«Iba cre­cien­do en sa­bi­du­ría, en es­ta­tu­ra y en gra­cia»

Fes­ti­vi­dad de la Sa­gra­da Fa­mi­lia

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

Alo lar­go del úl­ti­mo si­glo se han in­tro­du­ci­do, de mo­do pa­ra­le­lo al cur­so nor­mal del año li­túr­gi­co, de­ter­mi­na­das fies­tas que tra­tan de sub­ra­yar al­gún mis­te­rio de la vi­da del Se­ñor. Ha­ce unas se­ma­nas ce­le­brá­ba­mos la so­lem­ni­dad de Je­su­cris­to, Rey del Uni­ver­so. Aho­ra nos ha­lla­mos an­te una fies­ta ins­tau­ra­da unos años an­tes, por el Pa­pa León XIII. Po­nien­do el fo­co en la fa­mi­lia de Na­za­ret se des­ta­ca no so­lo el ca­rác­ter fa­mi­liar de las fies­tas na­vi­de­ñas, sino tam­bién un as­pec­to esen­cial de la re­ve­la­ción de Dios a los hom­bres. Ade­más, la tra­di­ción de la Igle­sia ha vis­to en la fa­mi­lia un icono de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, co­mo lu­gar en el que se da una co­mu­nión de amor, en una en­tre­ga in­ter­per­so­nal y, al mis­mo tiem­po, fe­cun­da.

Un acon­te­ci­mien­to con­cre­to

Tras la ce­le­bra­ción de la en­car­na­ción y del na­ci­mien­to del Se­ñor des­cu­bri­mos que es­te acon­te­ci­mien­to to­ma cuer­po en el ám­bi­to de una fa­mi­lia hu­ma­na. Es­te ha si­do el ca­mino pri­me­ro y or­di­na­rio es­co­gi­do por Dios pa­ra en­con­trar­se con la hu­ma­ni­dad. Una no­ta que lla­ma la aten­ción es que el pa­sa­je que lee­mos no se de­tie­ne en des­cri­bir ex­plí­ci­ta­men­te las cua­li­da­des de Je­sús, de Ma­ría y de Jo­sé, sino en na­rrar una si­tua­ción de an­gus­tia, an­te la pér­di­da del ni­ño Je­sús en el Tem­plo de Je­ru­sa­lén du­ran­te la fies­ta de la Pas­cua. A par­tir del Evan­ge­lio tam­po­co es po­si­ble for­mu­lar una nor­ma de com­por­ta­mien­to so­bre có­mo ha de ser la vi­da fa­mi­liar. Se­rán la pri­me­ra lec­tu­ra, del li­bro del Ecle­siás­ti­co, y la se­gun­da, de la car­ta de san Pa­blo a los Co­lo­sen­ses, las que tra­cen, con­for­me a la ins­pi­ra­ción de Dios, las lí­neas bá­si­cas de la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar. El Ecle­siás­ti­co, es­cri­to unos 200 años an­tes de Cris­to, can­ta las ben­di­cio­nes pro­me­ti­das por el Se­ñor a quien hon­ra, res­pe­ta y cui­da a sus pa­dres. Por su par­te, san Pa­blo in­ser­ta la vi­da fa­mi­liar en el ám­bi­to del man­da­to del amor que ha de guiar a cual­quier gru­po de cris­tia­nos. Con to­do, pe­se a no in­cluir Lu­cas en­se­ñan­zas de­ter­mi­na­das so­bre la fa­mi­lia, a par­tir del tex­to que lee­mos se de­du­cen va­rias con­se­cuen­cias. En pri­mer lu­gar, no exis­te la fa­mi­lia ideal, sino la fa­mi­lia real y con­cre­ta. Qui­zá hu­bié­ra­mos es­pe­ra­do un pa­sa­je en el que des­ta­ca­ra la ar­mo­nía y au­sen­cia de pro­ble­ma al­guno en la Sa­gra­da Fa­mi­lia. Sin em­bar­go, en la es­ce­na pre­do­mi­na la an­gus­tia, la sor­pre­sa y la fal­ta de com­pren­sión ini­cial por Ma­ría y Jo­sé. En se­gun­do lu­gar, afir­ma el Evan­ge­lio que Je­sús «es­ta­ba so­me­ti­do a ellos», es de­cir, vi­vía ba­jo una au­to­ri­dad. De es­te mo­do, la fa­mi­lia, co­mo es­pa­cio na­tu­ral de la con­cre­ción del amor de Dios al hom­bre, ca­mi­na ba­jo unos la­zos de au­to­ri­dad, don­de la edu­ca­ción de los hi­jos cons­ti­tu­ye una ta­rea pri­mor­dial pa­ra los pa­dres. Pe­ro ello no sig­ni­fi­ca la anu­la­ción de la vo­lun­tad de los hi­jos. De he­cho, la ex­pre­sión más con­tun­den­te y cla­ra del Evan­ge­lio de es­te do­min­go es la de Je­sús cuan­do ale­ga: «¿No sa­bíais que yo de­bía es­tar en las co­sas de mi Pa­dre?».

La ayu­da al cre­ci­mien­to hu­mano y es­pi­ri­tual

El ejer­ci­cio de la au­to­ri­dad por par­te de los pa­dres no con­sis­te, por lo tan­to, en el es­ta­ble­ci­mien­to de unos la­zos de do­mi­nio so­bre los pro­pios hi­jos, sino en la co­la­bo­ra­ción con Dios pa­ra que pue­dan ser li­bres, te­nien­do en cuen­ta que la li­ber­tad ver­da­de­ra con­sis­te en desa­rro­llar al má­xi­mo la ca­pa­ci­dad de ele­gir el bien, o, di­cho de otra ma­ne­ra, en de­cir que sí a la vo­lun­tad de Dios. Cuan­do es­cu­cha­mos que Je­sús cre­cía en sa­bi­du­ría, en es­ta­tu­ra y en gra­cia an­te Dios, se so­bre­en­tien­de que Ma­ría y Jo­sé coope­ra­ron ade­cua­da­men­te en la ma­nu­ten­ción hu­ma­na del ni­ño, pe­ro, an­te to­do, se in­sis­te en que in­cul­ca­ron en el Se­ñor las pro­fun­das raí­ces re­li­gio­sas de su pue­blo, pa­ra nun­ca an­te­po­ner na­da a la vo­lun­tad de Dios.

El ha­llaz­go del Sal­va­dor en el tem­plo,

de Wi­lliam Hol­man Hunt. Mu­seum & Art Ga­llery de Bir­ming­ham

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.