En pe­re­gri­na­ción de con­fian­za es­ta Navidad

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid A tra­vés del En­cuen­tro Eu­ro­peo de Tai­zé que­re­mos ver, al igual que los pas­to­res y los Ma­gos, có­mo Je­sús se acer­ca a nues­tra vi­da pa­ra vol­ver­nos a sor­pren­der

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Es­ta Navidad van a ve­nir jó­ve­nes de to­da Eu­ro­pa a Ma­drid, con­vo­ca­dos pa­ra vi­vir unos días con Je­su­cris­to. Des­de ha­ce años, la Co­mu­ni­dad de Tai­zé eli­ge es­tas fe­chas sin­gu­la­res pa­ra sus en­cuen­tros, en­tre otros mo­ti­vos, por­que el mis­mo Dios que na­ció en Belén quie­re se­guir acer­cán­do­se a no­so­tros, desea ha­blar­nos y no­so­tros es­cu­char­lo. A tra­vés del en­cuen­tro que­re­mos ver, al igual que los pas­to­res de Belén o los Ma­gos de Orien­te, có­mo Je­sús se acer­ca a nues­tra vi­da pa­ra vol­ver­nos a sor­pren­der y ha­cer­nos va­lien­tes tes­ti­gos de su amor y de su paz, así co­mo pe­re­gri­nos de­seo­sos de pa­sar por es­ta tie­rra cons­tru­yen­do puen­tes en­tre to­dos los hom­bres.

Es­te En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes nos quie­re mo­ti­var a vi­vir en ver­dad, que es vi­vir sa­bien­do que el nom­bre de Dios es «Dios con no­so­tros». ¡Qué fun­da­men­tos da a nues­tra vi­da sa­ber que hay un Dios que nos quie­re, que nos cui­da, que se ocu­pa y preo­cu­pa de no­so­tros! Un Dios de paz, de vi­da, de dar la mano a to­dos los hom­bres, de re­con­ci­lia­ción, de mi­se­ri­cor­dia. Cuan­do lo co­no­ces y te acer­cas a Él, to­do es nue­vo.

Qui­sie­ra con­vo­ca­ros a es­te En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes. Lo me­jor es

con­tem­plar el mis­te­rio de Belén, de­te­ner­nos ante esas imá­ge­nes que tan­tas ve­ces he­mos vis­to de Je­sús, Ma­ría y Jo­sé.

1. Sor­pren­di­dos. Con­tem­ple­mos a ese «Dios con no­so­tros» que vie­ne a es­te mun­do sin al­ga­ra­das de nin­gún ti­po y nos sorprende. Sea­mos hon­ra­dos pa­ra de­cir que, cuan­do pen­sa­mos en Él, pen­sa­mos en un Dios que se mues­tra a tra­vés de lo ex­tra­or­di­na­rio. Pues no, el Dios en quien cree­mos, que se ha­ce Hom­bre, vie­ne en la hu­mil­dad. Cuan­do va a na­cer, ni si­tio en­cuen­tran pa­ra el par­to y tie­nen que re­fu­giar­se en una cue­va. La pri­me­ra vi­si­ta que re­ci­ben es la de unos pas­to­res sen­ci­llos que vi­vían a cielo ra­so y aco­gen el anun­cio de que ha­bía na­ci­do un sal­va­dor. Cuan­do lle­ga­ron a Belén y vie­ron al Se­ñor, que­da­ron sor­pren­di­dos y vol­vie­ron «dan­do gloria y ala­ban­za a Dios». ¡Sor­prén­de­te! Dé­ja­te mi­rar por Él, vie­ne así pa­ra mos­trar­te el ver­da­de­ro ros­tro de Dios y del hom­bre. Nues­tro Dios es un Dios de sor­pre­sas.

