Mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha en Ber­lín con­tra el ra­cis­mo

242.000 per­so­nas se ma­ni­fies­tan con­tra el cie­rre de fron­te­ras que pro­po­ne AfD

ABC (Andalucía) - - INTERNACIONAL - RO­SA­LÍA SÁN­CHEZ CO­RRES­PON­SAL EN BER­LÍN

Los or­ga­ni­za­do­res es­pe­ra­ban 40.000 asis­ten­tes, pe­ro la ma­ni­fes­ta­ción con­tra el ra­cis­mo y por una so­cie­dad abier­ta, en res­pues­ta al as­cen­so del par­ti­do an­ti­eu­ro­peo y an­ti­ex­tran­je­ros Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), ter­mi­nó reunien­do ayer en Ber­lín a 242.000 per­so­nas. Se tra­ta de un éxi­to sin pre­ce­den­tes que pu­so en la ca­lle un mo­vi­mien­to ciu­da­dano trans­ver­sal, por en­ci­ma de par­ti­dos po­lí­ti­cos e ideo­lo­gías, dis­pues­to a de­mos­trar que en Ale­ma­nia son mu­chos más los que apues­tan por la li­ber­tad y la to­le­ran­cia que los que pro­po­nen co­mo re­ce­ta so­cial el cie­rre de fron­te­ras.

«Es mi obli­ga­ción co­mo pa­dre en­se­ñar a mis hi­jos a co­lo­car­se del la­do co­rrec­to», de­cía Al­fred, ar­qui­tec­to, con un hi­jo a hom­bros y otro en la si­lli­ta. «Me­jor solidarios que só­li­dos arios», de­cía la pan­car­ta de Mo­ni­ka, es­tu­dian­te de De­re­cho que em­pu­ja­ba la si­lla de rue­das de Ma­rie, de 83 años, que sa­lió de la re­si­den­cia pa­ra asis­tir. «Es­to ya su­ce­dió una vez en Ale­ma­nia y en­ton­ces no hi­ci­mos lo su­fi­cien­te», al­can­za­ba a de­cla­rar Ma­rie tras la pan­car­ta de aper­tu­ra: «Un­teil­bar (In­di­vi­si­ble). Por una so­cie­dad abier­ta y li­bre: so­li­da­ri­dad en lu­gar de ex­clu­sión».

En torno a los camiones que ani­ma­ban la mar­cha con mú­si­ca tecno y pro­cla­mas, va­rias aso­cia­cio­nes de gays y les­bia­nas co­rea­ban «Re­sis­ten­cia, li­ber­tad». «Es la ma­ne­ra que te­ne­mos de de­cir que va­mos a plan­tar re­sis­ten­cia a quie­nes desean de­vol­ver es­te país a po­si­cio­nes na­cio­na­lis­tas. No que­rría lle­gar al ex­tre­mo de vo­tar a Mer­kel, pe­ro ha­ré to­do lo que sea ne­ce­sa­rio», ex­pli­ca­ba Leon, pia­nis­ta. «Que­re­mos abrir los ojos a per­so­nas de bue­na fe que se es­tán tra­gan­do eso de que ce­rran­do las fron­te­ras se ter­mi­na­rán los pro­ble­mas», ar­gu­men­ta­ba Lydia, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de pa­dres de un co­le­gio.

Jun­to a pan­car­tas en­vian­do a la ju­bi­la­ción a los lí­de­res de la CSU, que hoy se en­fren­tan a las ur­nas en Ba­vie­ra, on­dea­ban mul­ti­tud de ban­de­ras de la UE. «Por­que es­ta es la Ale­ma­nia en la que que­re­mos vi­vir –jus­ti­fi­ca­ba un gru­po de alum­nos de ins­ti­tu­to– qué ha­bría si­do de Ale­ma­nia en las úl­ti­mas dé­ca­das si no hu­bie­se per­te­ne­ci­do a la UE». «Es men­ti­ra que la cul­pa de to­do sea de los re­fu­gia­dos», aña­día otra chi­ca, «no es ver­dad que sean to­dos vio­la­do­res. Tam­bién hay mu­chos ale­ma­nes de­lin­cuen­tes». «Los cris­tia­nos cree­mos que to­dos so­mos hi­jos de Dios, in­de­pen­dien­te­men­te de la na­cio­na­li­dad», de­fen­día un sa­cer­do­te de San Cle­mens.

Apo­ya­ban la ma­ni­fes­ta­ción Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, aso­cia­cio­nes de ayu­da a re­fu­gia­dos, in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas, gru­pos ve­ci­na­les y me­dioam­bien­ta­les, El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, el so­cial­de­mó­cra­ta Hei­ko Maas, ca­li­fi­có de «ex­tra­or­di­na­rio men­sa­je» que «tan­tas per­so­nas mues­tren una pos­tu­ra tan cla­ra, que no nos de­ja­mos di­vi­dir, y mu­cho me­nos por los po­pu­lis­tas. Un nue­vo na­cio­na­lis­mo no so­lu­cio­na ni un so­lo pro­ble­ma».

AFP

Mi­les de per­so­nas, en la pro­tes­ta fren­te a la Puer­ta de Bran­de­bur­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.