EN VÍSPERAS DE ÉPI­CA BA­TA­LLA

La re­sis­ten­cia al mun­do or­we­lliano co­ge fuer­za

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - HERMANN TERTSCH

LOS in­di­cios del con­flic­to se mul­ti­pli­can. La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos de la pe­que­ña Eu­ro­pa aún no son cons­cien­tes de la enor­mi­dad del desafío. Se­rá una gran ba­ta­lla a li­brar­se con ideas. Al me­nos de mo­men­to. A con­quis­tar es­tán ca­be­zas y co­ra­zo­nes. Los cam­pos de ba­ta­lla son to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción e ins­tru­men­tos de for­ma­ción de opinión y vo­lun­ta­des que ofre­ce la tec­no­lo­gía. Más que ba­ta­lla se­rá una gue­rra de ani­qui­la­ción, por­que una par­te al me­nos se jue­ga la exis­ten­cia. Es la que cree en el ser hu­mano crea­do a ima­gen y se­me­jan­za de Dios. Y no cree en el ser hu­mano co­mo fa­bri­can­te de ver­dad ab­so­lu­ta y per­fec­ción. Sus ideas han he­cho po­si­ble es­ta so­cie­dad im­per­fec­ta e in­jus­ta pe­ro li­bre, ge­ne­ro­sa, com­pa­si­va y ca­paz de en­mien­da y per­dón co­mo nin­gu­na otra ja­más ha­bi­da. Es co­mo es por­que es cris­tia­na. Los que es­tán en­fren­te, son los que creen que el hom­bre es in­de­fi­ni­da­men­te mol­dea­ble, lo que ha­ce po­si­ble trans­for­mar­lo a él y a la so­cie­dad a un es­ta­do de ar­mo­nía y ple­ni­tud. No du­dan, creen en la justicia y la igual­dad y por esos bie­nes su­pre­mos es­tán dis­pues­tos a sa­cri­fi­car­lo to­do y a to­dos.

Son un frente mu­tan­te que hoy li­de­ra la so­cial­de­mo­cra­cia en es­ta épi­ca cam­pa­ña. Ellos son los he­re­de­ros y ado­ra­do­res de la Ilus­tra­ción, el mar­xis­mo y el se­sen­taio­chis­mo. Los tres tie­nen mu­cha me­jor repu­tación de la que me­re­cen. A la Ilus­tra­ción le ad­ju­di­can úl­ti­ma­men­te to­das las gran­des con­quis­tas de la hu­ma­ni­dad. Co­mo si el mun­do hu­bie­ra em­pe­za­do con ese ata­que de arro­gan­cia del si­glo XVIII en el que se pre­ten­den de­du­cir ver­da­des ab­so­lu­tas de cien­cia ru­di­men­ta­ria. To­da cien­cia es ru­di­men­ta­ria an­te la si­guien­te puer­ta. Afir­man que to­da cien­cia vie­ne de en­ton­ces e ig­no­ran an­ti­güe­dad y el pro­di­gio­so Re­na­ci­mien­to. Di­cen que las le­yes y la de­mo­cra­cia vie­nen tam­bién de la Ilus­tra­ción, cuan­do la gran de­mo­cra­cia, la ame­ri­ca­na, la fun­dan sin ex­cep­ción hom­bres re­li­gio­sos y con­ser­va­do­res, con el fin su­pre­mo de pro­te­ger al hom­bre del abu­so de po­der del es­ta­do.

Del po­der que se cree con ver­da­des ab­so­lu­tas y cien­tí­fi­cas. Co­mo su­ce­de a los go­bier­nos siem­pre que ac­túan pa­ra ver­da­des abs­trac­tas y no pa­ra reali­da­des con­cre­tas de los hom­bres. Ahí em­pie­za el desas­tre. La Ilus­tra­ción no lla­ma­ba a la du­da ni al es­cep­ti­cis­mo. Ni a la ra­zón. Su pri­mer gran pro­duc­to prác­ti­co es pu­ra irra­cio­na­li­dad: la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa. La or­gía de la muer­te que su­ge­ría lo que iba a lle­gar por la mis­ma sen­da en el si­glo XX. Hoy, co­mu­nis­tas en Es­pa­ña ci­tan mu­cho la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Pe­ro so­lo re­cuer­dan la gui­llo­ti­na. Des­pués lle­gó Na­po­león que sa­lió al mun­do a que­mar to­do y ha­cer­lo nue­vo con su ver­dad de la mo­der­ni­dad. Más tar­de el mar­xis­mo, hi­jo ilus­tra­do pa­ra im­po­ner «ver­da­des cien­tí­fi­cas» en la con­duc­ta del hom­bre y la or­ga­ni­za­ción del es­ta­do. Aca­bó peor que la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Con un si­glo de mi­se­ria, ham­bre, do­lor y más de 110 mi­llo­nes de ase­si­na­dos por las ideo­lo­gías re­den­to­ras del co­mu­nis­mo y el na­zis­mo. Que se de­cían cien­tí­fi­cas, hi­jas de la Ilus­tra­ción. El Ma­yo de 1968 tra­jo más de lo mis­mo: arro­gan­cia y des­pre­cio a to­do lo ajeno. Se es­tre­lló en el asal­to a los cie­los de la fe­li­ci­dad to­tal. La vie­ja ra­zón, la ra­cio­na­li­dad y el sen­ti­do co­mún, neu­tra­li­za­ron el de­li­rio. Pe­ro la te­rri­ble he­ren­cia del 68 no de­jó de avan­zar y ha­cer da­ño en edu­ca­ción, ins­ti­tu­cio­nes, cul­tu­ra, mo­ral, há­bi­tos y me­mo­ria. Aho­ra, el ve­neno del neo­mar­xis­mo en nue­va mu­ta­ción de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y vo­lun­tad to­ta­li­ta­ria pre­ten­de con­ver­tir su he­ge­mo­nía en do­mi­nio to­tal en Oc­ci­den­te. Se es­cu­cha ya ese «A la lu­cha fi­nal». El mi­la­gro es­tá en que, pe­se a to­do, no es­tá de­ci­di­da es­ta gue­rra. Y la vo­lun­tad to­ta­li­ta­ria pue­de ser de­rro­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.