El Dios de las sor­pre­sas

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - Eva Fer­nán­dez @evaen­la­ra­dio

An­tes, la Na­vi­dad era pu­ra sor­pre­sa. Era abrir con emo­ción la ca­ja con las fi­gu­ri­tas del be­lén del año an­te­rior. Era acu­dir a los pues­tos na­vi­de­ños a com­prar la la­van­de­ra que se ha­bía ro­to. Era es­cri­bir una car­ta en la que po­nías que te ha­bías por­ta­do bien y, lue­go, so­ña­bas. Era lo que en­vol­vía­mos y más aun lo que an­siá­ba­mos desen­vol­ver. Qui­zá éra­mos más de ver­dad. El po­der de la sor­pre­sa.

So­lo ha­ce fal­ta se­guir los pa­sos del Pa­pa en ca­da Na­vi­dad pa­ra com­pro­bar, por sus ges­tos, que es­tá tan acos­tum­bra­do a las sor­pre­sas de Dios, que él mis­mo dis­fru­ta sor­pren­dien­do. Lo hi­zo el pa­sa­do vier­nes, cuan­do lla­mó a la puer­ta de su ve­cino, Benedicto XVI pa­ra fe­li­ci­tar­le la Na­vi­dad. Y no se pre­sen­tó de va­cío, en su mano lle­va­ba una bol­sa con re­ga­lo sor­pre­sa pa­ra el Pa­pa emé­ri­to. Las imá­ge­nes nos de­ja­ron dos Pa­pas, ti­tu­lar y emé­ri­to, com­par­tien­do con­fi­den­cias en un cuar­to de es­tar.

El día en el que Es­pa­ña es­ta­ba pen­dien­te de la lo­te­ría, las per­so­nas sin ho­gar del Vaticano tam­bién fue­ron nue­va­men­te sor­pren­di­dos por Fran­cis­co: un am­bu­la­to­rio re­no­va­do, con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­ci­bir aten­ción pri­ma­ria sin que ten­gan que mos­trar pa­pe­les. Mien­tras les to­man la ten­sión, al­guien los es­cu­cha. Las sor­pre­sas de Dios ba­jo la co­lum­na­ta de Ber­ni­ni.

En la no­che de Na­vi­dad, Fran­cis­co nos in­vi­tó a re­ci­bir con ter­nu­ra al Ni­ño de Be­lén, que pro­po­ne un mo­de­lo de vi­da nue­vo: com­par­tir y dar. El día 25, en su men­sa­je al mun­do en­te­ro, an­tes de im­par­tir la ben­di­ción ur­bi et or­bi, Fran­cis­co re­ve­ló que su de­seo pa­ra es­tos días se re­su­me en una sen­ci­lla pa­la­bra: fra­ter­ni­dad. Sin ella, «nues­tros es­fuer­zos por un mun­do más jus­to no lle­ga­rían muy le­jos, e in­clu­so los me­jo­res pro­yec­tos co­rren el ries­go de con­ver­tir­se en es­truc­tu­ras sin es­pí­ri­tu». Y to­da­vía que­da mu­cha Na­vi­dad. Fran­cis­co des­pe­di­rá el año re­zan­do el Te Deum y, des­pués, se­gu­ro que se sor­pren­de­rá cuan­do vi­si­te el na­ci­mien­to de are­na que pre­si­de la pla­za de San Pe­dro.

A ve­ces es­pe­ra­mos mu­cho de la Na­vi­dad y es­ta­mos cie­gos an­te lo que real­men­te ocu­rre an­te nues­tros ojos. En su ho­mi­lía de la Mi­sa del Ga­llo, re­cor­da­ba Fran­cis­co que «cuan­do Je­sús cam­bia el co­ra­zón, el cen­tro de la vi­da ya no es mi yo ham­brien­to y egoís­ta, sino Él, que nace y vi­ve por amor». Qui­zás me­rez­ca la pe­na in­ten­tar que el Dios de las sor­pre­sas, trans­for­me a me­jor nues­tra vi­da en es­ta Na­vi­dad.

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.