«Los jó­ve­nes ne­ce­si­tan vi­vir la Igle­sia co­mo un lu­gar de amis­tad»

Alois Lö­ser (Ba­vie­ra, 1954) te­nía so­lo 24 años y aca­ba­ba de hacer su com­pro­mi­so per­ma­nen­te en la Co­mu­ni­dad de Tai­zé cuan­do el fun­da­dor, el her­mano Roger, se fi­jó en él pa­ra ser su su­ce­sor. La de­ci­sión se anun­ció ofi­cial­men­te al res­to de her­ma­nos en 1998.

ABC - Alfa y Omega - - En Portada - Ma­ría Martínez Ló­pez

¿Le pre­pa­ró el her­mano Roger de al­gu­na for­ma es­pe­cial pa­ra su­ce­der­le?

Cuan­do el her­mano Roger me ha­bló por pri­me­ra vez de ello pa­re­cía al­go tan le­jano que no lo pen­sé mu­cho. So­lo po­co a po­co me em­pe­cé a dar cuen­ta de que en al­gún mo­men­to aque­llo se­ría una reali­dad. Pe­ro ni yo ni el res­to de her­ma­nos po­día­mos ni in­ten­tá­ba­mos ima­gi­nar­nos có­mo se­ría la vi­da de la co­mu­ni­dad sin él. No pre­pa­ra­mos mu­cho ese pa­so, con­fiá­ba­mos en que cuan­do fue­ra el mo­men­to sa­bría­mos qué hacer. Tam­po­co él me in­di­có na­da. La úni­ca pre­pa­ra­ción fue vi­vir jun­tos.

La co­mu­ni­dad in­ter­pre­tó su de­sig­na­ción co­mo signo de la gran con­fian­za que el fun­da­dor te­nía en los jó­ve­nes.

Y se­gui­mos vi­vien­do esa con­fian­za. Es sor­pren­den­te có­mo a Tai­zé si­guen vi­nien­do no so­lo los an­ti­guos jó­ve­nes (lo cual es bueno) sino ca­da nueva ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes. Son muy dis­tin­tas a las de an­tes, pe­ro no­so­tros que­re­mos se­guir apo­yán­do­las. La glo­ba­li­za­ción ha cam­bia­do mu­cho el mun­do y la for­ma en la que los jó­ve­nes lo mi­ran. Via­jan mu­cho más y es­tán más abier­tos. Pe­ro al mis­mo tiem­po se sien­ten me­nos se­gu­ros so­bre el fu­tu­ro. Du­ran­te lar­gos pe­río­dos no sa­ben qué va a ser de su vi­da y no pue­den hacer pla­nes a lar­go pla­zo. Se les exi­ge que sean muy fle­xi­bles en cues­tio­nes co­mo el tra­ba­jo, la re­si­den­cia... Así, ¿có­mo van a asu­mir com­pro­mi­sos de por vi­da co­mo ca­sar­se? Otros mu­chos no tie­nen tra­ba­jo. To­do es­to ha­ce que ha­ya mu­cha más in­se­gu­ri­dad. Y tam­bién es­tá cre­cien­do el mie­do al otro, el mie­do al ex­tran­je­ro.

Dios, fuen­te de hos­pi­ta­li­dad

Su men­sa­je pa­ra el año 2018 lo de­di­có a la ale­gría, pa­ra con­tra­rres­tar ese de­sen­can­to que pa­re­ce in­va­dir Eu­ro­pa. Aho­ra, pa­ra 2019 ha pro­pues­to la hos­pi­ta­li­dad, abor­da­da no co­mo ca­te­go­ría so­cial o política sino des­de la fe. ¿Es­tán re­la­cio­na­das las ac­ti­tu­des con­tra­rias a la hos­pi­ta­li­dad con la se­cu­la­ri­za­ción?

Creo que sí. No ha­blo so­lo de la hos­pi­ta­li­dad ha­cia el ex­tran­je­ro, sino en el in­te­rior de nues­tra mis­ma so­cie­dad, ca­da vez más com­pe­ti­ti­va. Que­re­mos re­cor­dar que pa­ra los cris­tia­nos es­ta ac­ti­tud tie­ne una ba­se es­pi­ri­tual, por­que ex­pre­sa nues­tra fe en que Dios nos aco­ge y nos ama a ca­da ser hu­mano

sin dis­tin­ción. Quie­re mo­rar en no­so­tros, lle­nar nues­tra vi­da con su amor y su pre­sen­cia. No so­lo pa­ra te­ner no­so­tros ale­gría in­te­rior, sino tam­bién pa­ra que la trans­mi­ta­mos al mun­do. Si per­de­mos es­te sen­ti­do del men­sa­je de Cris­to, per­de­mos tam­bién nues­tra ca­pa­ci­dad de vi­vir la hos­pi­ta­li­dad.

