¿Una nueva ad­vo­ca­ción ma­ria­na?

ABC - Alfa y Omega - - España - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

Car­men Mar­ga­ri­to se re­fi­rió por pri­me­ra vez a la Vir­gen co­mo Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual en una Pri­me­ra Co­mu­nión y co­mo re­pro­che a sus hi­jos que que­rían que ter­mi­na­se ya la ce­le­bra­ción. A par­tir de en­ton­ces, «le em­pe­cé a pe­dir a Ma­ría que me ayu­da­ra en mi re­la­ción con Dios co­mo hi­ja pe­que­ña y po­ten­cié mi tra­to con mi ma­dre del cie­lo con la con­fian­za, in­clu­so con el des­ca­ro, de los ni­ños pe­que­ños». Ya ha im­pre­so y re­par­ti­do 87.500 es­tam­pas de la Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual por di­fe­ren­tes paí­ses

Es­ta es la his­to­ria de có­mo el tras­la­do a Madrid de una ma­dre jie­nen­se por cues­tio­nes la­bo­ra­les ha ser­vi­do pa­ra pro­mo­ver una nueva ad­vo­ca­ción ma­ria­na, la Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual, que –sin ser to­da­vía ofi­cial– ya cuen­ta con cien­tos de mi­les de de­vo­tos en los cin­co con­ti­nen­tes. La pro­ta­go­nis­ta –des­pués, ob­via­men­te, de la propia Vir­gen– es Car­men Mar­ga­ri­to, que ha­ce dos años des­em­bar­có en la ca­pi­tal de Es­pa­ña jun­to a sus cin­co hi­jos pa­ra reuni­fi­car su fa­mi­lia. «Mi ma­ri­do lle­va­ba un año tra­ba­jan­do en Madrid. Yo no que­ría ve­nir, pe­ro lo me­jor fa­mi­liar y la­bo­ral­men­te era tras­la­dar­nos to­dos aquí», ex­pli­ca.

Así, el 27 de enero de 2017 com­ple­tó la dis­tan­cia en­tre Jaén y Madrid. «Nos tra­ji­mos en una fur­go­ne­ta to­do lo que con­si­de­rá­ba­mos im­por­tan­te, nues­tros cin­co hi­jos y po­co más». En la nueva ciu­dad, to­có em­pe­zar de ce­ro sal­vo en la elec­ción de co­le­gio. «Po­co tiem­po an­tes ha­bía co­no­ci­do Ta­ja­mar por una ami­ga y te­nía cla­ro que allí mis hi­jos es­ta­rían a gus­to», cuen­ta Mar­ga­ri­to a Al­fa y Ome­ga.

Los ni­ños en­tra­ron en el co­le­gio (del Opus Dei y si­tua­do en el ba­rrio de Va­lle­cas) al día si­guien­te de la mu­dan­za. Pe­ro más allá del te­ma es­co­lar, los pri­me­ros me­ses de la fa­mi­lia en su nue­vo lu­gar de re­si­den­cia «los pre­veía­mos lle­nos de di­fi­cul­ta­des». Sin em­bar­go, «esos mo­men­tos de apu­ros se vie­ron amor­ti­gua­dos por el ca­ri­ño que nos de­mos­tra­ron des­de ese ca­chi­to de Igle­sia que hay en Va­lle­cas: el co­le­gio Ta­ja­mar, el tem­plo de san Al­ber­to Magno…», ase­gu­ra Car­men Mar­ga­ri­to. «In­clu­so se preo­cu­pa­ban de si nos fal­ta­ba al­gún mue­ble».

Se sin­tie­ron tan aco­gi­dos por su nueva co­mu­ni­dad que qui­sie­ron de­vol­ver de al­gu­na for­ma to­do el ca­ri­ño que ha­bían re­ci­bi­do. «El pro­ble­ma es que no te­nía­mos na­da que dar­les así que se nos ocu­rrió de­vol­vér­se­lo en for­ma de piropo a la Vir­gen», ase­gu­ra es­ta abo­ga­da re­con­ver­ti­da en pro­fe­so­ra de Re­li­gión. Pe­ro la ins­pi­ra­ción no lle­ga­ba a pe­sar de es­tar to­da la fa­mi­lia im­pli­ca­da en la mi­sión. «No en­con­trá­ba­mos las pa­la­bras ade­cua­das».

La suer­te cam­bió el 25 de fe­bre­ro du­ran­te la pri­me­ra Con­fe­sión de uno de los hi­jos. «Es­tá­ba­mos den­tro de la Igle­sia, el res­to de mis hi­jos pe­que­ños no pa­ra­ban de pe­lear­se, los ado­les­cen­tes me de­cían: “Ma­má, qué ro­llo, yo me quie­ro lar­gar ya de aquí”. En ese mo­men­to, sol­té: “No, Ma­ría es la Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual”». Ese fue el pri­mer mo­men­to en el que nom­bró a la Vir­gen de esa for­ma.

A par­tir de en­ton­ces, «le em­pe­cé a pe­dir que me ayu­da­ra en mi re­la­ción con Dios co­mo hi­ja pe­que­ña y po­ten­cié mi tra­to con mi Ma­dre del cie­lo con la con­fian­za, in­clu­so con el des­ca­ro, de los ni­ños pe­que­ños». La sor­pre­sa de Car­men Mar­ga­ri­to fue ma­yús­cu­la cuan­do se sin­tió es­cu­cha­da al re­zar de es­ta for­ma. El si­guien­te pa­so fue com­par­tir­lo, de for­ma na­tu­ral, con sus ami­gas. «Les de­cía que la Vir­gen me ayu­da­ba a que­rer a Dios con co­ra­zón de hi­jo pe­que­ño».

