Sil­ves­tris­mo, cuan­do la cien­cia no es su?cien­te

ABC (Andalucía) - - CAZA Y NATURALEZA - Jo­sé Ma­ría Man­che­ño Pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za

He­mos apren­di­do que cual­quier ac­ción de pro­tec­ción, apro­ve­cha­mien­to o con­ser­va­ción que in­ci­da so­bre el me­dio am­bien­te de­be es­tar ava­la­da téc­ni­ca­men­te; a día de hoy, es im­pen­sa­ble aco­me­ter cual­quier ac­tua­ción que no es­té am­pa­ra­da en informes que jus­ti?quen los ob­je­ti­vos y los me­dios pa­ra ob­te­ner aque­llos. De es­ta for­ma, la cien­cia se nos mues­tra co­mo un ár­bi­tro ne­ce­sa­rio en ma­te­ria me­dio am­bien­tal, evi­tan­do que el de­ba­te ideo­ló­gi­co, los va­lo­res mo­ra­les o las pre­fe­ren­cias per­so­na­les se im­pon­gan a la ra­zón cien­tí?ca, ra­zón que siem­pre de­be pre­va­le­cer. Sin em­bar­go, es­tas re­glas del jue­go es­cri­tas y asu­mi­das por to­dos aque­llos que, de una for­ma u otra, nos re­la­cio­na­mos con el me­dio am­bien­te, ya sea pa­ra apro­ve­char­lo y/o pro­te­ger­lo, es­tán sien­do in­jus­ta­men­te in­cum­pli­das en el ca­so del sil­ves­tris­mo, una a?ción que só­lo en An­da­lu­cía reúne a más de 10.000 a?cio­na­dos. El sil­ves­tris­mo es una ac­ti­vi­dad con­sis­ten­te en la cap­tu­ra en vi­vo de ejem­pla­res de aves frín­gi­li­das pa­ra su edu­ca­ción al can­to y su práctica en nues­tro país se re­mon­ta a va­rios si­glos atrás, pre­sen­tán­do­se en nues­tros días de ma­ne­ra ca­si idén­ti­ca a co­mo se prac­ti­ca­ba en el An­ti­guo Egip­to o en el si­glo III en Ro­ma y Gre­cia se­gún des­crip­ción con­te­ni­da en el Có­di­ce del si­rio Op­pia­na. Es­ta a?ción es­tá re­gu­la­da, con­tro­la­da y ?sca­li­za­da de ma­ne­ra muy es­tric­ta por las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que con­ce­den los pre­cep­ti­vos per­mi­sos de cap­tu­ras si­guien­do los cri­te­rios cien­tí?cos del Co­mi­té Or­nis y cum­plien­do es­cru­pu­lo­sa­men­te la le­gis­la­ción eu­ro­pea, na­cio­nal y au­to­nó­mi­ca. Ha­ce unos 10 años va­rias en­ti­da­des eco­lo­gis­tas del país pu­sie­ron sus ojos en el sil­ves­tris­mo y se mar­ca­ron co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal su prohi­bi­ción por una cues­tión ex­clu­si­va­men­te ideo­ló­gi­ca, las re­glas de la cien­cia ya no eran vá­li­das. En la actualidad, no hay un so­lo estudio que prue­be cien­tí?ca­men­te que el sil­ves­tris­mo es per­ju­di­cial pa­ra las po­bla­cio­nes de frin­gí­li­das y tam­po­co hay un so­lo estudio que de­mues­tre cien­tí?ca­men­te que el sil­ves­tris­mo es­pa­ñol in­cum­ple la Di­rec­ti­va AVES; nun­ca lo ha ha­bi­do ni lo ha­brá por- que lo que sí ha de­mos­tra­do la cien­cia es que el sil­ves­tris­mo es­pa­ñol cum­ple es­cru­pu­lo­sa­men­te con la le­ga­li­dad vi­gen­te a ni­vel na­cio­nal y eu­ro­peo. Es­tu­dios rea­li­za­dos por or­ga­nis­mos ob­je­ti­vos y cien­tí?cos no con­tro­la­dos por el eco­lo­gis­mo pa­trio han con­clui­do en tal sen­ti­do, son los úni­cos es­tu­dios que exis­ten. A pe­sar de ello, el lobby eco­lo­gis­ta, más po­li­ti­za­do que nun­ca, pre­sio­na pa­ra que más de 30.000 es­pa­ño­les de­jen de prac­ti­car una a?ción ino­cua pa­ra el me­dio am­bien­te por el sim­ple he­cho de que no la com­par­ten. Su pre­sión ha lle­ga­do in­clu­so a ju­di­cia­li­zar, por vía pe­nal y de ma­ne­ra ver­gon­zan­te, la ac­tua­ción de nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. El año 2018 es un año cru­cial pa­ra el sil­ves­tris­mo, Eu­ro­pa de­ci­di­rá su fu­tu­ro. Los ten­tácu­los del eco­lo­gis­mo es­pa­ñol tam­bién lle­gan a Bru­se­las. Por ello, es el mo­men­to de po­lí­ti­cos va­lien­tes, esos que, por los en­ci­ma de va­lo­ra­cio­nes ideo­ló­gi­cas y/o mo­ra­les, de­ben de­fen­der a los sil­ves­tris­tas con la ra­zón y el ri­gor de la cien­cia, esa mis­ma que jus­ti?ca que el sil­ves­tris­mo es­pa­ñol cum­ple con­la­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.