2. Va­lien­tes. Guia­dos por la es­tre­lla, los Ma­gos de Orien­te lle­ga­ron a Je­ru­sa­lén pre­gun­tan­do: «¿Dón­de es­tá el Rey de los ju­díos que ha na­ci­do?». Les pi­die­ron que vol­vie­ran pa­ra de­cir dón­de es­ta­ba, pe­ro ellos se fue­ron por otro ca­mino. Por­que quien se en­cuen­tra con Je­sús ini­cia otro ca­mino, se en­tu­sias­ma con el ca­mino de Cris­to, que es ca­mino de en­tre­ga, ser­vi­cio y amor in­con­di­cio­nal a to­dos, de ha­cer­nos pe­re­gri­nos de con­fian­za. A quien ha con­fia­do en no­so­tros mos­trán­do­nos su ros­tro, he­mos de de­vol­ver­le nues­tra con­fian­za y ma­ni­fes­tar­la en la his­to­ria con­cre­ta de los hom­bres con los que vivimos. No po­de­mos más que vi­vir va­lien­te­men­te, co­mo los pri­me­ros dis­cí­pu­los, que des­con­cer­ta­ban a las gen­tes por su mo­do de ser, vi­vir y ac­tuar. Se ha­cía con un anun­cio nue­vo: «Dios con no­so­tros». Se ex­pre­sa­ba con un len­gua­je nue­vo: el más uni­ver­sal, que es el del amor. 3. Pe­re­gri­nan­do en con­fian­za. Co­mo nos di­ce el Pa­pa Fran­cis­co, no po­de­mos ser «una Igle­sia dé­bil, en­fer­ma, mo­ri­bun­da que tie­ne que ir a cui­da­dos in­ten­si­vos». No que­re­mos ser ele­men­to de­co­ra­ti­vo, por ello no du­da­mos en sa­lir y en­con­trar­nos con la gen­te, y anun­ciar el mensaje vi­vo y ac­tual de Cris­to. Nos ha­ce­mos pe­re­gri­nos de con­fian­za, de una con­fian­za ili­mi­ta­da en Dios y en los hom­bres, por­que sa­be­mos que en lo más pro­fun­do del co­ra­zón es­tán mar­ca­dos y di­se­ña­dos pa­ra ser imá­ge­nes de Dios.

En Ma­drid desea­mos se­guir la pe­re­gri­na­ción de con­fian­za. Que­re­mos ha­cer­lo vi­vien­do en la aco­gi­da de Cris­to en nues­tras vi­das, que trae co­mo con­se­cuen­cia la aco­gi­da de to­dos los hom­bres. Por eso, del 28 de di­ciem­bre al 1 de enero, jó­ve­nes de to­da Eu­ro­pa vi­vi­rán es­tas bie­na­ven­tu­ran­zas en nues­tra ciu­dad:

a) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes pe­re­gri­nan y aco­gen en su vi­da a Dios y a los her­ma­nos y dan la po­si­bi­li­dad de for­mu­lar exis­ten­cial­men­te que Cris­to tie­ne hoy un lu­gar don­de vi­vir dig­na­men­te.

b) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes pe­re­gri­nan y aco­gen en su vi­da al pró­ji­mo, por­que sa­ben que es de­vol­ver a Dios lo que ha­ce con no­so­tros.

c) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes pe­re­gri­nan y aco­gen por­que sa­ben que ello su­po­ne vi­vir con el co­ra­zón de Cris­to que la­te pa­ra to­dos los hom­bres.

d) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes pe­re­gri­nan y aco­gen des­de la fe y ad­he­sión to­tal a Cris­to, por­que sa­ben que te­ne­mos un man­da­mien­to prin­ci­pal («Amaos los unos a los otros co­mo yo os he amado») que res­pon­de a una ma­ne­ra nue­va de vi­vir.

e) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes ex­pe­ri­men­tan que pe­re­gri­nar y aco­ger es va­lo­rar al des­co­no­ci­do en su iden­ti­dad más pro­fun­da y ra­di­cal, que nos ha­ce pre­gun­tar­nos: ¿dón­de es­tá tu her­mano?, ¿qué ne­ce­si­ta?, ¿lo acom­pa­ñas en el ca­mino de la vi­da?

f) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes sa­ben que pe­re­gri­nar y aco­ger es una ma­ne­ra cla­ra de lu­char con­tra el des­car­te y lo ha­cen con ros­tros con­cre­tos.

g) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes pe­re­gri­nan y aco­gen por­que sa­ben que te­ne­mos en nues­tras ma­nos el gran pro­yec­to que Dios nos hi­zo a to­dos los hom­bres: ser una gran fa­mi­lia de her­ma­nos, preo­cu­pa­dos los unos de los otros.

h) Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes sa­ben que, pa­ra pe­re­gri­nar y aco­ger, tie­nen que te­ner esa ex­pe­rien­cia pau­li­na pa­ra agran­dar el co­ra­zón: «No soy yo, es Cris­to quien vi­ve en mí».

M. Gua­llart/AVAN

Ora­ción de la ma­ña­na, en una pa­rro­quia de aco­gi­da, en el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes de Tai­zé, en Va­len­cia, el 29 de di­ciem­bre de 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.