El cons­ti­tu­cio­na­lis­mo re­cu­pe­ra la he­ge­mo­nía cul­tu­ral

Li­bros y ci­clos de con­fe­ren­cias plan­tan ca­ra al se­ce­sio­nis­mo en el ám­bi­to so­cial

ABC (Andalucía) - - CULTURA - SER­GI DO­RIA / D. MO­RÁN BAR­CE­LO­NA

Lin­coln te­nía ra­zón: no se pue­de en­ga­ñar a to­do el mun­do to­do el tiem­po. El in­de­pen­den­tis­mo lo te­nía fá­cil pa­ra asen­tar su he­ge­mo­nía cul­tu­ral: tres dé­ca­das de in­mer­sión doc­tri­nal, me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos, edi­to­ria­les y pe­rió­di­cos sub­ven­cio­na­dos. La «uto­pía dis­po­ni­ble» –en afor­tu­na­da ex­pre­sión de la so­ció­lo­ga Ma­ri­na Su­bi­rats– del in­de­pen­den­tis­mo do­mi­nó el «cam­po de ba­ta­lla» so­cial. ¿Las ra­zo­nes? De­sidia del Es­ta­do, me­nos­pre­cio de unos, al in­fra­va­lo­rar el desafío se­ce­sio­nis­ta, mie­do de otros a ser ta­cha­dos de an­ti­ca­ta­la­nes o «bo­ti­flers».

En el pri­mer cua­trie­nio del «pro­cés» (20122015), las li­bre­rías re­bo­sa­ban de «ins­tant books» in­de­pen­den­tis­tas: li­bros de po­cas pá­gi­nas y gran­des ti­tu­la­res sin no­tas al pie. La or­gía pro­pa­gan­dís­ti­ca cul­mi­na en 2014 –Tri­cen­te­na­rio de 1714– con «Es­pa­ña con­tra Ca­ta­lu­ña», sim­po­sio di­ri­gi­do por Jau­me So­bre­qués, his­to­ria­dor del na­cio­na­lis­mo re­mu­ne­ra­do: tras di­ri­gir el Mu­seo de His­to­ria de Ca­ta­lu­ña pasó al Cen­tre de His­tò­ria Con­tem­po­rà­nia, de­pen­dien­te de vi­ce­pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat. Abrió el sim­po­sio el re­cien­te­men­te fallecido Jo­sep Fon­ta­na. Me­ses des­pués, el maes­tro de his­to­ria­do­res se arre­pin­tió de ha­ber co­la­bo­ra­do en aque­lla ini­cia­ti­va más sec­ta­ria que aca­dé­mi­ca.

En aquel mo­men­to, un gru­po de his­to­ria­do­res crí­ti­cos con la lec­tu­ra que el in­de­pen­den­tis­mo es­ta­ba ha­cien­do con la his­to­ria de Ca­ta­lu­ña ya im­pul­só un Con­gre­so de Ca­ta­la­ni­dad His­pá­ni­ca, ger­men le­jano de lo que des­de ha­ce un año se co­no­ce co­mo His­to­ria­dors de Ca­ta­lun­ya-An­to­ni de Cap- many. La pla­ta­for­ma, im­pul­sa­da por el his­to­ria­dor Ós­car Uce­da y que se ha pre­sen­ta­do es­ta mis­ma se­ma­na en Ma­drid, bus­ca plan­tar ca­ra a las ex­tem­po­rá­neas teo­rías del Ins­ti­tut de No­va His­tò­ria –sí, los que di­cen afir­man, en­tre otras lin­de­zas, que Cer­van­tes, Co­lón, San­ta Te­re­sa de Je­sús o Sha­kes­pea­re era ca­ta­la­nes– y di­fun­dir y dar a co­no­cer la his­to­ria «des­de la má­xi­ma ob­je­ti­vi­dad po­si­ble, con sen­ti­do crí­ti­co, aca­dé­mi­co, pe­ro con un len­gua­je in­te­li­gi­ble y agra­da­ble al pro­fano».

Fue­ron ellos, sin ir más le­jos, quie­nes des­mon­ta­ron el man­tra de los 131 pre­si­den­tes de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra aco­tar a diez el nú­me­ro de man­da­ta­rios del go­bierno ca­ta­lán. Así, só­lo Fran­cesc Ma­cià, Lluís Com­panys, Fran­cis­co Ji­mé­nez Are­nas, Jo­sep Ta­rra­de­llas, Jor­di Pu­jol, Pas­qual Ma­ra­gall, Jo­sé Mon­ti­lla, Ar­tur Mas y Car­les Puig­de­mont ha­brían os­ten­ta­do an­tes de Quim To­rra un car­go que el so­be­ra­nis­mo ha que­ri­do en­gor­dar co­nec­tán­do­lo con esa Dipu­tación de Ge­ne­ral o Ge­ne­ra­li­dad me­die­val a car­go del ecle­siás­ti­co de más edad.

