«He­mos visto sa­lir su es­tre­lla y ve­ni­mos a ado­rar­lo»

So­lem­ni­dad de la Epi­fa­nía del Se­ñor

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Daniel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Madrid

Des­de ha­ce si­glos ha si­do cos­tum­bre la pe­re­gri­na­ción de millones de fie­les a lu­ga­res es­pe­cial­men­te vin­cu­la­dos con la fe. Roma, Je­ru­sa­lén y San­tia­go de Com­pos­te­la so­bre­sa­len co­mo me­tas de un iti­ne­ra­rio rea­li­za­do con no po­cas di­fi­cul­ta­des por quie­nes mo­vi­dos por su con­fian­za en Dios han de­ci­di­do em­pren­der es­tos di­fi­cul­to­sos via­jes. La fies­ta que hoy ce­le­bra­mos se pue­de con­si­de­rar co­mo un signo de lo que cons­ti­tu­ye tam­bién un re­fle­jo de la propia vi­da in­di­vi­dual y co­lec­ti­va: la bús­que­da de Cris­to co­mo me­ta de nues­tra sal­va­ción. Es es­to lo que rea­li­za­ron en su día los mis­te­rio­sos Ma­gos lle­ga­dos de Orien­te. Sin em­bar­go, a pe­sar de que es­ta­mos ce­le­bran­do el mis­te­rio del en­cuen­tro de Dios con el hom­bre, a me­nu­do pue­de ob­viar­se en es­te día que no exis­te so­lo la pe­re­gri­na­ción del hom­bre ha­cia el Se­ñor, sino que Dios mis­mo ca­mi­na tam­bién ha­cia no­so­tros.

La sal­va­ción en la po­bre­za y la de­bi­li­dad

El Evan­ge­lio que hoy es­cu­cha­mos es­tá li­ga­do es­pe­cial­men­te a la pri­me­ra lec­tu­ra, del li­bro de Isaías, co­mo si se tra­ta­ra de la pro­me­sa y del cum­pli­mien­to. Isaías pre­di­ce el mo­men­to en el que, tras las hu­mi­lla­cio­nes su­fri­das por el pue­blo de Is­rael, la luz de Dios sur­gi­rá so­bre to­da la tie­rra, de tal mo­do que los re­yes de to­dos los pue­blos se in­cli­na­rán ante Él. Frente a es­ta ima­gen del An­ti­guo Tes­ta­men­to, nos en­con­tra­mos con Ma­teo, quien des­cri­be la es­ce­na de la ado­ra­ción en un con­tex­to de po­bre­za y sen­ci­llez. Pe­se al mo­do en el que las dis­tin­tas tra­di­cio­nes han re­pre­sen­ta­do a los «Re­yes» (tér­mino no uti­li­za­do por Ma­teo pa­ra re­fe­rir­se a ellos), no cons­ta en el pa­sa­je pro­pues­to hoy por la li­tur­gia que es­tos fue­ran ni go­ber­nan­tes ni si­quie­ra po­de­ro­sos. Se tra­ta­ría más bien de unos per­so­na­jes des­co­no­ci­dos, cu­yo nú­me­ro no sa­be­mos y, pro­ba­ble­men­te, vis­tos con sos­pe­cha. Con to­do, re­co­rren un lar­go ca­mino pa­ra sim­ple­men­te pos­trar­se ante un ni­ño re­cién na­ci­do, com­por­tán­do­se, a pe­sar de su gran sa­bi­du­ría hu­ma­na, co­mo los pas­to­res de Be­lén. Pre­ci­sa­men­te la de­bi­li­dad y fra­gi­li­dad del ni­ño al que ado­ran in­di­ca des­de el pri­mer mo­men­to de la vi­da del Se­ñor, el mo­do en el que se lle­va­rá a ca­bo la sal­va­ción del hom­bre. Je­sús ha asu­mi­do una car­ne dé­bil y co­mo tal se ha ma­ni­fes­ta­do a las na­cio­nes, re­pre­sen­ta­das en los Ma­gos. La fuer­za de su sal­va­ción no pro­ce­de­rá, pues, del mun­do, sino de la do­na­ción de sí mis­mo.

El re­co­no­ci­mien­to co­mo Dios y rey

Con res­pec­to a los do­nes ofre­ci­dos al ni­ño, el Evan­ge­lio con­cre­ta que fue­ron oro, in­cien­so y mi­rra —de ahí na­ce la tra­di­ción de pen­sar que son tres los Ma­gos—. Pe­ro si ana­li­za­mos es­te da­to, com­pro­ba­mos que los re­ga­los no res­pon­den a ne­ce­si­da­des ele­men­ta­les pa­ra un re­cién na­ci­do. Se tra­ta en reali­dad del re­co­no­ci­mien­to ha­cia Je­sús co­mo Dios y rey; es­ta­mos ante un ac­to de jus­ti­cia y de re­co­no­ci­mien­to de Cris­to co­mo úni­co Se­ñor. La con­se­cuen­cia se­rá in­me­dia­ta: los Ma­gos no pue­den ya vol­ver a He­ro­des, por­que im­pli­ca­ría re­co­no­cer­lo co­mo rey. Por otro la­do, el nue­vo ca­mino em­pren­di­do si­túa a quie­nes han co­no­ci­do al Se­ñor en una sen­da di­fe­ren­te a la del po­der y el éxi­to mun­dano, abra­zan­do la po­bre­za y la vía del amor, úni­co me­dio pa­ra mo­di­fi­car la so­cie­dad. Si­guien­do el ejem­plo de los Ma­gos, to­dos los cris­tia­nos es­ta­mos lla­ma­dos a mo­di­fi­car tam­bién nues­tro ca­mino al en­con­trar­nos con Je­su­cris­to, que se ha he­cho pe­que­ño y ha ve­ni­do ha­cia no­so­tros.

Un en­cuen­tro en­tre Dios y el hom­bre

En el de­seo de la Igle­sia por es­ta­ble­cer un diá­lo­go fruc­tí­fe­ro con el hom­bre de hoy, se han iden­ti­fi­ca­do po­si­bles gru­pos que pue­dan re­pre­sen­tar hoy a quie­nes ha­ce 2.000 años ado­ra­ron al Ni­ño. El ám­bi­to po­lí­ti­co, con la bús­que­da del or­den y la paz, el mun­do cien­tí­fi­co, tra­tan­do de descubrir la ver­dad de las co­sas, así co­mo las dis­tin­tas re­li­gio­nes, pue­den sim­bo­li­zar en nues­tros días el en­cuen­tro en­tre Dios, que se ma­ni­fies­ta a los hombres por su luz, y el hom­bre, que se di­ri­ge ha­cia ella.

Ignacio Gil Ado­ra­ción de los Ma­gos.

Igle­sia Epi­fa­nía del Se­ñor, Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.