Puig­de­mont re­nun­cia a las eu­ro­peas «por mie­do» a ser de­te­ni­do en la Em­ba­ja­da

El par­ti­do re­cha­za que­dar su­pe­di­ta­do a la es­tra­te­gia per­so­na­lis­ta del fu­ga­do a Bru­se­las

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - SAL­VA­DOR SOSTRES

Emu­lan­do a Oriol Jun­que­ras, Car­les Puig­de­mont ha­bía de­ci­di­do pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes eu­ro­peas. Con el ar­gu­men­to de «in­ter­na­cio­na­li­zar el con­flic­to» y de «po­ner­me al ser­vi­cio de la gran cau­sa de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad», el fo­ra­ji­do de Wa­ter­loo ha­bía co­mu­ni­ca­do a los su­yos que el Par­la­men­to Eu­ro­peo se­ría el si­guien­te es­ce­na­rio don­de li­bra­ría su par­ti­cu­lar ba­ta­lla. Pe­ro el jue­ves, an­te la es­tu­pe­fac­ción de to­dos, y muy es­pe­cial­men­te de aque­llos a los que tan­tos sa­cri­fi­cios ha­bía pe­di­do y que tan al­to pre­cio es­tán pa­gan­do por ha­ber­los aco­me­ti­do, anun­ció que fi­nal­men­te no se pre­sen­ta­ría «por mie­do» a que la de­le­ga­ción de po­de­res no sir­va pa­ra re­co­ger las cre­den­cia­les «y que que­de en­ton­ces co­mo un “mier­da” por no te­ner co­jo­nes de ir a la em­ba­ja­da es­pa­ño­la a re­ti­rar­las en per­so­na».

Es nor­ma y tra­di­ción que las cre­den­cia­les se re­ti­ren en la Jun­ta Elec­to­ral de Ma­drid. Cuan­do Puig­de­mont plan­teó a sus ase­so­res que pre­ten­día ha­cer­lo me­dian­te una de­le­ga­ción de po­de­res, le ad­vir­tie­ron de que lo más pro­ba­ble era que le abor­ta­ran la ma­nio­bra y que le obli­ga­ran a ir a la em­ba­ja­da es­pa­ño­la de Bru­se­las, la ca­pi­tal del país don­de se en­cuen­tra fu­ga­do.

Otras es­pan­ta­das

Y an­te es­ta ex­pec­ta­ti­va, el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha re­ti­ra­do su can­di­da­tu­ra «por­que no quiero co­rrer el ries­go de que me arres­ten en la em­ba­ja­da», se­gún ha co­mu­ni­ca­do li­te­ral­men­te a sus per­so­nas de con­fian­za.

No es la pri­me­ra es­pan­ta­da de Puig­de­mont. El día pre­vio a de­cla­rar la in­de­pen­den­cia pi­dió fir­me­za uno por uno a los miem­bros de su go­bierno, y que per­ma­ne­cie­ran a su la­do en aque­llas ho­ras agó­ni­cas só­lo si es­ta­ban dis­pues­tos a aguan­tar la pre­sión y el su­fri­mien­to que se les ve­nía en­ci­ma. Y mien­tras la ma­yo­ría de sus con­se­je­ros y los di­ri­gen­tes de las pla­ta­for­mas de agi­ta­ción y pro­pa­gan­da, Jor­di Cui­xart y Jor­di Sán­chez, efec­ti­va­men­te aguan­ta­ron tal co­mo el pre­si­den­te les ha­bía pe­di­do, Puig­de­mont se fu­ga­ba a Bru­se­las sin avi­sar a na­die, mien­tras to­do el mun­do le es­pe­ra­ba en el pal­co de Mon­ti­lli­vi pa­ra ver có­mo el Gi­ro­na de­rro­ta­ba al Ma­drid.

Tam­bién du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre, Puig­de­mont pro­me­tió que re­gre­sa­ría a Es­pa­ña si es­ta­ba en con­di­cio­nes de go­ber­nar «por­que por ser vues­tro pre­si­den­te me­re­ce la pe­na asu­mir el ries­go de ir a la cár­cel». Otro de los le­mas que uti­li­zó pa­ra su pro­pa­gan­da fue que «ca­da vo­to vues­tro es un ki­ló­me­tro que me acer­ca a ca­sa». Tam­bién por mie­do, el mis­mo mie­do que les exi­ge no te­ner a los de­más, Puig­de­mont fal­tó a su pa­la­bra y vol­vió a de­frau­dar a los su­yos in­cum­plien­do su pro­me­sa.

