Las ci­fras ava­lan la im­por­tan­cia de la ca­za co­mo mo­tor del desa­rro­llo ru­ral

Una so­cie­dad de ca­za en ca­da pue­blo Más de 200.000 an­da­lu­ces prac­ti­can la ca­za en el 80 por cien­to de to­do el te­rri­to­rio an­da­luz. La mi­tad lo ha­cen or­ga­ni­za­dos en 1.400 so­cie­da­des de ca­za lo­ca­les que in­vier­ten en con­ser­var su en­torno.

ABC (Andalucía) - - CAZA Y NATURALEZA - Pa­blo Sor­zano Ima­gen: FAC

La mi­tad de los mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les se en­cuen­tra en pe­li­gro de ex­tin­ción se­ve­ro a me­dio pla­zo. Así lo a?rma la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP) en su in­for­me “Po­bla­ción y Des­po­bla­ción en Es­pa­ña” de enero de 2017, en el que se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, en nues­tro país son ya ca­si 4.000 los mu­ni­ci­pios que so­bre- te, vi­ven con me­nos de 500 ha­bi­tan­tes. Entre 2015 y 2016, Es­pa­ña per­dió un to­tal de 67.374 ha­bi­tan­tes, un con­si­de­ra­ble re­tro­ce­so de­mo­grá?co que, se­gún es­te estudio de la FEMP en ba­se a las ci­fras apor­ta­das por el INE, se ha ce­ba­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te en las áreas ru­ra­les, que son las que, pro­por­cio­nal­men­te, más po­bla­ción han per­di­do. El con­jun­to de las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia es­pa­ño­las han ga­na­do unos 14.000 ha­bi­tan­tes, lo que de­mues­tra que el de­cli­ve de­mo­grá?co si­gue con­cen­tra­do y acen­tua­do en los mu­ni­ci­pios si­tua­dos fue­ra de las gra­des ciu­da­des y, es­pe­cial­me­nen las po­bla­cio­nes de me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes. El éxo­do ru­ral an­te la fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, la es­ca­sa re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal, de­bi­do a la pér­di­da con­ti­nua de ha­bi­tan­tes, y un en­ve­je­ci­mien­to de los censos son los prin­ci­pa­les cau­san­tes de es­ta preo­cu­pan­te si­tua­ción de­mo­grá?ca de las áreas ru­ra­les. Exis­te una re­la­ción di­rec­ta entre el mer­ca­do la­bo­ral y la des­po­bla­ción del ru­ral. Pe­se a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y al au­men­to en la ma­sa to­tal de a?lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial en Es­pa­ña, en los pe­que­ños mu­ni­ci­pios, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les con­du­ce, se­gún a?rma el pro­pio estudio de la FEMP, a una es­pi­ral de pér­di­da de ha­bi­tan­tes pro­gre­si­va. “Es im­por­tan­te ar­bi­trar me­di­das de fo­men­to del em­pleo en las áreas ru­ra­les, que con­tri­bu­yan a fre­nar la des­po­bla­ción y a fa­vo­re­cer di­ná­mi­cas in­ver­sas de ?ja­ción de ha­bi­tan­tes y cap­ta­ción de nue­vos po­bla­do­res” a?rma la fe­de­ra­ción mu­ni­ci­pa­lis­ta en sus con­clu­sio­nes. Frente a es­ta si­tua­ción, las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al mun­do ru­ral se con?gu­ran co­mo una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra la cohe­sión y desa­rro­llo so­cial de los mu­ni­ci­pios y po­bla­cio­nes que lo com­po­nen. De entre to­das ellas, la ca­za se pre­sen­ta co­mo una de las que más va­lor pue­de apor­tar al desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co del mun­do ru­ral. Es­pe­cial­men­te en re­gión an­da­lu­za don­de, se­gún da­tos de la Con­se­je­ría

