El ca­so Va­lle­jo

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - ÁL­VA­RO FIGUEIRAS BA­SAN­TA MA­DRID

Pa­co Va­lle­jo es un me­nor­quín de 35 años con­si­de­ra­do el me­jor ju­ga­dor de aje­drez es­pa­ñol en la actualidad. Po­see el tí­tu­lo de Gran Maes­tro (el de más al­to ran­go en el mun­do) con­ce­di­do por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Aje­drez, y es­tá den­tro de los cua­ren­ta me­jo­res del mun­do, ha­bien­do lle­ga­do al hon­ro­sí­si­mo pues­to nú­me­ro vein­te. Cu­rio­sa­men­te, es­te se­ñor es un des­co­no­ci­do pa­ra la ma­yor par­te de los es­pa­ño­les. Es es­pe­cial­men­te cu­rio­so por­que Es­pa­ña es el país más aje­dre­cis­ta del mun­do, pues os­ten­ta la ma­yor can­ti­dad de fe­de­ra­dos. Sí. Más que Ru­sia, Chi­na o la In­dia en tér­mi­nos ab­so­lu­tos. Ade­más tam­bién es es­te el país don­de se in­ven­tó el aje­drez mo­derno, su­ce­so que ocu­rrió du­ran­te los al­bo­res de nues­tra na­ción, y que se sue­le fe­char en 1475 en Va­len­cia.

El ca­so es que Pa­co Va­lle­jo es un ju­ga­dor que, por su con­di­ción de de­por­tis­ta de éli­te, via­ja­ba por to­do el mun­do co­lo­can­do una ro­ji­gual­da en las me­jo­res me­sas de los más im­por­tan­tes tor­neos. No ha­ce fal­ta de­cir que el Es­ta­do nun­ca le ofre­ció mu­cho a cam­bio, co­mo sue­le su­ce­der con to­dos nues­tros com­pa­trio­tas con re­nom­bre en deportes «mi­no­ri­ta­rios». Aun­que Va­lle­jo se­gu­ra­men­te pen­sa­ba que el Es­ta­do se li­mi­ta­ría con él a eso: no ha­cer­le mu­cho ca­so y sa­car­le un po­co de lo su­yo por aquí y por allá de for­ma cons­tan­te pe­ro es­ta­ble, co­mo a la ma­yo­ría. No ha­bría de ser ese el «afor­tu­na­do» ca­so; pues a Pa­co se le ocu­rrió en 2011 ha­cer uso de uno de esos pa­sa­tiem­pos en los que nues­tros le­gis­la­do­res nos pro­te­gen del mal, las apues­tas, con­cre­ta­men­te el muy pu­bli­ci­ta­do pó­quer por in­ter­net. Nues­tro ale­gre aje­dre­cis­ta ju­gó du­ran­te una cor­ta tem­po­ra­da, sin ser pa­ra él nun­ca un vicio, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, y, al ha­cer re­cuen­to de las pér­di­das y ga­nan­cias vio que ha­bía per­di­do unos 5.000 eu­ros, por lo que aban­do­nó esa afi­ción. Pa­ra su des­gra­cia, en 2016 le lle­ga­ría una car­ta del Fis­co exi­gién­do­le más de me­dio mi­llón. Y es que, por lo vis­to, la ley de ese mo­men­to no te­nía en cuenta las pér­di­das pe­ro le re­que­ría una bar­ba­ri­dad por ca­da cén­ti­mo de ga­nan­cia. Es­te ca­so es, a to­das lu­ces, una in­jus­ti­cia te­rri­ble que, de he­cho, ha su­mi­do al de­por­tis­ta en una de­pre­sión apar­tán­do­lo así de su bri­llan­te ca­rre­ra qui­zá pa­ra siem­pre. ¿Cuán­tos anó­ni­mos es­ta­rán en la mis­ma si­tua­ción que Pa­co Va­lle­jo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.