«Ten­go mie­do de que me pa­se co­mo a la otra»

∑ La mu­jer del pre­sun­to asesino con­fe­só su te­mor por ne­gar­se a cier­tos ac­tos se­xua­les

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - CRUZ MORCILLO MA­DRID

Jordi Ma­gen­tí, en pri­sión des­de el 1 de mar­zo por el ase­si­na­to de Marc Her­nán­dez y Pau­la Mas en el pan­tano de Sus­que­da (Ge­ro­na), no ama a las mu­je­res. A su pri­me­ra es­po­sa la ase­si­nó en An­glés en 1997 de cua­tro dis­pa­ros de es­co­pe­ta. La se­gun­da –a la que uti­li­zó co­mo coar­ta­da al día si­guien­te de los crí­me­nes– le te­nía mie­do, se­gún re­co­ge el su­ma­rio del ca­so. En él apa­re­ce tam­bién que su­pues­ta­men­te agre­dió y vio­ló a una tra­ba­ja­do­ra de la fun­da­ción Dris­sa, es­pe­cia­li­za­da en la rein­ser­ción de per­so­nas con pro­ble­mas men­ta­les, con la que man­tu­vo una re­la­ción. Ella nun­ca lo de­nun­ció.

Los Mos­sos d’Es­qua­dra pei­na­ron el en­torno del sos­pe­cho­so du­ran­te los re­gis­tros de los días 25 y 26 de fe­bre­ro y re­ca­ba­ron in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre la vi­da de pa­re­ja que Ma­gen­tí te­nía con su ac­tual mu­jer: la co­lom­bia­na Nancy Lon­do­ño, a la que com­pró un bi­lle­te de avión pa­ra que re­gre­sa­ra a su país cin­co días des­pués del cri­men. Se ca­sa­ron en 2012 y vi­vie­ron en An­glès los úl­ti­mos dos años. Los agen­tes ela­bo­ra­ron un in­for­me con los da­tos que les pro­por­cio­na­ron per­so­nas cer­ca­nas, co­te­ja­dos des­pués.

«So­co­rro, ayú­da­me»

Nancy Lon­do­ño es­ta­ba an­gus­tia­da el 15 de ju­nio, dos me­ses an­tes del cri­men. Le con­fe­só a Car­me De­ve­sa que te­nía pro­ble­mas con su ma­ri­do. Él la de­ja­ba so­la du­ran­te mu­chas ho­ras cui­dan­do a su tío Gas­part Ga­mell, un an­ciano del que se ha­bía he­cho car­go y lo ha­bía con­ver­ti­do en su me­dio de vi­da (ade­más de la pen­sión de in­ca­pa­ci­dad que co­bra de ca­si mil eu­ros). Es­ta mu­jer ex­pli­có a los agen­tes que un día de ese mes re­ci­bió una se­rie de men­sa­jes por par­te de Nancy acom­pa­ña­dos de fo­to­gra­fías en los que es­cri­bió «SOS» y «SO­CO­RRO AYÚ­DA­ME». Car­me, alar­ma­da, la lla­mó de in­me­dia­to pe­ro la res­pues­ta de Nancy fue que ella no le ha­bía en­via­do na­da. A su ami­ga le re­sul­tó in­com­pren­si­ble.

No fue a la úni­ca a la que con­fió su preo­cu­pa­ción y su te­mor. A Car­me Ga­mell, hi­ja del tío al que cui­da­ba su ma­ri­do, le reite­ró que su ma­ri­do siem­pre la de­ja­ba so­la y que se ne­ga­ba a ha­cer cual­quier ac­ti­vi­dad con ella. Le ex­pli­có la ex­tra­ña ac­ti­tud de Ma­gen­tí. Cuan­do vi­vie­ron en Co­lom­bia, se em­pe­ñó en co­no­cer a la an­te­rior pa­re­ja de ella y, ya en An­glès, la obli­gó a acom­pa­ñar­lo por las ca­lles en bus­ca de un hom­bre que, se­gún él, ha­bía te­ni­do una re­la­ción con su pri­me­ra es­po­sa a la que él ma­tó.

