El dengue re­apa­re­ce en Es­pa­ña ochen­ta años des­pués

La pre­sen­cia del mos­qui­to ti­gre ha­ce te­mer la apa­ri­ción de bro­tes de in­fec­cio­nes tro­pi­ca­les

ABC (Andalucía) - - SOCIEDAD - NURIA RA­MÍ­REZ DE CAS­TRO MA­DRID

Sant Cu­gat del Vallés, sep­tiem­bre de 2004. En ese mu­ni­ci­pio aco­mo­da­do de Bar­ce­lo­na se no­ti­fi­có por pri­me­ra vez la pre­sen­cia en la Pe­nín­su­la de lar­vas de «Ae­des al­bo­pic­tus», un mos­qui­to ra­ro en nues­tra la­ti­tud. Era un anun­cio es­pe­ra­do, al me­nos pa­ra los en­to­mó­lo­gos y ex­per­tos en en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les, que te­mían des­de ha­ce años la co­lo­ni­za­ción de es­ta es­pe­cie pro­ce­den­te de sel­vas asiá­ti­cas. No les preo­cu­pa­ba su pi­ca­du­ra más do­lo­ro­sa sino su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ver­tir­se en trans­mi­sor de en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les y exó­ti­cas en nues­tro país co­mo el zi­ka, el chi­kun­gun­ya o el dengue.

Des­de en­ton­ces es­te in­sec­to, bau­ti­za­do po­pu­lar­men­te co­mo «mos­qui­to ti­gre», si­gue ex­ten­dién­do­se por la Pe­nín­su­la. Lo ha he­cho por to­da la cos­ta Me­di­te­rrá­nea, don­de las tem­pe­ra­tu­ras tem­pla­das y la hu­me­dad son su me­jor cal­do de cul­ti­vo. Pe­ro tam­bién se ha in­tro­du­ci­do en el in­te­rior y se sos­pe­cha de su pre­sen­cia en el in­te­rior, en pun­tos de Ara­gón, País Vas­co y Ex­tre­ma­du­ra. El enemi­go ya es­tá den­tro y los peo­res te­mo­res se han con­fir­ma­do es­ta se­ma­na. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad in­for­mó de la de­tec­ción de los dos pri­me­ros ca­sos au­tóc­to­nos de dengue del si­glo XXI. Se tra­ta de dos fa­mi­lia­res adul­tos que con­tra­je­ron la en­fer­me­dad en agos­to mien­tras pa­sa­ban sus va­ca­cio­nes en la cos­ta de Mur­cia y Cá­diz. Y se in­ves­ti­ga un ter­cer ca­so, del mis­mo círcu­lo fa­mi­liar, pen­dien­te aún de con­fir­mar­se en el Cen­tro Na­cio­nal de Mi­cro­bio­lo­gía.

Los afec­ta­dos es­tán ya com­ple­ta­men­te res­ta­ble­ci­dos. Pe­ro su in­fec­ción po­dría ser la pun­ta del ice­berg. «Sa­bía­mos que es­to po­dría pa­sar y pue­de que otros ca­sos ha­yan pa­sa­do des­aper­ci­bi­dos en los úl­ti­mos años», ase­gu­ra Na­ta­lia Ro­drí­guez, in­ves­ti­ga­do­ra de ISG­lo­bal y mé­di­ca del Ser­vi­cio de Aten­ción al Via­je­ro In­ter­na­cio­nal del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na.

A es­ta es­pe­cia­lis­ta le preo­cu­pa que no sea­mos ca­pa­ces de con­tro­lar el vec­tor y los tres ca­sos se con­vier­tan en 200. «Es­to ha si­do una lla­ma­da de aten­ción, aho­ra se de­ben po­ner re­cur­sos», ad­vier­te.

Has­ta la fe­cha los ca­sos de dengue que se ha­bían da­do eran de tu­ris­tas con­ta­gia­dos en paí­ses don­de la in­fec­ción es en­dé­mi­ca. Aho­ra sa­be­mos que Es­pa­ña cuen­ta con los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra que flo­rez­can en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les: con­vi­vi­mos con uno de los mos­qui­tos que ac­túan co­mo vec­tor o trans­por­te de la en­fer­me­dad, te­ne­mos tem­pe­ra­tu­ras tem­pla­das y un mo­vi­mien­to im­por­tan­te de via­je­ros. Bas­ta con que el mos­qui­to ti­gre pi­que a un in­fec­ta­do

Nue­vos bro­tes «Los ca­sos de Mur­cia y Cá­diz son una lla­ma­da de aten­ción. Pue­den con­ver­tir­se en 200»

pa­ra que em­pie­ce a pro­pa­gar el vi­rus con su pi­ca­du­ra a otras per­so­nas.

Aun­que las con­di­cio­nes son otras, la si­tua­ción nos de­vuel­ve a la Es­pa­ña a prin­ci­pios del si­glo XX cuan­do la ma­la­ria y el dengue no eran ex­tra­ños en la Pe­nín­su­la. En­ton­ces eran otros in­sec­tos los vec­to­res. No exis­tía la glo­ba­li­za­ción, pe­ro sí unas ma­las con­di­cio­nes so­cia­les. Las úl­ti­mas re­fe­ren­cias de dengue en Es­pa­ña da­tan de 1939 en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, ha­ce ca­si 80 años.

Des­de en­ton­ces el vi­rus no ha­bía vuel­to a cir­cu­lar por nues­tro país por lo que «la ma­yo­ría de la po­bla­ción es sus­cep­ti­ble de pa­de­cer la en­fer­me­dad», ad­ver­tía un es­tu­dio fir­ma­do por ex­per­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad pu­bli­ca­do en la Re­vis­ta Es­pa­ño­la de Sa­lud Pú­bli­ca ha­ce cua­tro años. Asi­mis­mo se­ña­la­ba que el im­pac­to en el sec­tor tu­rís­ti­co «de­bía ser con­si­de­ra­do».

El pro­ble­ma no es so­lo el dengue que, sal­vo en ra­ras oca­sio­nes, pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma gra­ve. Tam­bién preo­cu­pan las otras en­fer­me­da­des exó­ti­cas que trans­mi­te el mos­qui­to ti­gre, des­de la chi­kun­gun­ya al zi­ka. Las tres pro­du­cen sín­to­mas di­fu­sos (fie­bre, do­lor de ca­be­za, pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res...) co­mo si fue­ran una gri­pe ba­nal, y se con­traen con una sim­ple pi­ca­du­ra. Ra­ra vez se complican, sin em­bar­go in­fec­tar­se de zi­ka du­ran­te la ges­ta­ción tam­bién pue­de pro­vo­car gra­ves mal­for­ma­cio­nes en el fe­to.

Ries­go ba­jo

Es­pa­ña no es el úni­co país eu­ro­peo preo­cu­pa­do por la lle­ga­da de in­fec­cio­nes exó­ti­cas. El mos­qui­to ti­gre ha co­lo­ni­za­do tam­bién la cos­ta del sur de Eu­ro­pa, en Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia, Croa­cia... «Es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, pe­ro no sea­mos apo­ca­líp­ti­cos. No exis­ten fron­te­ras pa­ra las en­fer­me­da­des y te­ne­mos el vec­tor trans­mi­sor. La bue­na no­ti­cia es que el ti­gre es un mos­qui­to me­nos agre­si­vo que el «Ae­des agy­pti», el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de las in­fec­cio­nes por dengue en las zo­nas ur­ba­nas y és­te no es­tá en nues­tro país. El ries­go es ba­jo», tran­qui­li­za Bea­triz Fer­nán­dez, epi­de­mió­lo­ga del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.