El pe­rro, un com­pa­ñe­ro­muy es­pe­cial

Ni­ños de to­da An­da­lu­cía apren­den te­nen­cia res­pon­sa­ble gra­cias a una ac­ti­vi­dad úni­ca

ABC (Andalucía) - - CAZA Y NATURALEZA - Pa­blo Sor­zano Ima­gen: FAC

Son­ríen, se di­vier­ten, jue­gan ner­vio­sos, gri­tan, pre­gun­tan... Es­tán apren­dien­do. Des­pro­vis­tos de pre­jui­cios e ideas pre­con­ce­bi­das, los alum­nos de Pri­ma­ria del CEIP “Hur­ta­do de Mendoza” de Co­go­llos Ve­ga (Gra­na­da) es­ta­ble­cen un víncu­lo es­pe­cial y úni­co con Ke­nia, una hem­bra de Epag­neul Bre­ton con la que los pe­que­ños apren­den so­bre bie­nes­tar ani­mal y te­nen­cia res­pon­sa­ble. Pe­ro... ¿en qué con­sis­te el bie­nes­tar de un pe­rro? ¿Có­mo se con­si­gue? ¿Cuá­les son las ne­ce­si­da­des reales de un pe­rro? Pa­re­cen res­pues­tas a pre­gun­tas ob­vias pe­ro... ¿lo son? La act­vi­dad “El pe­rro, un com­pa­ñe­ro muy es­pe­cial” or­ga­ni­za­da por la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za den­tro de la Cam­pa­ña “Mi Pe­rro es de Ca­za” tra­du­ce al len­gua­je de los ni­ños las res­pues­tas a esas pre­gun­tas y hoy es­tá en es­te cen­tro es­co­lar de la Ve­ga de Gra­na­da. La hu­ma­ni­za­ción de los ani­ma­les, una mo­da que ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, pro­vo­ca una vi­sión dis­tor­sio­na­da de lo que real­men­te ne­ce­si­ta un pe­rro: en esen­cia, las ne- ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas y ?sio­ló­gi­cas de cual­quier can no han va­ria­do en cen­te­na­res de años y es­tán de?ni­das por su car­ga ge­né­ti­ca. Son las diez y cuar­to de la ma­ña­na y los ni­ños atien­den en si­len­cio a Ma­riano, el licenciado en Cien­cias Am­bien­ta­les que les ex­pli­ca cuán­do y por qué sur­gen los pe­rros y có­mo ha si­do su evo­lu­ción, siem­pre vin­cu­la­da al ser hu­mano, has­ta la apa­ri­ción de múl­ti­ples ra­zas siem­pre des­ti­na­das a cum­plir una fun­ción: com­pa­ñía, be­lle­za, res­ca­te, vi­gi­lan­cia, ca­za... “¿Sa­béis qué ne­ce­si­ta un pe­rro pa­ra ser fe­liz?” pregunta Ma­riano. La llu­via de res­pues­tas, siem­pre ocu­rren­tes, no se ha­ce es­pe­rar. Lo que ne­ce­si­ta Ke­nia, que es­pe­ra en el pa­tio jun­to a Jo­sé Ma­nuel, su adies­tra­dor, es ju­gar con los ni­ños, em­pe­zar la ac­ti­vi­dad. No son las per­di­ces o co­ne­jos de la cam­pi­ña cor­do­be­sa pe­ro su ener­gía, sus ri­sas y sus ca­ri­cias tam­bién son una ale­gría pa­ra es­ta pe­rra ca­za­do­ra que, ade­más, es Cam­peo­na de Es­pa­ña de Mor­fo­lo­gía. Fi­na­li­za el ta­ller de adies­tra­mien­to bá­si­co. La ho­ra ha pa­sa­do vo­lan­do. Los alum­nos del “Hur­ta­do de Mendoza” han apren­di­do có­mo cui­dar a un pe­rro aten­dien­do sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, apor­tán­do­le mo­ti­va­ción y un rol den­tro de su fa­mi­lia. Des­de ha­ce tres años, la Cam­pa­ña “Mi Pe­rro es de Ca­za” via­ja por to­da An­da­lu­cía. En su pe­ri­plo, los mo­ni­to­res de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za han for­ma­do a más de 2.500 ni­ños de 30 co­le­gios. “Jun­to al dis­fru­te de los ni­ños y las mu­chas pre­gun­tas que re­ci­bi­mos, mu­chas ve­ces la sa­tis­fac­ción vie­ne por el la­do de los pro­fe­so­res, quie­nes aca­ban su­peran­do los pre­jui­cios y fe­li­ci­tán­do­nos por el con­te­ni­do de la ac­ti­vi­dad” ex­pli­ca Ma­riano Cas­te­jón, mo­ni­tor de la par­te teó­ri­ca. “El ver­da­de­ro ca­za­dor, real­men­te el úni­co que exis­te, siem­pre es­tá ha­bi­li­ta­do pa­ra ha­blar de te­nen­cia res­pon­sa­ble por­que tie­ne co­mo prin­ci­pio cui­dar y amar a sus pe­rros” apun­ta Jo­sé Ma­ría Man­che­ño, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za, que a tra­vés de la Cam­pa­ña “Mi Pe­rro es de Ca­za” tra­ta de di­vul­gar, tan­to de ma­ne­ra in­ter­na co­mo ex­ter­na, los ver­da­de­ros va­lo­res del ca­za­dor en su re­la­ción con sus pe­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.