ba­ja to­dos los do­min­gos. «Si fue­se así to­do el año, no ten­dría pa­re­ja», opi­na.

El res­to del año la si­tua­ción es al­go me­jor, aun­que tam­po­co pa­ra ti­rar cohe­tes. De he­cho, aun­que am­bos que­rrían te­ner hi­jos, con es­tos ho­ra­rios han de­ci­di­do pos­po­ner­lo. «Des­de ha­ce tres o cua­tro años, pa­re­ce ser que la gen­te que tra­ba­ja en el comercio no pue­de te­ner vi­da pro­pia», di­ce ella.

Los días de Navidad tam­po­co son fá­ci­les pa­ra las ma­dres tra­ba­ja­do­ras de ori­gen mi­gran­te. La pe­rua­na Ber­ti­la tie­ne suer­te de po­der con­tar con el apo­yo de su ma­dre, un lu­jo inal­can­za­ble pa­ra otras com­pa­ñe­ras su­yas en hos­te­le­ría. Ber­ti­la ha­bla de ca­sos es­pe­luz­nan­tes, de mu­je­res la­ti­nas que han te­ni­do que pa­gar un di­ne­ro que no les so­bra­ba a cui­da­do­ras, «y cuan­do vol­vían se en­con­tra­ban a los ni­ños con el cu­li­to es­cal­da­di­to», des­cui­da­dos, e in­clu­so al­gún ob­je­to de la ca­sa les des­apa­re­cía.

El con­su­mi­dor se per­ju­di­ca a sí mis­mo

Sa­ra Gar­cía de las Heras, se­cre­ta­ria de ac­ción sin­di­cal y sa­lud la­bo­ral de Unión Sin­di­cal Obre­ra (USO), cree que «la li­be­ra­li­za­ción de ho­ra­rios no ha ge­ne­ra­do una gran de­man­da de con­su­mo ni la crea­ción de em­pleo que se plan­tea­ba des­de el prin­ci­pio». Gran­des ciu­da­des co­mo Ma­drid y Bar­ce­lo­na se han adap­ta­do rá­pi­da­men­te a ella, en­ten­dién­do­la co­mo una ven­ta­ja pa­ra el con­su­mi­dor, pe­ro al fi­nal la ciu­da­da­nía ter­mi­na vién­do­se afec­ta­da en sus pro­pias ru­ti­nas y de­re­chos la­bo­ra­les.

Así le su­ce­de a Con­chi­ta, quien to­dos los días se que­da en el tra­ba­jo has­ta las nue­ve y me­dia «aun­que ca­si na­die na­die vie­ne nun­ca des­pués de las ocho». Su tien­da se en­cuen­tra en un cen­tro co­mer­cial y la su­per­fi­cie les im­po­ne abrir to­dos los fes­ti­vos o, de lo con­tra­rio, de­ben pa­gar una mul­ta de 1.200 eu­ros por ca­da día que per­ma­nez­ca el cie­rre echa­do. «Te­ne­mos que abrir has­ta en Se­ma­na San­ta, que no hay na­die», se que­ja.

El sal­to de los ho­ra­rios co­mer­cia­les a otros sec­to­res eco­nó­mi­cos pro­vo­ca, se­gún Gar­cía de las Heras, que los au­tó­no­mos y mi­no­ris­tas «am­plíen su jor­na­da de for­ma in­hu­ma­na» pa­ra com­pe­tir con las gran­des su­per­fi­cies. Co­mo re­sul­ta­do, la mis­ma fle­xi­bi­li­dad que per­mi­tía al clien­te ha­cer una com­pra a me­dia­no­che por­que «las jor­na­das irra­cio­na­les le im­pe­dían ha­cer­la en el ho­ra­rio tra­di­cio­nal» se aca­ba con­vir­tien­do en una obli­ga­ción que le im­pi­de ha­cer­la en cual­quier otro mo­men­to.

Pre­ci­sa­men­te, la vuel­ta al ho­ra­rio tra­di­cio­nal es una de las prin­ci­pa­les reivin­di­ca­cio­nes del comercio mi­no­ris­ta, quien ha su­fri­do en sus car­nes el traspaso de clien­tes a las gran­des su­per­fi­cies. Se­gún COCEM, una agru­pa­ción que re­pre­sen­ta a más de 50.000 es­ta­ble­ci­mien­tos, la li­be­ra­li­za­ción de los ho­ra­rios co­mer­cia­les en Ma­drid ha des­trui­do en los úl­ti­mos seis años 1.350 pe­que­ños ne­go­cios, de los cua­les un 90 % em­plea­ba a me­nos de cin­co per­so­nas.

La pro­gre­si­va des­apa­ri­ción del pe­que­ño comercio, la am­plia­ción de los ho­ra­rios y la fal­ta de al­ter­na­ti­vas fa­mi­lia­res de­ben ser­vir, se­gún Gar­cía de las Heras, «pa­ra plan­tear­se qué ti­po de ciu­dad te­ne­mos y co­no­cer las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las per­so­nas que te ven­den un pro­duc­to a las do­ce de la no­che un 24 de di­ciem­bre». Una ta­rea que, se­gún la res­pon­sa­ble de USO, «exi­ge el tra­ba­jo de em­pa­tía de po­ner­nos en la piel de esa per­so­na», pe­ro que con­si­de­ra fun­da­men­tal pa­ra que la Navidad, le­jos de ser un pe­rio­do con­su­mis­ta, re­cu­pe­re su sig­ni­fi­ca­do.

Ber­ti­la S.P.

Ber­ti­la se ha en­fren­ta­do a to­do ti­po de pro­ble­mas pa­ra com­pa­gi­nar el tra­ba­jo con el cui­da­do de su hi­jo, so­bre to­do en Navidad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.