«Ten­go mie­do, ten­go mie­do de que me pa­se co­mo a la otra», lle­gó a con­fe­sar­le a es­ta pri­ma de su pa­re­ja en referencia al ase­si­na­to de la pri­me­ra mu­jer de Ma­gen­tí. Le con­tó que la obli­ga­ba a rea­li­zar de­ter­mi­na­dos ac­tos se­xua­les a los que ella no ac­ce­día pe­ro eso aca­ba­ba en fuer­tes dis­cu­sio­nes. Car­me, an­te esos ce­los en­fer­mi­zos, le re­co­men­dó a Nancy que se fue­ra a su país, pe­ro ella te­nía mie­do a su reac­ción si se lo pe­día. Tras los crí­me­nes, él mis­mo le com­pró el bi­lle­te. «El Jordi quiere que me va­ya y me ha com­pra­do un bi­lle­te», le con­tó.

¿Por qué hi­zo Nancy esas lla­ma­das de au­xi­lio en ju­nio? Los in­ves­ti­ga­do­res cons­ta­ta­ron en ba­se a las ta­ri­fi­ca­cio­nes del te­lé­fono de la mu­jer que los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos se ajus­ta­ban a los da­tos de te­le­fo­nía. Así el 14 de ju­nio se pro­du­cen 12 co­mu­ni­ca­cio­nes des­de el mó­vil de Nancy a di­ver­sos nú­me­ros, entre ellos el de De­ve­sa, así co­mo el en­vío de men­sa­jes de ma­ne­ra con­jun­ta a ese mó­vil y a dos de Co­lom­bia. El úl­ti­mo SMS en­via­do fue al te­lé­fono de emer­gen­cias 112.

¿Por qué cam­bió de ac­ti­tud Ma­gen­tí y de­jó mar­char a su mu­jer en so­li­ta­rio a Co­lom­bia? La pa­rien­te de­cla­ró que el cam­bio se pro­du­jo a fi­na­les de agos­to. La fe­cha coin­ci­de con el do­ble ho­mi­ci­dio y la bús­que­da tan­to de las víc­ti­mas co­mo del co­che y el ka­yak por los ser­vi­cios de emer­gen­cia en el pan­tano. Al día si­guien­te del cri­men y, por pri­me­ra vez des­de que vi­vían en Es­pa­ña, Ma­gen­tí lle­vó a su mu­jer a Sus­que­da, aun­que la de­jó so­la dos ho­ras.

Bi­lle­te de avión

Cam­bio de ac­ti­tud Ma­gen­tí no hu­yó a Co­lom­bia con su pa­re­ja por­que de­bía es­pe­rar a la ven­ta de la ma­rihua­na

La Po­li­cía ca­ta­la­na con­si­de­ra que el cam­bio de ac­ti­tud se pro­du­ce a raíz del ha­llaz­go del Opel Za­fi­ra en el que Marc y Pau­la ha­bían lle­ga­do al pan­tano. El co­che fue en­con­tra­do en la pla­ya de Can Ge­la­da el 28 de agos­to. Al día si­guien­te, se­gún el ex­trac­to ban­ca­rio de la cuenta de Ma­gen­tí, es­te com­pró un bi­lle­te de avión pa­ra que Nancy se mar­cha­ra.

Se­gún los Mos­sos, Ma­gen­tí no acom­pa­ñó a su mu­jer «co­mo ha­bría si­do lo nor­mal es­pe­cial­men­te da­da su ac­ti­tud ce­lo­sa»: es­pe­ra­ba po­der ven­der la ma­rihua­na de la plan­ta­ción que con­tro­la­ba y ges­tio­na­ba jun­to a su hi­jo.

Tal y co­mo cons­ta en las con­ver­sa­cio­nes, Ma­gen­tí fi­nan­ció o apor­tó ca­pi­tal pa­ra po­ner en mar­cha la plan­ta­ción y es­pe­ra­ba re­cu­pe­rar la in­ver­sión y ob­te­ner be­ne­fi­cios del trá­fi­co de dro­gas.

Los agen­tes le es­pe­ci­fi­can al juez que el mo­men­to idó­neo pa­ra re­co­ger la ma­rihua­na es a par­tir de sep­tiem­bre; por eso te­nía que es­pe­rar en Es­pa­ña has­ta el fin de la re­co­lec­ción.

EFE

Jordi Ma­gen­tí, en pri­sión por el pre­sun­to cri­men de los dos jó­ve­nes del pan­tano de Sus­que­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.