«Car­men, no di­gas ton­te­rías»

Con el pa­so de los me­ses, se em­pe­zó a pre­gun­tar si la vi­da de in­fan­cia es­pi­ri­tual te­nía el pa­tro­ci­nio de al­gu­na ad­vo­ca­ción ma­ria­na. Ante su más ab­so­lu­to des­co­no­ci­mien­to, de­ci­dió pre­gun­tar a di­fe­ren­tes ex­per­tos ma­rió­lo­gos. La res­pues­ta, uná­ni­me: «Car­men, no di­gas ton­te­rías». Le­jos de des­ani­mar­se, em­pe­zó a bus­car «una ima­gen que re­fle­ja­ra la ter­nu­ra de la Vir­gen con los ni­ños». Cuan­do la en­con­tró, Mar­ga­ri­to hi­zo 500 es­tam­pas y las re­par­tió en­tre sus ami­gas. Es­tas, a su vez, las di­fun­die­ron en­tre sus con­tac­tos y la de­vo­ción a la Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual se ex­pan­dió por los cin­co con­ti­nen­tes: Fran­cia, Croa­cia, Ve­ne­zue­la… «Fue­ra de Es­pa­ña el país don­de más ha cua­ja­do el men­sa­je es en Estados Unidos. Nos pi­den es­tam­pas cons­tan­te­men­te. Sos­pe­cho que allí es­tán tan can­sa­dos de to­do que ca­la muy bien el men­sa­je de in­fan­cia, sen­ci­llez y hu­mil­dad», con­je­tu­ra Car­men.

En la ac­tua­li­dad, se han im­pre­so y dis­tri­bui­do más de 87.500 es­tam­pas –gra­cias a un ex­ten­so gru­po de co­la­bo­ra­do­res– y, pró­xi­ma­men­te, la ini­cia­ti­va se con­ver­ti­rá en aso­cia­ción. «No so­mos de nin­gún mo­vi­mien­to ecle­sial, ni pre­ten­de­mos fun­dar nin­gu­na ins­ti­tu­ción. Tan so­lo que­re­mos ser hi­jos pe­que­ños de la Vir­gen y es­to es com­pa­ti­ble con to­dos los ca­ris­mas de la Igle­sia», ad­vier­te.

A vuel­tas con la li­cen­cia ecle­siás­ti­ca

An­tes de lle­gar a esa ci­fra, cuan­do ya ha­bían re­par­ti­do 60.000 es­tam­pas, Car­men se fue a ver a mon­se­ñor Án­gel Pé­rez Pueyo, obis­po de Bar­bas­tro. «En una ho­mi­lía le ha­bía es­cu­cha­do ha­blar de los jue­gos reuni­dos y pen­sé que me en­ten­de­ría. Fui a pe­dir­le li­cen­cia ecle­siás­ti­ca, por­que ha­bía gen­te que du­da­ba. Él me di­jo: “Si en seis me­ses has re­par­ti­do 60.000 es­tam­pas sin li­cen­cia ecle­siás­ti­ca, ¿pa­ra qué quie­res la li­cen­cia? ¿Tú quie­res que te ba­je aba­jo don­de ten­go un mon­tón de es­tam­pas con li­cen­cia ecle­siás­ti­ca que na­die quie­re?”. “Es que hay gen­te que du­da”, le res­pon­dí. “Pues la gen­te que du­da por­que sa­be que la es­tam­pa no tie­ne li­cen­cia ecle­siás­ti­ca es por­que ya es­tán cer­ca de la Igle­sia, ese no es tu pú­bli­co, tu pú­bli­co es el res­to”».

¿He­chos mi­la­gro­sos?

Y lo cier­to es que ese res­to se ter­mi­na a ve­ces acer­can­do a la Igle­sia. «De­trás de la es­tam­pa hay un email y nos escriben mu­chos co­rreos elec­tró­ni­cos con­tán­do­nos con­ver­sio­nes des­pués de re­zar con la es­tam­pa», ase­gu­ra.

Tam­bién hay he­chos mi­la­gro­sos en el ám­bi­to fí­si­co. «La pri­me­ra que nos es­cri­bió fue una se­ño­ra que nos de­cía que a su her­ma­na le ha­bían ope­ra­do de cáncer pe­ro no le ci­ca­tri­za­ba la he­ri­da. Lle­va­ban tres me­ses en es­ta si­tua­ción has­ta que al­guien le dio una es­tam­pa de la Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual. Tras re­zar­la, la he­ri­da se ce­rró en me­nos de 24 ho­ras», con­clu­ye Car­men Mar­ga­ri­to, al tiem­po que ad­vier­te de que su in­ten­ción no es crear una nueva ad­vo­ca­ción ma­ria­na: «Ni si­quie­ra sé qué pa­sos hay que dar pa­ra ello. Pe­ro si eso es lo que quie­re la Vir­gen, ella me irá in­di­can­do el ca­mino».

Car­men Mar­ga­ri­to, im­pul­so­ra de la Rei­na de la In­fan­cia Es­pi­ri­tual

Fotos: Car­men Mar­ga­ri­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.