AMNESIA EN EL CORTIJO

«No re­sul­ta creí­ble des­co­no­cer por com­ple­to el com­ple­jí­si­mo en­tra­ma­do crea­do en la Jun­ta de An­da­lu­cía»

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - MA­NUEL MARÍN

La eter­na ima­gen del se­ño­ri­to an­da­luz au­to­ri­ta­rio y des­pec­ti­vo al frente del cortijo siem­pre fue sin­to­má­ti­ca de cla­sis­mo, su­pe­rio­ri­dad mo­ral y de­li­rios de gran­de­za. Ni en de­mo­cra­cia esa es­tam­pa ha de­ja­do de ser el icono de dé­ca­das de un ab­so­lu­tis­mo cam­pes­tre y pu­re­za ru­ral en­si­lla­do a ca­ba­llo de se­ño­ríos im­pos­ta­dos. La mal­ha­da­da ima­gen del cortijo nun­ca ha des­pa­re­ci­do del idea­rio co­lec­ti­vo. Sim­ple­men­te, ha evo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir a An­da­lu­cía en una Ad­mi­nis­tra­ción cie­ga, sor­da y mu­da ba­sa­da en la crea­ción de una red clien­te­lar ali­men­ta­da a ba­se de pre­ben­das a cam­bio de vo­tos. Jo­sé An­to­nio Gri­ñán no tu­vo más re­me­dio que ad­mi­tir­lo días atrás: hu­bo frau­de y el des­vío de 855 mi­llo­nes de eu­ros en diez años fue «una bar­ba­ri­dad». Eso sí, aho­ra que bus­quen y con­de­nen al cul­pa­ble por­que na­die pa­re­cía te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad eje­cu­ti­va so­bre el des­tino real de aque­llos fon­dos. Pe­ro si hu­bo un frau­de re­co­no­ci­do, y el cálcu­lo rea­li­za­do se apro­xi­ma ob­je­ti­va­men­te a esos 855 mi­llo­nes, me­dia sen­ten­cia es­tá ya re­dac­ta­da.

Dos ar­gu­men­tos han re­pe­ti­do ma­cha­co­na­men­te Cha­ves y Gri­ñán. Uno: sus amplias res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno glo­bal les im­pe­dían co­no­cer en ca­da mí­ni­mo de­ta­lle to­das y ca­da una de las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias, y por tan­to des­co­no­cían cual­quier irre­gu­la­ri­dad o ile­ga­li­dad en su re­par­to pos­te­rior. En el peor de los ca­sos, po­dría ser mo­ti­vo de una ne­gli­gen­cia re­pro­cha­ble po­lí­ti­ca­men­te, pe­ro no una con­duc­ta pre­va­ri­ca­do­ra o un de­li­to con­ti­nua­do de mal­ver­sa­ción.

Se­gun­do ar­gu­men­to de de­fen­sa: nun­ca se di­se­ñó de­li­be­ra­da­men­te una he­rra­mien­ta pre­su­pues­ta­ria pa­ra de­lin­quir y re­par­tir ca­si mil mi­llo­nes de eu­ros ca­mu­fla­dos en fal­sos ERE pa­ra be­ne­fi­ciar a mi­li­tan­tes, sim­pa­ti­zan­tes y fa­mi­lia­res de miem­bros del PSOE. Y no exis­tien­do esa cons­cien­te y pre­de­ter­mi­na­da in­ten­ción de des­viar el di­ne­ro, el de­li­to que­da co­mo mí­ni­mo en en­tre­di­cho. Y si co­mo pre­si­den­tes de la Jun­ta an­da­lu­za nun­ca tu­vie­ron so­bre la me­sa de su des­pa­cho la quin­ce­na de informes de la In­ter­ven­ción aler­tan­do de los abu­sos y la nu­la fis­ca­li­za­ción pre­via de ese di­ne­ro, la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal se­rá de los su­bor­di­na­dos que les ocul­ta­ron aque­llas ad­ver­ten­cias.

La sa­li­da pe­nal pa­ra Cha­ves y Gri­ñán pue­de re­sul­tar di­fí­cil. Ya lo es. No cons­ta en to­da la cau­sa ni un so­lo in­di­cio o prue­ba de que se lu­cra­ran per­so­nal­men­te. Na­die les acu­sa, al me­nos a ellos dos, de un en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. Pe­ro no re­sul­ta creí­ble des­co­no­cer por com­ple­to el com­ple­jí­si­mo en­tra­ma­do crea­do en la Jun­ta de An­da­lu­cía, con con­se­je­ros y di­rec­to­res ge­ne­ra­les fir­man­do a tro­che y mo­che la tra­mi­ta­ción de ex­pe­dien­tes tan bur­dos y fa­la­ces co­mo los que se es­tán juz­gan­do. Amnesia de cortijo, lo lla­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.