¿No es pa­ra­dó­ji­co que en el en­cuen­tro dedicado a la aco­gi­da ha­ya cos­ta­do tan­to en­con­trar fa­mi­lias pa­ra los jó­ve­nes?

Es que aco­ger es di­fí­cil. Así que de­be­ría­mos es­tar con­ten­tos de que tan­tas fa­mi­lias y tam­bién co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas ha­yan ter­mi­na­do aco­gien­do.

En sus reflexiones de es­tos días ha in­vi­ta­do tam­bién a aco­ger nues­tras li­mi­ta­cio­nes hu­ma­nas. ¿Có­mo su­pe­rar la vul­ne­ra­bi­li­dad que sen­ti­mos al abrir­nos a los de­más?

So­mos vul­ne­ra­bles. Pe­ro tam­bién re­ci­bi­mos. Aco­ger no sig­ni­fi­ca so­lo dar, sino es­tar dis­pues­tos a que la per­so­na a la que aco­ge­mos nos apor­te al­go. No­so­tros he­mos ex­pe­ri­men­ta­do es­to aco­gien­do en Tai­zé a re­fu­gia­dos. Es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años: una fa­mi­lia si­ria con cin­co hi­jos que un her­mano co­no­ció en el Lí­bano, al­gu­nos jó­ve­nes adul­tos de Su­dán que fue­ron des­alo­ja­dos de los slums de Ca­lais… El día que lle­ga­ron es­tos úl­ti­mos a Tai­zé, era no­viem­bre y ha­bía nie­bla. No que­rían ba­jar del au­to­bús por­que les da­ba mie­do, des­con­fia­ban de dón­de los ha­bían lle­va­do. Pe­ro fue­ron ba­jan­do y rá­pi­da­men­te nos hi­ci­mos ami­gos. ¡Y cuán­to nos apor­tan: amis­tad, bon­dad…! Pe­ro es­ta aco­gi­da no la ha­ce so­lo la co­mu­ni­dad, par­ti­ci­pan los pue­blos cer­ca­nos. Ca­da vez que lle­ga al­guien, pre­gun­ta­mos quién pue­de ayu­dar e in­me­dia­ta­men­te se ofre­cen 40: una mu­jer les da clases de fran­cés, al­guien do­na una ne­ve­ra… Y, ade­más, pa­ra ca­da uno de los re­fu­gia­dos en­con­tra­mos a una fa­mi­lia dis­pues­ta a ser su re­fe­ren­te, pa­ra que no es­tén so­los.

¿Qué hue­lla cree que ha de­ja­do Madrid en los más de 40 años de his­to­ria de la Pe­re­gri­na­ción de Con­fian­za?

Creo que un as­pec­to es­pe­cial era mos­trar que la Igle­sia es un lu­gar de amis­tad. Ex­pe­ri­men­tar­la así, aco­ge­do­ra, y no so­lo co­mo una ins­ti­tu­ción mo­ral, es muy im­por­tan­te pa­ra los jó­ve­nes. Y me ale­gra mu­cho ha­ber po­di­do vi­vir es­to en Madrid por­que ten­go la im­pre­sión de que hay una gran ge­ne­ro­si­dad en­tre los jó­ve­nes es­pa­ño­les. Hay mu­chos que son vo­lun­ta­rios, pe­ro con fre­cuen­cia en en­ti­da­des sin re­la­ción con la Igle­sia. Y con es­te en­cuen­tro he­mos mos­tra­do que la Igle­sia es un lu­gar don­de no so­lo hay una sen­sa­ción de amis­tad sino un com­par­tir real.

En es­tas reflexiones han re­so­na­do al­gu­nas de las ideas cla­ve del Sí­no­do de los obis­pos so­bre los jó­ve­nes. ¿Par­ti­ci­par en él le in­flu­yó a la ho­ra de for­mu­lar­las?

Es­pe­cial­men­te la idea de que la Igle­sia tie­ne que ser un lu­gar de amis­tad es fru­to del Sí­no­do. Al ha­ber tan­tos obis­pos de to­do el mun­do, su­pu­so plan­tear­se el pro­pó­si­to común de hacer to­do lo po­si­ble pa­ra que los jó­ve­nes sien­tan que la Igle­sia es un lu­gar don­de son es­cu­cha­dos. Es­ta es­cu­cha ha­ce fal­ta a dis­tin­tos ni­ve­les: una pri­me­ra aco­gi­da (¿por qué en nues­tras Mi­sas y ser­vi­cios re­li­gio­sos no hay un gru­po que sa­lu­de a la gen­te al lle­gar, es­pe­cial­men­te a los nue­vos?), el acom­pa­ña­mien­to per­so­nal y más pro­fun­do que bus­can al­gu­nas per­so­nas, y aco­ger tam­bién los sue­ños y su­ge­ren­cias de los jó­ve­nes so­bre la Igle­sia y la so­cie­dad.

