Mat­tis di­sua­dió a Trump de lan­zar un ata­que ma­si­vo con­tra As­sad y equi­pos ru­sos e ira­níes

ABC (Andalucía) - - INTERNACIONAL - M. ERICE WAS­HING­TON

El ata­que lan­za­do la ma­dru­ga­da del sá­ba­do (ho­ra si­ria) por Estados Unidos, Fran­cia y Reino Uni­do, que des­tru­yó tres com­ple­jos de in­ves­ti­ga­ción y al­ma­ce­na­mien­to de ar­mas quí­mi­cas del ré­gi­men si­rio, no era la op­ción pre­fe­ri­da por Do­nald Trump. El pre­si­den­te plan­teó en reite­ra­das oca­sio­nes la po­si­bi­li­dad de des­truir ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res del ré­gi­men de Bas­har al As­sad pa­ra de­bi­li­tar el po­ten­cial del dic­ta­dor si­rio. Fi­nal­men­te, el je­fe del Pen­tá­gono, Ja­mes Mat­tis, con­ven­ció al ocu­pan­te del Des­pa­cho Oval de apos­tar por la ope­ra­ción me­nos am­bi­cio­sa de las tres que le ha­bía plan­tea­do.

El epi­so­dio de la in­ter­ven­ción en Si­ria, co­mo res­pues­ta al ata­que con ar­mas quí­mi­cas per­pe­tra­do por Al As­sad en Du­ma, con más de cua­ren­ta muer­tos y qui­nien­tos he­ri­dos, ha vuel­to a mos­trar el per­fil con­tra­dic­to­rio del ocu­pan­te del Des­pa­cho Oval. Po­cos días des­pués de pre­go­nar la ne­ce­si­dad de traer a Estados Unidos a los dos mil sol­da­dos des­ple­ga­dos en aquel país, al me­nos cuan­do se con­su­me la vic­to­ria so­bre Daesh, Trump se re­be­ló co­mo el más agre­si­vo de quie­nes tu­vie­ron una voz des­ta­ca­da en la Si­tua­tion

Room (cen­tro de in­te­li­gen­cia de la Ca­sa Blan­ca don­de se de­ci­den las ope­ra­cio­nes) los días pre­vios al ata­que.

El se­cre­ta­rio de De­fen­sa ha­bía tras­la­da­do a los al­tos man­dos y ex­per­tos tres op­cio­nes, de me­nor a ma­yor al­can­ce: una pe­que­ña se­rie de ins­ta­la­cio­nes de ar­mas quí­mi­cas co­mo úni­cos ob­je­ti­vos, en pri­me­ra ins­tan­cia; una se­gun­da po­si­bi­li­dad, que in­cor­po­ra­ba ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res del ré­gi­men, y, co­mo la más am­bi­cio­sa, un aba­ni­co de ob­je­ti­vos mi­li­ta­res de Al As­sad, aun­que sin afec­tar a la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca del dic­ta­dor. Cuan­do Trump abo­gó por es­ta úl­ti­ma, in­clu­yen­do la po­si­bi­li­dad de que la ofen­si­va afec­ta­ra a equi­pa­mien­tos ru­sos e ira­níes, el ge­ne­ral Mat­tis se mos­tró con­tra­rio ale­gan­do la ne­ce­si­dad de evi­tar las res­pues­tas de Mos­cú y Tehe-

San­cio­nes Se da por he­cho que no ha­brá más ac­cio­nes mi­li­ta­res con As­sad pe­ro sí nue­vas san­cio­nes eco­nó­mi­cas

rán, y, con ellas, una es­ca­la­da del con­flic­to, se­gún «The Wall Street Jour­nal». El mis­mo pe­rió­di­co re­du­ce a una in­ter­ven­ción li­mi­ta­da la pre­sen­cia del nue­vo Ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, John Bol­ton, el con­si­de­ra­do ar­qui­tec­to de la Gue­rra de Irak, sa­be­dor del as­cen­den­te de Mat­tis so­bre el pre­si­den­te.

Mien­tras se da por he­cho que las ac­cio­nes mi­li­ta­res con­tra Al As­sad han ter­mi­na­do, es in­mi­nen­te la apro­ba­ción de san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra Si­ria y Ru­sia a car­go de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump. Una par­te de la ofen­si­va di­plo­má­ti­ca con la que Oc­ci­den­te quiere re­for­zar el cas­ti­go al ré­gi­men si­rio y a los paí­ses que en­cu­bren su uso de ar­mas quí­mi­cas.

ABC

Trump con sus ase­so­res en la «Si­tua­tion Room»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.