Aun­que el en­fa­do es ge­ne­ral, Joa­quim Forn es el más ofen­di­do por la de­ci­sión del fo­ra­ji­do de no pre­sen­tar­se a Eu­ro­pa. Forn es pro­ba­ble­men­te quien más ries­gos ha asu­mi­do por ser útil a la es­tra­te­gia del ex­pre­si­den­te. En­ga­ña­do por Da­vid Ma­dí y por el pro­pio Puig­de­mont acep­tó ser la car­na­za, el ce­bo del «pro­cés», asu­mien­do la car­te­ra de In­te­rior jus­to en el mo­men­to en el que to­ca­ba po­ner a los Mos­sos a des­obe­de­cer. Con el ma­yor Tra­pe­ro al fren­te del cuer­po, el en­sa­yo ge­ne­ral de la des­leal­tad se pro­du­jo el 17 de agos­to y los días si­guien­tes, con la ges­tión del aten­ta­do is­la­mis­ta de las Ram­blas de Bar­ce­lo­na. Lue­go lle­gó el 20 de sep­tiem­bre y la Guar­dia Ci­vil to­ma­da co­mo rehén du­ran­te su re­gis­tro de la con­se­je­ría de Eco­no­mía; y por su­pues­to el 1 de oc­tu­bre, el día en que la cú­pu­la de Mos­sos, y una con­si­de­ra­ble fac­ción del cuer­po, ata­ca­ron a la Po­li­cía Na­cio­nal y a la Guar­dia Ci­vil pa­ra con­ver­tir­se en los cóm­pli­ces ne­ce­sa­rios del re­fe­ren­do ile­gal que tu­vo lu­gar en Ca­ta­lu­ña.

Forn no pue­de en­ten­der «a qué mie­do se re­fie­re Puig­de­mont», cuan­do no

Tras las eu­ro­peas de­be­ría re­co­ger las cre­den­cia­les Te­me que­dar co­mo un co­bar­de por no te­ner arres­tos de ir a re­co­ger las cre­den­cia­les de su es­ca­ño en el Par­la­men­to eu­ro­peo en la le­ga­ción es­pa­ño­la

La que­ja del ex­con­se­ller Forn Forn no pue­de en­ten­der «a qué mie­do se re­fie­re» cuan­do a él Puig­de­mont le pi­de ser el can­di­da­to a la Al­cal­día de Bar­ce­lo­na, al­go que le pue­de per­ju­di­car ju­di­cial­men­te

con­ten­to con ha­ber­le ex­pues­to del mo­do más in­ape­la­ble, to­da­vía es­tos días le es­tá pi­dien­do que sea el can­di­da­to de su par­ti­do a la Al­cal­día de Bar­ce­lo­na, obli­gán­do­le así a rom­per la pa­la­bra que le dio al juez Lla­re­na de que aban­do­na­ba la po­lí­ti­ca y com­pli­can­do aún más, por ob­via fal­ta de cre­di­bi­li­dad, que sus me­di­das cau­te­la­res pue­dan ser re­vi­sa­das.

Pe­ro no só­lo Forn es­tá fran­ca­men­te de­cep­cio­na­do. En la reunión de más de 12 ho­ras que man­tu­vo ayer el PDECat, pa­ra re­de­fi­nir su es­tra­te­gia, el ma­les­tar con el fu­ga­do se hi­zo evi­den­te. Un des­ta­ca­do di­ri­gen­te te­rri­to­rial de la for­ma­ción lle­gó a de­cir que «es­te hom­bre nos es­tá arrui­nan­do 40 años de his­to­ria de éxi­to. Y en­ci­ma no se po­ne al fren­te a las eu­ro­peas ¡por mie­do! ¿Pe­ro qué se ha creí­do? Hay que pa­rar­le co­mo sea».

REUTERS

Quim To­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.