De ba­rro y cartón

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - *Mo­nas­te­rio de San Jo­sé. Car­me­li­tas Des­cal­zas de To­ro (Za­mo­ra)

Ha­ce po­co nos vino a vi­si­tar una fa­mi­lia pa­ra fe­li­ci­tar­nos la Na­vi­dad. Los ni­ños de en­tre 3 y 7 años eran los que ve­nían más con­ten­tos, no por ver­nos a no­so­tras sino por traer­nos un re­ga­lo que ellos mis­mos ha­bían he­cho. Es­ta­ban ex­pec­tan­tes, es­pe­ran­do qué ca­ra pon­drían las mon­jas al desen­vol­ver lo que nos traían. Es­ta­ban más ilu­sio­na­dos que si es­pe­ra­ran re­ci­bir el más desea­do de los ju­gue­tes.

No­so­tras, dis­fru­tan­do con la luz de sus ojos, con su ale­gría inocen­te, fui­mos des­cu­brien­do po­co a po­co el en­vol­to­rio has­ta que apa­re­ció una ca­ja de cartón fo­rra­da con pa­pel de pe­rió­di­co, que ha­bía si­do cor­ta­da a ma­ne­ra de por­tal. Den­tro ha­bía un na­ci­mien­to de ba­rro. Los ni­ños nos fue­ron di­cien­do ca­da cual quién ha­bía he­cho a Ma­ría, a Jo­sé y a Je­sús. En ca­sa se ha­bían di­ver­ti­do tra­ba­jan­do con un po­co de ar­ci­lla y mol­dean­do con sus ma­nos in­fan­ti­les unas fi­gu­ras des­pro­por­cio­na­das y muy son­rien­tes, de las que es­ta­ban or­gu­llo­sos y sa­tis­fe­chos, pe­se a que el bra­zo del Ni­ño Je­sús se hu­bie­ra caí­do.

No hay más adorno ni más pin­tu­ra, ni más lu­ces, ni más es­tre­llas. Así de sen­ci­llo, así de aus­te­ro, así de real, co­mo la vi­da mis­ma. Unas fi­gu­ri­llas co­lo­ca­das en un por­tal de cartón, fo­rra­do con pa­pel de pe­rió­di­co. El mis­te­rio de un Dios que to­ma nues­tro ba­rro, que asu­me nues­tra fra­gi­li­dad y que ha­bi­ta en me­dio de nues­tro mun­do, en me­dio de nues­tras no­ti­cias de co­rrup­ción, de in­jus­ti­cia, de vio­len­cia y de po­bre­za. La Bue­na No­ti­cia des­pro­por­cio­na­da, abrién­do­se pa­so an­te tan­tas ma­las no­ti­cias, las de to­dos los días. La Bue­na No­ti­cia que­dán­do­se pa­ra siem­pre en nues­tro vi­vir dia­rio, a ve­ces tan gris, igual que el pa­pel de pe­rió­di­co. La Bue­na No­ti­cia sien­do la es­pe­ran­za, la luz y la ale­gría den­tro de to­das las de­más no­ti­cias que po­da­mos leer, que nos pue­dan con­tar, que po­da­mos de­cir.

Lo hu­bie­ran es­tro­pea­do los ni­ños de ha­ber que­ri­do po­ner al­gún pa­pel bo­ni­to y bri­llan­te, de ha­ber caí­do en la ten­ta­ción de de­co­rar el na­ci­mien­to de Je­sús de al­gu­na ma­ne­ra. Pe­ro no ca­ye­ron en ese error, me­nos mal. Te­nían que ser ellos in­cons­cien­te­men­te los que die­ran con el quid de lo que es la Na­vi­dad, pa­ra que los de­más apren­da­mos a con­tem­plar el Mis­te­rio sin edul­co­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.