de Me­dio Am­bien­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, los te­rre­nos de­di­ca­dos a la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca abar­can al­go más de sie­te mi­llo­nes de hec­tá­reas, lo que su­po­ne más del 80 por cien­to de to­do te­rri­to­rio an­da­luz. En sep­tiem­bre de 2017 el ti­tu­lar de es­ta Con­se­je­ría, Jo­sé Fis­cal, ci­fró en 50.000 los jor­na­les anua­les di­rec­tos crea­dos por la ca­za en An­da­lu­cía, ge­ne­ran­do un mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co de 71 mi­llo­nes de eu­ros en be­ne?cios. Per­mi­sos y li­cen­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas, ar­mas y mu­ni­ción, equi­pa­mien­to, ges­tión ci­ne­gé­ti­ca, guar­de­ría, jor­na­das de ca­za, des­pla­za­mien­tos y hos­te­le­ría, ta­xi­der­mia, car­ne de ca­za... son múl­ti­ples las in­dus­trias, me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas que de­ben su su­per­vi­ven­cia a la ca­za. Jun­to a su im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca, la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca re­pre­sen­ta tam­bién una he­rra­mien­ta pa­ra la cohe­sión y desa­rro­llo so­cial en los mu­ni­ci­pios ru­ra­les. En ello tie­ne es­pe­cial im­por­tan­cia la ca­za de­por­ti­va, bien lla­ma­da tam­bién “so­cial”, re­pre­sen­ta­da por ca­za­do­res de un mis­mo mu­ni­ci­pio que se aso­cian en clu­bes de­por­ti­vos pa­ra ob­te­ner el apro­ve­cha­mien­to ci­ne­gé­ti­co de mon­tes pú­bli­cos o pri­va­dos de su en­torno. le­jos Más de allá las de pres­ti­gio­sas los gran­des ?ncas, tro­feos es­te y ti­po de ca­za re­pre­sen­ta, en An­da­lu­cía, la co­lum­na ver­te­bral de una ac­ti­vi­dad que en los pue­blos se si­gue trans­mi­tien­do de pa­dres a hi­jos y que ayu­da a ?jar las po­bla­cio­nes o, cuan­to me­nos, a man­te­ner el contacto con el mun­do ru­ral de to­dos esos jó­ve­nes pro­ta­go­nis­tas del éxo­do ru­ral que tan­to da­ño es­tá ha­cien­do a los pe­que­ños mu­ni­ci­pios. Las ci­fras de la ca­za so­cial en nues­tra co­mu­ni­dad tam­bién ava­lan su im­por­tan­cia: cuenta con ca­si 100.000 ca­za­do­res (de los 200.000 en to­tal) ads­cri­tos a la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za, el ór­gano en­car­ga­do de ve­lar y re­pre­sen­tar a la ca­za de­por­ti­va, or­ga­ni­za­dos en un to­tal de 1.400 so­cie­dad des ca­za­do­res re­par­ti­das por to­do el te­rri­to­rio an­da­luz. “Prác­ti­ca­men­te no exis­te un mu­ni­ci­pio an­da­luz don­de no ha­ya una so­cie­dad de ca­za­do­res lo­cal que desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad gra­cias a la ad­ju­di­ca­ción de mon­tes pú­bli­cos de su en­torno que, gra­cias a la ca­za, con­tri­bu­yen a la con­ser­va­ción a la vez que ge­ne­ran mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co” ase­gu­ra Jo­sé Ma­ría Man­che­ño, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za. En mu­chos ca­sos, es­te mo­vi­mien­to aso­cia­ti­vo en torno a la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca su­po­ne la crea­ción de so­cie­da­des de ca­za que, por su nú­me­ro de so­cios, re­pre­sen­tan las aso­cia­cio­nes y co­lec­ti­vos de más pe­so en mu­ni­ci­pios del mun­do ru­ral. To­dos es­tos da­tos evi­den­cian el pa­pel de la ca­za en la di­na­mi­za­ción eco­nó­mi­ca y so­cial del ru­ral, ofre­cien­do opor­tu­ni­da­des, pa­ra fo­men­tar el desa­rro­llo a tra­vés de una ac­ti­vi­dad que, ade­más, fa­vo­re­ce la con­ser­va­ción del en­torno na­tu­ral de ca­da lo­ca­li­dad o ciu­dad.

La Ce­tre­ría, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO, es una de las mo­da­li­da­des en au­ge.

Ma­ni­fes­ta­ción por la ca­za del pa­sa­do 30 de sep­tiem­bre en Cór­do­ba

La Perdiz Ro­ja, em­ble­ma de la ca­za me­nor, ge­ne­ra mul­ti­tud de jor­na­das de ca­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.