ELO­GIO DEL GE­NIO

Al es­cu­char a Juan Die­go Flórez se ve­nían a la ca­be­za las pin­ce­la­das li­ge­rí­si­mas de Ve­láz­quez co­mo un aria re­ci­ta­da por aba­jo

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO RO­BLES

ES­CU­CHAR a Juan Die­go Flórez, uno de los me­jo­res te­no­res del mun­do, es re­co­no­cer el ge­nio allí don­de se en­cuen­tra. No nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la ca­li­dad ar­tís­ti­ca, sino a al­go más su­bli­me y más pro­fun­do al mis­mo tiem­po. El ge­nio es lo inefa­ble, eso que los fla­men­cos lla­ma­mos el án­gel o el duen­de, el pe­lliz­co que due­le por den­tro y nos vi­vi­fi­ca por fue­ra. El ge­nio no es­tá ocul­to en nin­gu­na lám­pa­ra: el ge­nio es la lám­pa­ra que alum­bra la ti­nie­bla en la que nos su­mer­gie­ron cuan­do vi­mos la luz y su re­ver­so, que es la som­bra. El ge­nio pue­de con to­do y no pue­de con la muer­te. Pro­vo­ca la ca­tar­sis que nos li­be­ra por un mo­men­to de la an­gus­tia que nos acom­pa­ña co­mo una com­pa­ñe­ra fiel que ja­más nos aban­do­na­rá. Y nos di­bu­ja esa son­ri­sa que es­tá com­pues­ta por la fe­li­ci­dad y la ale­gría.

Co­rren ma­los tiem­pos pa­ra los ge­nios. La me­dio­cri­dad ha to­ma­do el man­do y no con­sien­te que na­die des­ta­que. Los que es­tá­ba­mos en el se­vi­llano tea­tro de la Maes­tran­za sa­bía­mos que nos en­con­trá­ba­mos an­te una voz di­vi­na y hu­ma­na al mis­mo tiem­po, pe­ga­da al po­der te­lú­ri­co de la tie­rra y al no sé qué de lo an­ge­li­cal. Esa voz lle­na el es­ce­na­rio y el co­ra­zón, re­co­rre la his­to­ria de la ópe­ra des­de Mo­zart has­ta Puc­ci­ni, pa­san­do por la be­lle­za sin lí­mi­tes de Mas­se­net. As­cien­de al do de pe­cho y llo­ra con la fur­ti­va lá­gri­ma que na­ce del pa­ra­dó­ji­co ma­nan­tial se­reno de la emo­ción. Por­que el ar­te es emo­ción o no es na­da. Y la be­lle­za se­rá con­vul­sa o no se­rá.

El po­pu­lis­mo im­pe­ran­te no so­por­ta a los ge­nios, a los ar­tis­tas que so­bre­sa­len, a los cien­tí­fi­cos que bri­llan, a los em­pre­sa­rios que triun­fan. Quie­ren go­ber­nar a la ma­sa do­mes­ti­ca­da y com­pra­da con ren­tas bá­si­cas que les per­mi­tan vi­vir sin tra­ba­jar. No hay me­jor ma­ne­ra de aho­gar al ge­nio an­tes de que desa­rro­lle sus po­ten­cia­li­da­des. Por­que el ge­nio no lo es por­que sí, sino por­que tra­ba­ja más que na­die, en­sa­ya más que na­die, in­ves­ti­ga más que na­die, em­pren­de más que na­die. La in­te­li­gen­cia, cuan­do se de­tie­ne, ya no es in­te­li­gen­cia. Y el ge­nio lo sa­be. Por eso el te­nor no pa­ra de en­sa­yar, de estudiar, de me­ter­se en los pa­pe­les de la ópe­ra o de can­tar el fol­klo­re de su san­gre con una gui­ta­rra en las ma­nos.

Al es­cu­char a Juan Die­go Flórez se ve­nían a la ca­be­za las pin­ce­la­das li­ge­rí­si­mas de Ve­láz­quez co­mo un aria re­ci­ta­da por aba­jo. O los ver­sos mu­si­ca­les, le­ves co­mo ar­pa de nie­ve, que Béc­quer fue re­es­cri­bien­do ha­ce un si­glo y me­dio cuan­do las tur­bas de la Glo­rio­sa que­ma­ron sus Ri­mas. Al es­cu­char al te­nor veía­mos los ne­nú­fa­res de Mo­net y el már­mol in­dul­ta­do por la mano maes­tra de Mi­guel Án­gel. Es­cu­chá­ba­mos la gra­cia de Lo­pe, la amar­gu­ra de Que­ve­do, la su­pre­ma y do­lo­ri­da in­te­li­gen­cia de Cer­van­tes. En esa voz es­tán las pa­sio­nes de Sha­kes­pea­re y la luz im­po­si­ble de Tur­ner. Por­que el ge­nio so­pla, co­mo el Es­pí­ri­tu, allí don­de quie­re o se le an­to­ja. Y quien re­ci­be ese don no es cons­cien­te de lo que tie­ne. En ese ca­so mo­ri­ría aplas­ta­do por el pe­so de la res­pon­sa­bi­li­dad o del co­no­ci­mien­to. To­do ge­nio es in­cons­cien­te. Co­mo el te­nor que des­pués de la ac­tua­ción se to­mó un tin­to con el res­to de los mor­ta­les co­mo si tal co­sa. Sin ne­ce­si­dad de co­lar­se en un be­sa­ma­nos pa­ra que le di­gan los de­más lo que no le di­ce el es­pe­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.