GEOGRAFÍAS

Ya de­cía He­rá­cli­to que to­do flu­ye de suer­te que na­die pue­de ba­ñar­se dos ve­ces en el mis­mo río

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - PE­DRO GAR­CÍA CUARTANGO

ES­CRI­BE Wal­ter Ben­ja­min en su Li­bro de Pa­sa­jes que la ace­ra es una pla­ta­for­ma pri­vi­le­gia­da de ob­ser­va­ción. Y ci­ta una fra­se de Va­léry Lar­baud que ha­bla del «cli­ma mo­ral» de las ca­lles de Pa­rís. Ben­ja­min em­pleó 13 años en es­cri­bir es­ta obra que de­jó in­con­clu­sa y que pre­ten­día ser una es­pe­cie de con­cien­cia crí­ti­ca de la mo­der­ni­dad.

Co­mo le su­ce­día a Ben­ja­min, siem­pre me han fas­ci­na­do las ca­lles de las ciu­da­des y, es­pe­cial­men­te las de Ma­drid. Dan la sen­sa­ción de un per­pe­tuo mo­vi­mien­to en el que, por mu­cho que la mi­ra­da se afa­ne, es im­po­si­ble re­te­ner una ima­gen fi­ja.

En Smo­ke, la no­ve­la de Paul Aus­ter, su pro­ta­go­nis­ta Au­gie en­se­ña un ál­bum con 4.000 fo­to­gra­fías a su ami­go. To­das han si­do to­ma­das a las ocho de la ma­ña­na en días su­ce­si­vos con el mis­mo en­cua­dre en el mis­mo cru­ce de ca­lles de Brooklyn. «Son to­das igua­les», ex­cla­ma al ver­las. Pe­ro no lo son. En reali­dad, to­das son dis­tin­tas.

Fo­to­gra­fiar una ca­lle, des­cri­bir un paisaje, ex­pli­car un es­pa­cio siem­pre es un vano in­ten­to de atra­par el mo­vi­mien­to, un mo­vi­mien­to que se es­cu­rre co­mo las par­tí­cu­las de un re­loj de are­na. In­clu­so na­da es igual a sí mis­mo cuan­do la luz ilu­mi­na las co­sas.

Ha­ce po­cos días han ce­rra­do la óp­ti­ca de mi ba­rrio. So­lía pa­sar por allí ca­si to­dos los días y su due­ña era una fi­gu­ra fa­mi­liar pa­ra mí. Me lla­ma­ban la aten­ción las ga­fas ex­pues­tas en el es­ca­pa­ra­te que pa­re­cían ojos va­cíos que vi­gi­la­ban a los tran­seún­tes.

El lo­cal es­tá aho­ra va­cío pe­ro muy po­si­ble­men­te al­guien aca­ba­rá por abrir allí un bar, co­mo ha su­ce­di­do a lo lar­go de esa an­cha ace­ra de la ca­lle Cos­ta Ri­ca. To­dos los co­mer­cios que ha­bía ha­ce 20 años han des­apa­re­ci­do en una si­len­cio­sa mu­ta­ción.

Ya de­cía He­rá­cli­to que to­do flu­ye de suer­te que na­die pue­de ba­ñar­se dos ve­ces en el mis­mo río. La pa­ra­do­ja es que el re­la­ti­vis­mo del fi­ló­so­fo grie­go cons­ti­tu­ye una ver­dad ab­so­lu­ta que re­ve­la la frag­men­ta­ción del es­pa­cio y del tiem­po.

No es cues­tión de po­ner­se tras­cen­den­tes, pe­ro es im­po­si­ble evi­tar una sen­sa­ción de nos­tal­gia al pen­sar en es­te as­pec­to cam­bian­te y hui­di­zo de nues­tro en­torno. Y ese sen­ti­mien­to se agu­di­za con el pa­so de los años cuan­do el con­tras­te entre lo que es y lo que fue va cre­cien­do.

Wal­ter Ben­ja­min, muer­to en 1940 cuan­do huía de los na­zis en la fron­te­ra de Port Bou, in­ten­tó atra­par la esen­cia de Pa­rís en la in­ter­sec­ción del es­pa­cio y el tiem­po que con­ce­bía co­mo dos lí­neas que se cru­zan dan­do lu­gar a la sin­gu­la­ri­dad. Pe­ro sus pro­pios afo­ris­mos son el per­fec­to tes­ti­mo­nio de la vo­la­ti­li­dad de los per­so­na­jes, los ob­je­tos y los lu­ga­res que apa­re­cen en su li­bro y de la im­po­si­bi­li­dad de ba­ñar­se dos ve­ces en el mis­mo río.

Mi­rar des­de una ace­ra es un ac­to de so­me­ti­mien­to a esa reali­dad cam­bian­te que no po­de­mos fi­jar por la pro­pia na­tu­ra­le­za del mo­vi­mien­to. To­do flu­ye an­te nues­tros ojos per­ple­jos, in­ca­pa­ces de de­te­ner esa pe­lí­cu­la cu­yos fo­to­gra­mas son to­dos dis­tin­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.