Una No­che­bue­na en el mu­seo

ABC - Alfa y Omega - - España - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

El Mu­seo del Pra­do abre sus puer­tas en No­che­bue­na a más de 200 per­so­nas sin te­cho en la ce­na que les ha pre­pa­ra­do Men­sa­je­ros de la Paz con un me­nú de Mar­tín Be­ra­sa­te­gui. Es una de las múl­ti­ples ce­nas y co­mi­das so­li­da­rias que po­drán com­par­tir los más des­fa­vo­re­ci­dos du­ran­te es­tos días, en las que par­ti­ci­pan tam­bién ni­ños y fa­mi­lias

«Se me po­ne la car­ne de ga­lli­na ante la opor­tu­ni­dad de ser el co­ci­ne­ro del me­nú de No­che­bue­na pa­ra los sin­te­cho», di­ce el chef Mar­tín Be­ra­sa­te­gui, que en la no­che del día 24 ofre­ce­rá la ce­na a 200 per­so­nas sin ho­gar in­vi­ta­das por el pa­dre Án­gel, fun­da­dor de Men­sa­je­ros de la Paz, un even­to que es­te año ten­drá lu­gar en un en­torno muy es­pe­cial: el Mu­seo del Pra­do.

Be­ra­sa­te­gui, que di­ce con­ser­var «la sen­si­bi­li­dad por los que su­fren en la que me edu­ca­ron mis ma­yo­res», ha ela­bo­ra­do un me­nú con­sis­ten­te en una cre­ma ver­de con ca­be­za de ja­ba­lí, co­di­llo de cer­do con cre­ma de co­li­flor y su ju­go, y una cre­ma de cho­co­la­te y vai­ni­lla, ser­vi­dos gra­cias al gru­po Te­llo y el ca­te­ri­ng Le­ca­ser. La­bo­res co­mo es­ta «me ha­cen su­per­fe­liz, y lo ha­ré con la mis­ma pro­fe­sio­na­li­dad de siem­pre», di­ce el chef, que se de­fi­ne co­mo «un trans­por­tis­ta de fe­li­ci­dad».

«Va­mos a in­ten­tar que pue­dan ve­nir a ce­nar to­dos aque­llos que sue­len ve­nir por el co­me­dor o por la igle­sia», ex­pli­ca Juan Car­los Mur­gui, coor­di­na­dor de San An­tón. Pa­ra to­dos ellos, el Mu­seo del Pra­do ha ofre­ci­do una de sus me­jo­res sa­las, el an­ti­guo claus­tro de los je­ró­ni­mos.

«Te­ne­mos con­fir­ma­da la pre­sen­cia de la al­cal­de­sa y es­ta­mos en­vol­vien­do ya to­dos los re­ga­los que va­mos a re­par­tir», con­fir­ma Mur­gui, que ade­lan­ta que to­das las per­so­nas de la ca­lle «es­tán es­pe­ran­do ese día co­mo agua de ma­yo, y se van a sen­tir muy im­por­tan­tes y que­ri­dos: esa es nues­tra in­ten­ción. No to­do el mun­do pue­de de­cir que ha pa­sa­do la No­che­bue­na ce­nan­do en el Mu­seo del Pra­do».

Navidad con «nues­tros ami­gos»

La mis­ma No­che­bue­na, Cá­ri­tas Universitaria or­ga­ni­za su ini­cia­ti­va Na­die sin ce­nar, en la que da­rá de ce­nar a las per­so­nas sin ho­gar del cen­tro de Ma­drid. Y al día si­guien­te, la co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio ofre­ce­rá la co­mi­da a más de 1.000 sin­te­cho, ni­ños de las Es­cue­las de la Paz de la co­mu­ni­dad, re­fu­gia­dos y fa­mi­lias: «Co­mo to­do el mun­do, no­so­tros co­me­mos con nues­tra fa­mi­lia, que son nues­tros ami­gos de la ca­lle», di­ce Tís­car Es­pi­ga­res, de la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio de Ma­drid, que or­ga­ni­za el día de Navidad una co­mi­da en cua­tro lu­ga­res: la igle­sia de Ma­ra­vi­llas, la del Cris­to de Me­di­na­ce­li, la de San Ro­ber­to Be­lar­mino, y el co­le­gio La Sa­lle.

Pri­me­ro se ce­le­bra­rá la Eu­ca­ris­tía en la igle­sia de Ma­ra­vi­llas a las 12:00 ho­ras, pre­si­di­da por Ja­vier Cue­vas, vi­ca­rio de Ac­ción Ca­ri­ta­ti­va, y lue­go ca­da cual irá al co­me­dor que tie­ne asig­na­do. «Lo va­mos a po­ner to­do muy bo­ni­to, con man­te­les de lu­jo, ador­nos. Ya te­ne­mos 600 vo­lun­ta­rios tra­ba­jan­do en que to­do es­té lis­to pa­ra ese día. Hay fa­mi­lias en­te­ras tra­ba­jan­do con mu­cha ilu­sión, abue­los y ni­ños tam­bién ven­drán. Se­rá una fies­ta», ex­pli­ca la res­pon­sa­ble de Sant’Egi­dio. Una fies­ta en la que ha­brá un re­ga­lo pa­ra ca­da in­vi­ta­do: man­tas, fo­rros polares, sa­cos de dor­mir, abri­gos… «Que­re­mos al­go muy cui­da­do, y que la gen­te vi­va una Navidad au­tén­ti­ca, con su sen­ti­do re­li­gio­so tam­bién».