De Hong Kong a Su­dá­fri­ca

Des­pués de ca­si 75 años de paz ca­si com­ple­ta en Eu­ro­pa, aho­ra el con­ti­nen­te vi­ve una im­por­tan­te cri­sis de iden­ti­dad. ¿Qué pa­pel le gus­ta­ría que ju­ga­ran los jó­ve­nes de Tai­zé en su cons­truc­ción?

El diá­lo­go en­tre los lí­de­res po­lí­ti­cos no lle­ga­rá a so­lu­cio­nes si no hay con­tac­tos per­so­na­les en­tre los ciu­da­da­nos. Y es­tos en­cuen­tros eu­ro­peos pue­den con­tri­buir a ello. Sin es­tos con­tac­tos a tra­vés de las fron­te­ras, nos que­da­mos en los pre­jui­cios en­tre paí­ses y re­gio­nes. Qui­zá en el pa­sa­do no nos to­ma­mos nues­tras di­fe­ren­cias lo su­fi­cien­te­men­te en se­rio. Pen­sá­ba­mos que era fá­cil unir­nos. Pe­ro aho­ra ve­mos que no lo es, que so­mos di­fe­ren­tes y te­ne­mos que acep­tar­nos. Creo que es­to es­tá muy li­ga­do a la comprensión de la his­to­ria. En­ten­der las ra­zo­nes que hay de­trás de los con­flic­tos pue­de ayu­dar­nos a afron­tar­los con más pa­cien­cia y es­cu­cha.

La hos­pi­ta­li­dad se­rá tam­bién el te­ma de otros en­cuen­tros de Tai­zé du­ran­te 2019. ¿Qué acento se le da­rá en los en­cuen­tros de Bei­rut (Lí­bano) y Ciu­dad del Ca­bo (Su­dá­fri­ca)?

En Bei­rut ve­re­mos có­mo vi­ven los cris­tia­nos en una so­cie­dad en la que son mi­no­ría, có­mo afron­tan tan­tas di­vi­sio­nes en­tre Igle­sias en Orien­te Me­dio, y có­mo es la aco­gi­da a la enor­me can­ti­dad de re­fu­gia­dos que hay en el país. Po­de­mos apren­der mu­cho de ello. Ade­más, nos pa­re­ce im­por­tan­te que en Eu­ro­pa com­pren­da­mos me­jor el mun­do ára­be y Áfri­ca. No he­mos aban­do­na­do to­da­vía una his­to­ria de co­lo­nia­lis­mo, aun­que sea bie­nin­ten­cio­na­do («os va­mos a ayu­dar»). Pe­ro la si­tua­ción ya no es así; te­ne­mos que lle­gar a la co­la­bo­ra­ción, y a la jus­ti­cia en las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas. Su­dá­fri­ca vi­vió al­go in­creí­ble: la sa­li­da del sis­te­ma de apart­heid. Pe­ro la so­cie­dad to­da­vía su­fre, y que­re­mos ofre­cer­les un signo de solidaridad.

El en­cuen­tro más re­cien­te de la Pe­re­gri­na­ción de Con­fian­za ha si­do el de jó­ve­nes asiá­ti­cos en Hong Kong, en el que par­ti­ci­pa­ron jó­ve­nes de la Chi­na con­ti­nen­tal. ¿Có­mo fue el el en­cuen­tro en­tre am­bos?

Fue sig­ni­fi­ca­ti­vo no so­lo ese in­ter­cam­bio, sino tam­bién el que hu­bo en­tre jó­ve­nes de Ja­pón y Chi­na o de Co­rea y Chi­na. Tras la II Gue­rra Mun­dial, en el su­des­te asiá­ti­co no hu­bo una re­con­ci­lia­ción si­mi­lar a la de Eu­ro­pa, que es úni­ca y sin pre­ce­den­tes. Que esos jó­ve­nes se jun­ta­ran fue al­go muy im­por­tan­te y una gran ale­gría pa­ra la gen­te. Se pre­pa­ró du­ran­te mu­cho tiem­po. Co­mo las fron­te­ras de Chi­na se han abier­to y sus jó­ve­nes pue­den via­jar bas­tan­te, nos pro­pu­si­mos que no fue­ra so­lo el ám­bi­to eco­nó­mi­co el que las su­pe­rara, sino tam­bién la Igle­sia y los cris­tia­nos.

Fotos: Vi­cent BELLEC/ Com­mu­nau­té de Tai­zé

Un mo­men­to de la ora­ción ves­per­ti­na en IFE­MA

El prior mues­tra la car­ta en la que el

Ayun­ta­mien­to de Bres­la­via (Po­lo­nia) in­vi­ta a or­ga­ni­zar allí el En­cuen­tro Eu­ro­peo de 2019

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.