Zar­zue­la pi­dió a Sán­chez que se que­da­ra con los Re­yes, y él de­ci­dió sa­lu­dar a los in­vi­ta­dos

La Ca­sa del Rey hi­zo ayer un co­mu­ni­ca­do inusual pa­ra acla­rar lo su­ce­di­do en Pa­la­cio

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS MA­DRID

El error co­me­ti­do el pa­sa­do vier­nes por el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, y su es­po­sa, Be­go­ña Gó­mez, du­ran­te la re­cep­ción que ofre­cie­ron los Re­yes en el Pa­la­cio Real al­can­zó ayer tal mag­ni­tud en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en las re­des so­cia­les, que la Ca­sa del Rey op­tó por ha­cer un co­mu­ni­ca­do a me­dia tar­de del sá­ba­do pa­ra acla­rar lo su­ce­di­do y, de pa­so, echar un ca­ble al je­fe del Eje­cu­ti­vo.

Y es que las imá­ge­nes de Pe­dro Sán­chez y su mu­jer co­lo­cán­do­se jun­to a los Re­yes en el Sa­lón del Trono del Pa­la­cio Real y dis­pues­tos a re­ci­bir con ellos el sa­lu­do de los in­vi­ta­dos a la re­cep­ción de la Fies­ta Na­cio­nal, en se­gui­da se con­vir­tie­ron en la no­ti­cia más vis­ta de la jor­na­da y esa fo­to ocu­pó la por­ta­da de ca­si to­dos los pe­rió­di­cos na­cio­na­les.

Una acla­ra­ción ex­cep­cio­nal

El in­ci­den­te al­can­zó tal mag­ni­tud que el Pa­la­cio de la Zar­zue­la op­tó por ha­cer un co­mu­ni­ca­do, al­go que es muy ex­cep­cio­nal por par­te de la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do y se re­ser­va pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les. Aun­que el mis­mo vier­nes, la Ca­sa del Rey ya ha­bía echa­do un ca­ble a Sán­chez, cuan­do ase­gu­ró que el pre­si­den­te del Go­bierno ha­bía se­gui­do «las in­di­ca­cio­nes de la Ca­sa» y, por eso, se ha­bía que­da­do «un ins­tan­te al la­do de los Re­yes», La Zar­zue­la dio un pa­so más ayer, sá­ba­do, e hi­zo pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do en el que de­cía lo mis­mo, pe­ro con más de­ta­lles.

«Si­tua­ción so­bre­ve­ni­da»

En es­te co­mu­ni­ca­do, La Zar­zue­la ca­li­fi­có lo ocu­rri­do de «ma­len­ten­di­do», y afir­mó que se pro­du­jo por una «si­tua­ción so­bre­ve­ni­da», ya que se in­di­có al pre­si­den­te del Go­bierno y a su es­po­sa que «per­ma­ne­cie­ran en el Sa­lón del Trono» con los Re­yes has­ta que los si­guien­tes in­vi­ta­dos lle­ga­ran. Sin em­bar­go, en lu­gar de que­dar­se con­ver­san­do en un co­rri­llo con Don Fe­li­pe y Do­ña Le­ti­zia, Sán­chez y a su es­po­sa de­ci­die­ron co­lo­car­se jun­to a ellos en la lí­nea de sa­lu­do, dis­pues­tos a es­tre­char sus ma­nos con las de los in­vi­ta­dos, has­ta que un miem­bro del ser­vi­cio de Pro­to­co­lo de la Ca­sa del Rey les in­di­có que ese no era su lu­gar.

Y es que, al sus­pen­der­se el des­fi­le aé­reo en el pa­seo de la Cas­te­lla­na, la pa­ra­da mi­li­tar aca­bó an­tes de lo pre­vis­to, y los Re­yes lle­ga­ron a Pa­la­cio con an­te­la­ción. Sin em­bar­go, al­gu­nas de las au­to­ri­da­des in­vi­ta­das, que se tras­la­da­ron en au­to­bu­ses, se re­tra­sa­ron y, por esa ra­zón, la Ca­sa del Rey in­di­có a Sán­chez y a su es­po­sa que, cuan­do sa­lu­da­ran a los Re­yes, se que­da­ran un ra­to con­ver­san­do con ellos has­ta que el res­to de los in­vi­ta­dos lle­ga­ran al Sa­lón del Trono. Al fi­nal, los in­vi­ta­dos lle­ga­ron a tiem­po, por lo que Sán­chez de­bía ha­ber con­ti­nua­do su ca­mino. Es­to no es al­go ex­cep­cio­nal, de he­cho, en al­gu­nas oca­sio­nes se pu­do ver al an­te­rior pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, con­ver­san­do con los Re­yes en un co­rri­llo an­tes de un «be­sa­ma­nos». Pe­ro lo que nun­ca se ha­bía vis­to has­ta aho­ra era a un pre­si­den­te del Go­bierno re­ci­bien­do jun­to a los Re­yes, co­mo in­ten­tó ha­cer Sán­chez. De he­cho, en las imá­ge­nes se pue­de ver con to­do de­ta­lle co­mo el pre­si­den­te del Go­bierno se co­lo­ca jun­to a la Rei­na y ofre­ce la mano a la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, que aca­ba­ba de sa­lu­dar a Don Fe­li­pe y a Do­ña Le­ti­zia.

