El mie­do nor­ma­li­za­do

ABC (Andalucía) - - ENFOQUE - JE­SÚS LI­LLO

La Fis­ca­lía pi­de pa­ra ellos pe­nas de has­ta 62 años de pri­sión por le­sio­nes y ame­na­zas te­rro­ris­tas, y se­rá la Au­dien­cia Na­cio­nal la que ten­ga que re­for­mu­lar es­te de­li­to –mi­ti­fi­ca­do y mag­ni­fi­ca­do por lo que pa­ra la his­to­ria de Es­pa­ña re­pre­sen­tan la san­gría de ETA y la me­mo­ria de sus víc­ti­mas– y tra­tar de si­tuar­lo en la es­ce­na de la pa­li­za que, co­mo al­go co­ti­diano y ca­sual, un gru­po de jó­ve­nes dio en un bar de Al­sa­sua a dos agen­tes de la Guar­dia Ci­vil y sus no­vias. El ti­ro en la nu­ca y el co­che-bom­ba, ac­ti­vi­dad en la que se es­pe­cia­li­zó ETA pa­ra in­ti­mi­dar y so­me­ter a la so­cie­dad, que­dan muy le­jos de la agre­sión tri­bal que ha­ce año y me­dio su­frie­ron los agen­tes de la lo­ca­li­dad na­va­rra y sus pa­re­jas, pe­ro el ob­je­ti­vo es el mis­mo: el mie­do. En eso con­sis­te el te­rro­ris­mo, fe­nó­meno cu­ya on­da ex­pan­si­va pa­ra­li­za, ven­ce, si­len­cia y ahu­yen­ta. Vi­vos, pe­ro muer­tos de mie­do.

Han si­do las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes fo­ra­les las que se han en­car­ga­do de se­ña­lar y re­co­no­cer a los acu­sa­dos en la rue­da de re­co­no­ci­mien­to. Los han vi­to­rea­do y con­ver­ti­do en gu­da­ris, los han iden­ti­fi­ca­do co­mo unos de los su­yos, han le­gi­ti­ma­do su vio­len­cia dog­má­ti­ca y, de es­pal­das a las víc­ti­mas, apa­lea­das y ten­di­das en el sue­lo de un bar, los han con­ver­ti­do en sím­bo­lo de esa cam­pa­ña de mie­do y ex­clu­sión que con otros me­dios des­ple­gó el te­rro­ris­mo. Ayer, en la pri­me­ra jor­na­da del jui­cio, los agre­so­res tra­ta­ron de res­tar­le im­por­tan­cia a lo su­ce­di­do. So­lo co­no­cían de vis­ta a los mi­li­tan­tes de An­de He­men­dik y Os­pa Egu­na. Na­da de po­lí­ti­ca. Na­da per­so­nal. Unas co­pas de más. Unas mul­tas pen­dien­tes. Un ca­len­tón. Un sá­ba­do cual­quie­ra. Lo nor­mal... Lo nor­mal en el pa­raí­so de pe­sa­di­lla que so­ñó ETA, aho­ra con el Go­bierno de Uxue Bar­kos y el Ayun­ta­mien­to de Jo­se­ba Asi­rón pa­ra ins­ti­tu­cio­na­li­zar la vio­len­cia y nor­ma­li­zar el mie­do co­mo eje del mo­de­lo de con­vi­ven­cia que tra­tan de im­plan­tar des­de sus res­pec­ti­vos go­bier­nos. Aquí paz y des­pués gloria, y que los pi­co­le­tos se va­yan del pue­blo.

Ca­li­fi­car de te­rro­ris­tas a unos ma­to­nes proeta­rras no ter­mi­na de cua­drar con la san­gui­na­ria his­to­ria fir­ma­da por la ban­da te­rro­ris­ta, pe­ro sí con la de quie­nes ex­ten­die­ron su cam­pa­ña de lim­pie­za y odio por las ca­lles –na­da per­so­nal, un ca­len­tón que du­ró dé­ca­das– an­tes de lle­gar a las ins­ti­tu­cio­nes.

DE SAN BERNARDO

De­cla­ra­ción de uno de los acu­sa­dos de Al­sa­sua, ayer en la se­de de la Au­dien­cia Na­cio­nal de San Fernando de He­na­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.