Los gui­ños de la vi­da

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - *Re­li­gio­sa ado­ra­triz Pro­yec­to Es­pe­ran­za

Es­tos días pa­re­ce que las ho­jas del ca­len­da­rio pa­san apre­su­ra­da­men­te, to­do se ace­le­ra… Vi­vi­mos esos nervios que nos ha­cen es­tar en ten­sión, días en los que los sen­ti­mien­tos se en­tre­mez­clan, por un la­do, la tris­te­za, la nos­tal­gia de la dis­tan­cia, la año­ran­za de los se­res que­ri­dos, los olo­res y los co­lo­res de la tie­rra. Por otro, la ale­gría de la fies­ta. Los re­en­cuen­tros nos ha­cen vis­lum­brar que la aco­gi­da y la in­te­gra­ción son po­si­bles.

Las vi­si­tas que en­tre di­ciem­bre y enero te­ne­mos nos lle­nan de sen­ti­do al ex­pe­ri­men­tar que pa­ra mu­chas mu­je­res so­mos sus re­fe­ren­tes, se crean víncu­los di­fí­ci­les de ex­pli­car. La Na­vi­dad nos ha­bla de nue­vas lle­ga­das, aco­gi­das, aper­tu­ras, es­pe­ran­zas. Pa­ra quie­nes cree­mos en Je­sús he­cho Hu­ma­ni­dad la Na­vi­dad es un mo­men­to lleno de Pre­sen­cia.

La fies­ta de Na­vi­dad se ha con­ver­ti­do en una fe­cha sig­ni­fi­ca­ti­va de en­cuen­tro, un mo­ti­vo de ale­gría. En un es­pa­cio de tres ho­ras, ri­sas, abra­zos, anéc­do­tas, más de 100 per­so­nas yen­do y vi­nien­do: pro­fe­sio­na­les, vo­lun­ta­rias, vo­lun­ta­rios, mu­je­res que es­tán o han es­ta­do a lo lar­go de los años, mu­je­res con sus hi­jos e hi­jas que año tras año acu­den a la con­vo­ca­to­ria del en­cuen­tro, del com­par­tir… En ca­sa lle­va días el buzón de los Ma­gos. Vuel­ven a sor­pren­der­nos. Le­yen­do las car­tas de­lan­te de la te­le­vi­sión, me pa­re­ce es­tar en dos mun­dos pa­ra­le­los: mien­tras los anun­cios nos in­vi­tan a con­su­mir, sus lí­neas lle­nas de agra­de­ci­mien­tos, es­cri­tas al­gu­nas en su len­gua ma­ter­na, pi­den «…un fa­vor di­vino, más fe­li­ci­dad pa­ra to­do el mun­do»; «he sa­li­do de mi país y mi re­ga­lo es el apren­di­za­je del es­pa­ñol co­mo pri­mer pa­so pa­ra con­ti­nuar for­mán­do­me y en­con­trar tra­ba­jo», «es­te año mu­cho amor pa­ra to­das las per­so­nas, me gus­ta­ría se­guir cre­cien­do y con­se­guir las co­sas que me pro­pon­go, ayu­dar a mi ma­má y a mi fa­mi­lia»; «el re­ga­lo de ser in­de­pen­dien­te y li­bre»… Así una tras otra. Y en la úl­ti­ma lí­nea, un «si se pu­die­ra», un se­ca­dor, unas za­pa­ti­llas de es­tar en ca­sa, una plan­cha pa­ra el pe­lo, una ma­le­ta…

Se po­drá gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de al­gu­nas per­so­nas. Nos gus­ta­ría ser ma­gas pa­ra los de­seos del co­ra­zón. En me­dio de tan­to su­fri­mien­to se abre hue­co la sor­pre­sa, lo ge­nuino del co­ra­zón, los gui­ños que nos da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.