En el co­mu­ni­ca­do de Zar­zue­la no se men­cio­na en nin­gún mo­men­to la in­ten­ción de que to­das las au­to­ri­da­des del Es­ta­do fue­ran a po­sar pa­ra una fo­to en ese mo­men­to, co­mo apun­tó La Mon­cloa el vier­nes pa­ra jus­ti­fi­car que Sán­chez se si­tua­ra en lí­nea con los Re­yes. Esa ver­sión, ade­más, la des­mon­ta­ba el he­cho de que es­tu­vie­ra pre­sen­te la es­po­sa de Pe­dro Sán­chez, Be­go­ña, que no es nin­gu­na au­to­ri­dad.

Otro de­ta­lle que lla­ma a la re­fle­xión es que el vier­nes La Mon­cloa res­pon­sa­bi­li­zó a La Zar­zue­la del in­ci­den­te ocu­rri­do en el Pa­la­cio Real, cuan­do has­ta aho­ra la re­la­ción en­tre am­bas ins­ti­tu­cio­nes ha­bía es­ta­do mar­ca­da por la leal­tad. Y, de he­cho, lo si­gue es­tan­do por par­te de La Zar­zue­la, que ayer op­tó por echar un ca­ble al pre­si­den­te del Go­bierno con el co­mu­ni­ca­do que re­pro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción.

Co­mu­ni­ca­do ín­te­gro

«An­te las in­ter­pre­ta­cio­nes sur­gi­das a raíz del ma­len­ten­di­do pro­du­ci­do du­ran­te el sa­lu­do de Sus Ma­jes­ta­des los Re­yes y el pre­si­den­te del Go­bierno y su es­po­sa, do­ña Be­go­ña Gó­mez, la Ca­sa de Su Ma­jes­tad el Rey quie­re acla­rar lo si­guien­te: Tal y co­mo es­ta Ca­sa in­for­mó ayer (por el vier­nes), el pre­si­den­te del Go­bierno y su es­po­sa si­guie­ron en efec­to y en to­do mo­men­to las in­di­ca­cio­nes de la Ca­sa de Su Ma­jes­tad el Rey, que fue­ron las de que per­ma­ne­cie­ran en el Sa­lón del Trono del Pa­la­cio Real con Sus Ma­jes­ta­des, has­ta que los si­guien­tes in­vi­ta­dos lle­ga­ran a las in­me­dia­cio­nes de di­cho sa­lón pa­ra pro­ce­der al tra­di­cio­nal sa­lu­do a los Re­yes.

Co­mo quie­ra que la pre­sen­cia del res­to de in­vi­ta­dos que­dó res­ta­ble­ci­da de for­ma in­me­dia­ta, el rit­mo ha­bi­tual de sa­lu­do fue re­cu­pe­ra­do sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, y se pro­du­jo la si­tua­ción so­bre­ve­ni­da a la que se ha­ce re­fe­ren­cia».

No se men­cio­na nin­gu­na fo­to La Je­fa­tu­ra del Es­ta­do no ha­ce alu­sión al­gu­na a la su­pues­ta fo­to de au­to­ri­da­des con la que Mon­cloa tra­tó de jus­ti­fi­car que Sán­chez se co­lo­ca­ra jun­to a los Re­yes

Lo que de­bía ha­ber he­cho el pre­si­den­te La Zar­zue­la in­di­có a Sán­chez que per­ma­ne­cie­ra con Don Fe­li­pe has­ta que lle­ga­ran los de­más in­vi­ta­dos y, co­mo ve­nían de­trás, de­bía ha­ber se­gui­do su ca­mino

Sán­chez y su es­po­sa se si­túan jun­to a los Re­yes y tien­den su mano a la pre­si­den­ta del Con­gre­so, el pa­sa­do vier­nes en el Pa­la­cio Real

FO­TOS:ER­NES­TO AGU­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.