Los ocho agre­so­res de Al­sa­sua nie­gan tan­to «la pe­lea de bar» co­mo el odio a la Guar­dia Ci­vil

∑ Las víc­ti­mas declaran hoy por el ata­que, con­si­de­ra­do un ac­to te­rro­ris­ta por el fis­cal

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - LUIS P. ARECHEDERRA MA­DRID

No re­co­no­cen ni un so­lo gol­pe y nie­gan ac­tuar mo­vi­dos por el odio. Con te­sis dis­pa­res, los ocho acu­sa­dos por la agre­sión de Al­sa­sua del año 2016 re­cha­za­ron ayer su par­ti­ci­pa­ción en el ata­que a los dos guar­dias ci­vi­les y sus no­vias, con­si­de­ra­do un ac­to te­rro­ris­ta por la Fis­ca­lía. En la pri­me­ra jor­na­da del jui­cio en la Au­dien­cia Na­cio­nal, los acu­sa­dos uti­li­za­ron su de­cla­ra­ción, en la que tie­nen de­re­cho a men­tir, pa­ra cues­tio­nar to­do el re­la­to de las acu­sa­cio­nes, que les se­ña­lan co­mo los au­to­res de la pa­li­za y les atri­bu­yen una in­ten­ción po­lí­ti­ca, vin­cu­la­da a las reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca de la ban­da te­rro­ris­ta ETA: la de ate­mo­ri­zar a la Guar­dia Ci­vil y a la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra ex­pul­sar­la de Na­va­rra y el País Vas­co.

Mo­vi­mien­to Os­pa

Los acu­sa­dos –que so­lo res­pon­die­ron a sus abo­ga­dos, ha­bi­tua­les de­fen­so­res de pre­sos eta­rras– ase­gu­ra­ron a los tres jue­ces que dic­ta­rán sen­ten­cia que no pro­pi­na­ron ni una pa­ta­da, que ob­ser­va­ron el tu­mul­to des­de otro rin­cón del bar Kox­ka (el lu­gar del ata­que), o que ni si­quie­ra pa­sa­ron por allí aque­lla ma­dru­ga­da del 15 de oc­tu­bre de 2016, un día fes­ti­vo en la lo­ca­li­dad del nor­te de Na­va­rra que fi­na­li­zó con un te­nien­te ope­ra­do por un to­bi­llo ro­to. So­lo dos ad­mi­tie­ron una dis­cu­sión ver­bal.

Pa­ra des­vir­tuar la acu­sa­ción por te­rro­ris­mo, que su­pon­dría con­de­nas ma­yo­res, to­dos se des­li­ga­ron del mo­vi­mien­to Os­pa, que ca­na­li­za las hos­ti­li­da­des con­tra la Guar­dia Ci­vil en Al­sa­sua. Sin in­te­rés por la po­lí­ti­ca, uno de los acu­sa­dos di­jo que aque­lla no­che lo que que­ría era li­gar; otro se pre­sen­tó co­mo una per­so­na pa­cí­fi­ca sin odio con­tra los agen­tes ni con­tra na­die.

Al­gu­nos con­tra­di­je­ron sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes an­te la Po­li­cía Fo­ral, y ale­ga­ron no re­co­no­cer bien lo que su­ce­dió por­que es­ta­ban bo­rra­chos. Tam­bién cues­tio­na­ron la iden­ti­fi­ca­ción que les señaló, al ale­gar que ha­bía po­ca luz en el bar y mu­cha gen­te. Las ame­na­zas co­men­za­ron a par­tir de las dos y me­dia de la ma­ña­na, y la agre­sión, en la que par­ti­ci­pó una vein­te­na de per­so­nas en to­tal, se pre­ci­pi­tó a las cua­tro.

Es­te de­sen­ten­di­mien­to cho­ca de frente con la te­sis de las víc­ti­mas, que hoy declaran en la vis­ta oral, y de la Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal, que pi­de pa­ra ellos con­de­nas de entre 12 y 62 años y me­dio de pri­sión por de­li­tos de le­sio­nes y ame­na­zas te­rro­ris­tas. Los tres más ac­ti­vos en el ata­que se­gún el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co –Jo­kin Una­muno, Adur Ra­mí­rez de Alda y Oihan Ar­nanz– se en­cuen­tran en pri­sión pre­ven­ti­va des­de el 14 de no­viem­bre de 2016.

El bar Kox­ka

Uno de los lí­de­res del gru­po y el pri­me­ro en de­cla­rar ayer, Una­muno, ex­pli­có el ata­que por el am­bien­te etí­li­co que inun­da­ba el bar Kox­ka. El su­pues­to agre­sor –a quien la Fis­ca­lía acu­sa de en­ca­rar­se con los agen­tes y gol­pear­les «con gran vi­ru­len­cia»– ne­gó que él in­sul­ta­se a los guar­dias, que les agre­die­ra y que pro­vo­ca­se el ata­que con­tra ellos so­lo por ser guar­dias ci­vi­les, co­mo con­si­de­ran el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la juez ins­truc­to­ra que in­ves­ti­gó el ca­so, la ma­gis­tra­da Car­men La­me­la.

