Te cam­bia la vi­da

ABC - Alfa y Omega - - España - Cris­ti­na Ruiz Vi­das to­ca­das por Tai­zé (San Pa­blo)

Un pe­que­ño pue­blo en lo al­to de una co­li­na, en me­dio de Fran­cia. Un lu­gar al que, aún hoy en día, no es del to­do fá­cil lle­gar. Es ne­ce­sa­rio un lar­go via­je en ca­rre­te­ra o bien en­la­zar va­rios me­dios de trans­por­te has­ta al­can­zar Tai­zé. Sin em­bar­go, año tras año, se­ma­na tras se­ma­na, acu­den mi­les de per­so­nas –en su ma­yo­ría jó­ve­nes en­tre 16 y 30 años– pa­ra in­ver­tir unos días de sus va­ca­cio­nes.

Aun­que ya ha­bía es­ta­do allí en va­rias oca­sio­nes, es­te ve­rano em­pren­dí el via­je con un ob­je­ti­vo dis­tin­to: res­pon­der a la pre­gun­ta de si Tai­zé real­men­te cam­bia la vi­da de las per­so­nas, des­cu­brir qué su­ce­de en es­te lu­gar tan es­pe­cial.

Tu­ve el pri­vi­le­gio de rea­li­zar va­rias en­tre­vis­tas en pro­fun­di­dad que aho­ra han vis­to la luz en for­ma de li­bro. Du­ran­te mi es­tan­cia pu­de con­ver­sar con el her­mano Char­les-Eu­gè­ne, uno de los miem­bros más an­ti­guos de la co­mu­ni­dad y quien fue­ra se­cre­ta­rio per­so­nal del her­mano Ro­ger. Tam­bién pu­de ha­blar con el ac­tual prior, el her­mano Alois. Y, jun­to a ellos, se abrió to­da una di­ver­si­dad de vo­ces, des­de vo­lun­ta­rios y vo­lun­ta­rias de lar­ga du­ra­ción, has­ta per­so­nas adul­tas que ayu­dan a la co­mu­ni­dad en la­bo­res co­mo la aco­gi­da de per­so­nas re­fu­gia­das. Ade­más, pu­de co­no­cer a la her­ma­na Lo­re­lla, re­li­gio­sa de San An­drés, una con­gre­ga­ción ca­tó­li­ca que cuen­ta con una co­mu­ni­dad a un ki­ló­me­tro de Tai­zé y que co­la­bo­ra ac­ti­va­men­te con los her­ma­nos.

De la mano de es­tas per­so­nas fui des­cu­brien­do la im­por­tan­cia del si­len­cio, del cam­bio de rit­mo en con­tras­te con nues­tras vi­das co­ti­dia­nas, tan agi­ta­das. Tam­bién la ora­ción con can­tos re­pe­ti­ti­vos en di­ver­sos idiomas y breves tex­tos bí­bli­cos o me­di­ta­cio­nes que ayu­dan a re­zar de ma­ne­ra muy sen­ci­lla, pe­ro muy pro­fun­da. La aus­te­ri­dad, la na­tu­ra­le­za, la con­vi­ven­cia y la re­fle­xión fue­ron fun­da­men­ta­les.

Me en­con­tré con per­so­nas trans­for­ma­das tras su pa­so por Tai­zé, bien en for­ma de vo­ca­cio­nes re­li­gio­sas o bien co­mo se­gla­res, com­pro­me­ti­dos en la­bo­res de pas­to­ral o de so­li­da­ri­dad, des­de sus fa­mi­lias y sus pro­fe­sio­nes. Uno por uno fui re­pi­tién­do­les la mis­ma pre­gun­ta: «¿Tai­zé cam­bia la vi­da de la gen­te?». Y me fue­ron dan­do la mis­ma res­pues­ta: No. Así de cla­ro.

Me sa­ca­ron pron­to de mi error: no es Tai­zé quien pro­vo­ca es­ta trans­for­ma­ción. Quien ver­da­de­ra­men­te cam­bia la vi­da de las per­so­nas es Dios, el en­cuen­tro con Él en lo al­to de una co­li­na en la Bor­go­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.