¿Fe­liz Na­vi­dad?

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Jo­sé Luis Ga­ra­yoa* *Agus­tino re­co­le­to. Mi­sio­ne­ro en Te­xas (EE. UU.)

Hoy re­cor­dé un vi­llan­ci­co que can­tá­ba­mos en los asi­los en tiem­pos de tu­na y ju­ven­tud y que ha­cía llo­rar a los an­cia­nos: «Ay, qué tris­te es an­dar por la vi­da por sen­das per­di­das, le­jos del ho­gar, sin oír una voz ca­ri­ño­sa que di­ga amo­ro­sa lle­gó Na­vi­dad». No es fá­cil ce­le­brar la Na­vi­dad en el Pro­ces­sing Cen­ter sin oír esa voz cá­li­da y ca­ri­ño­sa que di­ga con ter­nu­ra que «ya lle­gó la Na­vi­dad». Nin­gu­na voz pue­de sus­ti­tuir a la de los que uno ama. Tam­po­co la mía. To­dos lle­van cla­va­da en el al­ma la au­sen­cia de sus se­res que­ri­dos. No im­por­ta que hoy ha­ya­mos ce­le­bra­do la Eu­ca­ris­tía Ra­fael y yo pa­ra dar­le más so­lem­ni­dad, y que nos sien­tan cer­ca­nos. No te­ne­mos una va­ri­ta má­gi­ca que cam­bie su do­lor en go­zo y su va­cío en ple­ni­tud. Y no es 24 de di­ciem­bre, es 21, pe­ro so­lo se nos per­mi­te ce­le­brar la Mi­sa los vier­nes. Can­ta­mos vi­llan­ci­cos, pe­ro el fe­liz Na­vi­dad, prós­pe­ro año y fe­li­ci­dad me sue­na hue­co y no lo­gro di­si­mu­lar mi tris­te­za.

Una ma­dre se me acer­ca, me abra­za y me di­ce que re­ce por sus hi­jos. Me da llo­ran­do sus nom­bres: Dil­mer Al­ber­to, Or­lin An­to­nio, An­gel y Jo­sé Luis. A los cua­tro los aca­ban de ma­tar en Hon­du­ras. Me pi­de que re­ce pa­ra que la de­jen vol­ver pron­to. El Go­bierno ha en­du­re­ci­do las con­di­cio­nes pa­ra pe­dir asi­lo. Ya no sir­ve la ame­na­za de al­gu­na ban­da, o el ha­ber si­do des­pla­za­dos por al­gún car­tel de la dro­ga. Pa­ra cua­li­fi­car pa­ra asi­lo, la per­se­cu­ción de­be ser por ra­zo­nes ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­cas.

He ba­ja­do a mi pa­rro­quia con los áni­mos por los sue­los. A las 18:30 ce­le­bra­mos otra Po­sa­di­ta, esa bo­ni­ta y tier­na tra­di­ción me­xi­ca­na. Los ni­ños rom­pen la pi­ña­ta de la es­tre­lla de sie­te pun­tas. Me han con­ta­do que re­pre­sen­ta a los sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les. Y la ava­ri­cia es­tá en­tre ellos. La mis­ma ava­ri­cia que ha­ce que los pue­blos po­de­ro­sos ex­plo­ten to­dos los re­cur­sos de los pue­blos po­bres, per­mi­tien­do que mi­llo­nes de per­so­nas de­ban de so­bre­vi­vir con me­nos de un dó­lar al día. Al me­nos la Po­sa­da tie­ne fi­nal fe­liz: «En­tren san­tos pe­re­gri­nos, re­ci­ban es­te rin­cón, que aun­que es po­bre la mo­ra­da, se la doy de co­ra­zón». Le di­go a mi gen­te que ese es el sen­ti­do de la Na­vi­dad: de­jar en nues­tro co­ra­zón un lu­gar pa­ra el que vie­ne de le­jos y com­par­tir nues­tro pan y nues­tra mo­ra­da. Nos lo re­cuer­da la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra: «Al fo­ras­te­ro que vi­ve jun­to a vo­so­tros, lo mi­ra­réis co­mo a uno de vues­tro pue­blo y le ama­rás co­mo a ti mis­mo» (Le­ví­ti­co 19,34). Nin­gu­na ley pue­de im­pe­dir que ame a mi her­mano, aun­que ven­ga de le­jos, aun­que no ten­ga mi piel, ni mi cul­tu­ra. Tam­bién a Jo­sé y Ma­ría se le ce­rra­ban las puer­tas. Y tu­vie­ron que ca­mi­nar ho­ras in­fi­ni­tas has­ta dar con el pe­se­bre don­de na­cie­ra el Ni­ño Dios.

Nues­tro ár­bol se va lle­nan­do po­qui­to a po­co de re­ga­los que com­par­ti­re­mos en Ciu­dad Juá­rez con los ni­ños de la ca­lle. Nin­gún mu­ro pue­de im­pe­dir­nos com­par­tir lo que so­mos y te­ne­mos con los que tie­nen me­nos. Por­que en el com­par­tir es lo que lle­na nues­tra ca­sa, nues­tra me­sa y nues­tro co­ra­zón de ale­gría Fe­liz Na­vi­dad.

Jo­sé Luis Ga­ra­yoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.