El acu­sa­do re­co­no­ció que dis­cu­tió con las víc­ti­mas den­tro del bar, pe­ro se­gún él so­lo por unas mul­tas que le ha­bían pues­to días atrás. «Es ver­dad que en ese con­tex­to, mi dis­cu­sión pu­do pro­vo­car los he­chos que vi­nie­ron des­pués», ale­gó Una­muno, en alu­sión a la sal­va­je agre­sión, acla­ran­do que to­do su­ce­dió «en un con­tex­to de fies­ta a las cin­co de la ma­ña­na en el que to­do el mun­do es­tá bas­tan­te be­bi­do». El acu­sa­do ma­ni­fes­tó que sien­te si su dis­cu­sión fue el de­to­nan­te del ata­que a los agen­tes y sus pa­re­jas. Re­la­tó que en el bar se mon­tó «un al­bo­ro­to, en el que hu­bo em­pu­jo­nes», pe­ro que él no gol­peó a na­die ni in­ci­tó nin­gu­na agre­sión.

En su de­cla­ra­ción, Una­muno, de 24 años, ne­gó for­mar par­te del mo­vi­mien­to Os­pa, aun­que fue él quien pre­ci­sa­men­te so­li­ci­tó per­mi­so al Ayun­ta­mien­to de Al­sa­sua pa­ra ce­le­brar el Os­pa Egu­na en 2016, una jor­na­da pa­ra pro­tes­tar con­tra la pre­sen­cia de los po­li­cías en el mu­ni­ci­pio. Se­gún Una­mu-

Fi­na­li­dad po­lí­ti­ca La Fis­ca­lía pi­de has­ta 62 años y me­dio de pri­sión por la agre­sión, al ver áni­mo de ate­mo­ri­zar a la Po­li­cía

Es­tra­te­gia de de­fen­sa Los acu­sa­dos ne­ga­ron ha­ber da­do un so­lo gol­pe y se des­li­ga­ron de las hos­ti­li­da­des con­tra la Guar­dia Ci­vil

no, él se en­car­gó de aquel trá­mi­te por­que co­no­cía el pro­ce­di­mien­to.

Los acu­sa­dos Ra­mí­rez de Alda y Ar­nanz, con­si­de­ra­dos los más vio­len­tos en el ata­que se­gún la Fis­ca­lía, tam­bién re­cha­za­ron su par­ti­ci­pa­ción. Ra­mí­rez de Alda, que ases­tó pa­ta­das a los agen­tes se­gún el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, ase­gu­ró que ni si­quie­ra es­tu­vo esa no­che en el lu­gar de los he­chos. El acu­sa­do na­rró que des­pués de ce­nar con sus ami­gos y asis­tir a un par­ti­do de pe­lo­ta en el fron­tón del mu­ni­ci­pio, don­de to­mó unas co­pas, se mar­chó a su ca­sa so­bre las dos de la ma­ña­na. El peor pa­ra­do en el es­cri­to de acu­sa­ción, Ar­nanz, que se en­fren­ta a 62 años y me­dio de cár­cel, tam­bién se des­li­gó de la agre­sión, aun­que re­co­no­ció que es­tu­vo en el lo­cal. Ma­ni­fes­tó que, tras in­tere­sar­se por la pe­lea que se es­ta­ba pro­du­cien­do, un ami­go su­yo le sa­có del al­bo­ro­to y le pi­dió que se man­tu­vie­ra al mar­gen. «Me acer­qué a ver qué pa­sa­ba, pe­ro no ame­na­cé a na­die ni les pre­gun­té si eran ma­de­ros», res­pon­dió ayer Ar­nanz, a quien la Fis­ca­lía atri­bu­ye una es­pe­cial ha­bi­li­dad pa­ra ases­tar gol­pes. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción, Ar­nanz tu­vo otra ver­sión y ne­gó que acu­die­ra al lo­cal. «Se me que­da­ba la co­sa gran­de», ex­pli­có ayer.

Cen­te­nar de sim­pa­ti­zan­tes

Otros dos acu­sa­dos, Jon Ander Cob y Ju­len Goi­coe­chea, bus­ca­ron sem­brar dudas so­bre la iden­ti­fi­ca­ción rea­li­za­da por la no­via del te­nien­te, Ma­ría Jo­sé, que vi­ve en Al­sa­sua des­de la in­fan­cia y fue com­pa­ñe­ra de co­le­gio de al­gu­nos de los acu­sa­dos. Cob y Goi­coe­chea in­sis­tie­ron en que la ilu­mi­na­ción en el lo­cal era muy es­ca­sa. «Me pu­die­ron ver bai­lan­do, pe­ro en nin­gún mo­men­to agre­dien­do a al­guien», di­jo Goi­coe­chea.

Los úl­ti­mos en de­cla­rar –Aratz Urri­zo­la, Iña­ki Abad y Ai­na­ra Ur­qui­jo– man­tu­vie­ron la mis­ma es­tra­te­gia: re­cha­za­ron par­ti­ci­par en el ata­que y se des­vin­cu­la­ron del mo­vi­mien­to Os­pa, aun­que ha­yan par­ti­ci­pa­do en al­gún even­to co­mo una co­mi­da po­pu­lar o un pa­sa­ca­lles. Tan­to al en­trar co­mo al sa­lir del tri­bu­nal, los acu­sa­dos fue­ron arro­pa­dos por un cen­te­nar de sim­pa­ti­zan­tes, mu­chos lle­ga­dos en au­to­bús des­de Na­va­rra.

EFE

Ami­gos de los acu­sa­dos les mos­tra­ron su apo­yo des­de el ex­te­rior

EFE

Se­sión de ayer de la vis­ta oral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.