La co­mi­da tie­ne lu­gar en tres tem­plos, «por­que aco­ge­mos al Se­ñor en la fi­gu­ra de los po­bres y lo ha­ce­mos la ca­sa más bo­ni­ta que te­ne­mos pa­ra Él, que es el tem­plo», di­ce Tís­car Es­pi­ga­res. La in­ten­ción es «que na­die una en es­tas fe­chas la pa­la­bra po­bre­za con la pa­la­bra so­le­dad, por­que la so­le­dad es al­go que pe­sa mu­cho, y en Navidad más to­da­vía. Que­re­mos re­sal­tar la be­lle­za de es­ta fies­ta en la que la fa­mi­lia hu­ma­na se re­com­po­ne, en la que na­die es­tá so­lo. Y en es­tas fe­chas en las que to­dos nos quie­ren ven­der re­ga­los ex­clu­si­vos, or­ga­ni­za­mos una fies­ta in­clu­si­va, pa­ra to­dos».

Una ga­la en to­da re­gla

Dos días an­tes, el do­min­go 23 de di­ciem­bre ten­drá lu­gar en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Con­gre­sos de Ma­drid una nue­va edi­ción de Te in­vi­to a ce­nar, una ga­la de Navidad pa­ra más de 1.000 per­so­nas en ex­clu­sión so­cial or­ga­ni­za­da por la Com­pa­ñía de las Obras.

Es el sex­to año con­se­cu­ti­vo en el que va­rios chefs de pri­mer ni­vel ofre­cen su talento y su ge­ne­ro­si­dad a per­so­nas sin ho­gar, fa­mi­lias en si­tua­ción de po­bre­za, in­mi­gran­tes sin tra­ba­jo, dro­go­de­pen­dien­tes, re­fu­gia­dos, me­no­res aco­gi­dos y jó­ve­nes con di­fi­cul­ta­des, to­do ellos re­la­cio­na­dos con di­fe­ren­tes en­ti­da­des so­cia­les. La or­ga­ni­za­ción pre­sen­ta es­te even­to co­mo «una opor­tu­ni­dad de de­lei­tar­se con más de quin­ce pla­tos del cóc­tel de bien­ve­ni­da y tres pla­tos con los que ge­nios de la co­ci­na quie­ren sor­pren­der y mos­trar su afec­to a los co­men­sa­les», en una no­che en la que tam­bién ha­brá mú­si­ca en di­rec­to, con­cur­sos y re­ga­los pa­ra los más pe­que­ños.

De­ta­lles de ca­ri­ño

Las pro­ta­go­nis­tas de las cer­ca de 30 ce­nas que or­ga­ni­za el co­le­gio Ta­ja­mar de Va­lle­cas van a ser las fa­mi­lias del co­le­gio: pa­dres e hi­jos van a ser­vir a cer­ca de 3.000 usua­rios de di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes y en­ti­da­des so­cia­les. «Hay una par­te de las ini­cia­ti­vas que ofre­ce el co­le­gio, y diez o do­ce fa­mi­lias se en­car­gan en ca­da una de ellas de or­ga­ni­zar to­dos los de­ta­lles y de ser­vir la me­sa. Ha­cen mil co­sas, des­de de­co­rar la sa­la, do­blar las ser­vi­lle­tas, po­ner los pla­tos, can­tar vi­llan­ci­cos…, lo que sea. Se tra­ta de re­ser­var un día de es­ta Navidad y po­ner­te al ser­vi­cio de los de­más», afir­ma Na­cho San Ro­mán, di­rec­tor del co­le­gio.

Re­si­den­cias, pa­rro­quias o comedores so­cia­les son al­gu­nos de los escenarios en los que van a dar lo me­jor de sí mis­mas to­das es­tas fa­mi­lias. «En mu­chos de es­tos si­tios nos pi­den por fa­vor que vuel­van los ni­ños, co­mo en años an­te­rio­res. Pa­dres e hi­jos van a ca­da si­tio unas ho­ras an­tes y se pre­pa­ran pa­ra po­ner to­dos los de­ta­lles de ca­ri­ño, por­que el ca­ri­ño y el amor se mues­tran en los pe­que­ños de­ta­lles».

EFE/Fer­nan­do Vi­llar

Mar­tín Be­ra­sa­te­gui pre­sen­ta jun­to al pa­dre Án­gel su me­nú de No­che­bue­na pa­ra las per­so­nas sin ho­gar de San An­tón

Te in­vi­to a ce­nar Te in­vi­to a ce­nar

Una ima­gen de en su edi­ción del año pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.