Con Je­sús a Belén… ¡Qué gran no­ti­cia!

ABC - Alfa y Omega - - Peque Alfa - Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Ana tie­ne 8 años y va a ha­cer la Pri­me­ra Co­mu­nión es­te cur­so. El sá­ba­do pa­sa­do fue la pri­me­ra vez que par­ti­ci­pó en Sem­bra­do­res de Es­tre­llas. «Me pu­se una go­rra y re­par­tí es­tre­llas a la gen­te pa­ra anun­ciar que Je­sús ve­nía», cuen­ta. Aun­que ha­cía un po­co de frío en Za­mo­ra, la ciu­dad en la que vi­ve, hu­bo mu­chos ni­ños «y nos lo pa­sa­mos muy bien».

Los ma­yo­res que se acer­ca­ban di­je­ron que les pa­re­ce muy bien la ini­cia­ti­va. «Me pre­gun­ta­ban –cuen­ta Ana– si me te­nían que dar al­go». Pe­ro los ni­ños no pi­den na­da de di­ne­ro, so­lo anun­cian que Je­sús nace es­ta Navidad. Pe­se a to­do, un se­ñor in­sis­tió en dar­le 25 cén­ti­mos, que fue­ron di­rec­ta­men­te a una hu­cha en la que Ana va a me­ter una par­te del agui­nal­do que re­ci­ba es­ta Navidad pa­ra dár­se­lo a los mi­sio­ne­ros.

Jo­sé Ma­ría Ro­drí­guez-Ve­lei­ro, el de­le­ga­do de Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias en Ciu­dad Ro­dri­go, ex­pli­ca que Ana tam­bién es una mi­sio­ne­ra por­que «al igual que el án­gel anun­cia­ba la Bue­na No­ti­cia a los pas­to­res de Belén, lo que ha­cen los mi­sio­ne­ros es sa­lir al mun­do a anun­ciar que Je­sús ha na­ci­do». Jus­to lo que Ana y sus ami­gos de ca­te­que­sis en la igle­sia de San Torcuato hi­cie­ron el sá­ba­do en Za­mo­ra. «Tie­nen que co­mu­ni­car lo que ha­yan vi­vi­do a otros ni­ños por­que son mi­sio­ne­ros en su pro­pio am­bien­te», les en­car­ga Jo­sé Ma­ría.

Con Je­sús a Belén

Ana no so­lo pien­sa en los mi­sio­ne­ros cuan­do es­tá en ca­te­que­sis. Tam­bién en su co­le, San­tí­si­ma Tri­ni­dad Amor de Dios, ella y sus com­pa­ñe­ros tie­nen un rin­cón mi­sio­ne­ro. Co­mo nos cuen­ta Cris­ti­na, una profesora del co­le y la ma­má de Ana, las Her­ma­nas del Amor de Dios «po­nen ca­da mes en es­te rin­cón al­go de los paí­ses en los que es­tán». Otras ve­ces, «los mi­sio­ne­ros les en­vían al­gu­na car­ti­ta» que ha­ce pen­sar mu­cho a los ni­ños del co­le.

Ade­más, es­te rin­cón tie­ne un belén pa­ra que los ni­ños lo apren­dan to­do so­bre la in­fan­cia de Je­sús. ¿Y qué re­la­ción hay en­tre la Navidad y los mi­sio­ne­ros? Nos lo ex­pli­ca otra vez Jo­sé Ma­ría: «Los per­so­na­jes que es­tán en el por­tal son to­dos mi­sio­ne­ros por­que sa­len a con­tar lo que han vis­to».

¿Pe­ro pue­de ser un ni­ño mi­sio­ne­ro? ¡Es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra mar­char­se en avión a Áfri­ca! Sin em­bar­go, no ha­ce fal­ta ir­se muy le­jos pa­ra anun­ciar la bue­na no­ti­cia. Ana lo in­ten­ta ha­cer to­dos los días en Za­mo­ra: «So­bre to­do –di­ce– hay que ayu­dar a la gen­te que nos cae mal por­que Je­sús ayu­da­ba y per­do­na­ba a la gen­te que le que­ría ma­tar». Es muy fá­cil de­cir­lo, pe­ro muy di­fí­cil ha­cer­lo. Por eso Ana pi­de a los ma­yo­res «que nos ayu­déis a los ni­ños», que a ve­ces ya tie­nen mu­cho tra­ba­jo con obe­de­cer a pa­pá y a ma­má.

«Los per­so­na­jes que es­tán en el por­tal son to­dos mi­sio­ne­ros por­que sa­len a con­tar lo que ha­bían vis­to»

OMP

Ana se lo pa­só ge­nial el sá­ba­do pa­sa­do en Sem­bra­do­res de Es­tre­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.