Uce­da co­men­ta que por un la­do quie­ren «que lo que sa­le de la Aca­de­mia lle­gue al gran pú­bli­co, pa­ra rom­per la cons­truc­ción na­cio­nal del in­de­pen­den­tis­mo a tra­vés de la ma­ni­pu­la­ción de los he­chos his­tó­ri­cos».

Re­pre­sa­lia­dos

Uno de sus miem­bros, des­pués de 30 años de pro­fe­sor de his­to­ria «ha si­do re­pre­sa­lia­do y apar­ta­do de la do­cen­cia en un des­pa­cho por­que cri­ti­có un li­bro de tex­to es­cri­to por Agus­tí Al­co­be­rro, nú­me­ro dos de la ANC. El pro­fe­sor da­ba a sus alum­nos do­cu­men­ta­ción de con­tras­te so­bre afir­ma­cio­nes ra­cis­tas del li­bro». To­dos han aguan­ta­do «ata­ques per­so­na­les y de to­do ti­po, y un gran des­gas­te per­so­nal. Pe­ro he­mos le­van­ta­do la ca­be­za y la voz».

Mien­tras los in­te­lec­tua­les or­gá­ni­cos pro­por­cio­na­ban coar­ta­das al «Es­pa­ña nos ro­ba», el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo se re­or­ga­ni­za­ba de for­ma to­da­vía em­brio­na­ria: en su ver­tien­te po­lí­ti­ca, con So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na (abril de 2014); en su ver­tien­te cul­tu­ral con el CLAC (Cen­tro Li­bre de Ar­te y Cul­tu­ra). Lo di­jo Mi­riam Tey en la pre­sen­ta­ción, el 11 de fe­bre­ro de 2015: el CLAC so­na­ba «co­mo el in­te­rrup­tor de la luz» pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a la «cul­tu­ra que no si­gue los dic­ta­dos del na­cio­na­lis­mo». Ba­jo la di­rec­ción del edi­tor An­dreu Jau­me, el CLAC ha mul­ti­pli­ca­do su pro­gra­ma­ción: ca­pi­ta­li­dad cul­tu­ral de Bar­ce­lo­na en Es­pa­ña con Llu­cia Ra­mis, Lluís Bas­sets, Ser­gio Vi­la-San­juán y Mi­guel Agui­lar; his­to­ria­do­res en­tre la ma­ni­pu­la­ción y la ten­ta­ción po­lí­ti­ca por Be­noît Pe­llis­tran­di y Ri­car­do Gar­cía Cár­cel; Don Qui­jo­te en Bar­ce­lo­na, con An­drés Tra­pie­llo, Ig­na­cio Vi­da­lFolch, Ja­vier Cer­cas…

El his­to­ria­dor Jo­sé En­ri­que Rui­zDo­mè­nec inau­gu­ra­ba es­ta se­ma­na «Pen­sar la His­to­ria, ho­me­na­je a John Elliott», ci­clo en que tam­bién par­ti­ci­pan Jor­di Ca­nal y Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do. El 30 de oc­tu­bre, Elliott clau­su­ra­rá con su úl­ti­ma obra: «Ca­ta­la­nes y es­co­ce­ses. Unión y dis­cor­dia». «Hay una gran par­te de ciu­da­da­nos que en­tien­den que la cul­tu­ra no de­pen­de del lu­gar en el que ha­yas na­ci­do, sino de lo que leas y lo que ten­gas en la ca­be­za», ex­pli­ca Mi­riam Tey so­bre ese re­fu­gio cul­tu­ral que ya es CLAC.

Co­lau de­vuel­ve el di­ne­ro

Eso sí: la fal­ta de una se­de per­ma­nen­te y la ne­ce­si­dad de bus­car al­qui­lar es­pa­cios pue­de ser al­go más que una mo­les­tia, so­bre to­do cuan­do en­tra en jue­go el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na. «Nos han lle­ga­do a de­vol­ver el di­ne­ro tras ha­cer la re­ser­va al ver que éra­mos no­so­tros», des­ta­ca Tey an­tes de agra­de­cer la bue­na dis­po­si­ción de otros equi­pa­mien­tos de la ciu­dad co­mo el CCCB o de ho­te­les co­mo el Al­ba o el Cot­ton.

El Club Toc­que­vi­lle es otro «think thank» cons­ti­tu­cio­na­lis­ta que se pre­sen­tó el pa­sa­do mes de abril apa­dri­na­do tam­bién por Elliott. Im­pul­sa­do por Va­len­tí Puig e in­te­gra­do por Jor­di Ca­nal, Fe­rran Tou­tain, Po­nç Puig­de­vall o Ro­ber­to Fer­nán­dez –en­tre una lar­ga lis­ta de pro­fe­so­res, eco­no­mis­tas y crea­do­res– abo­ga por una Ca­ta­lu­ña «abier­ta y es­ta­ble, bi­lin­güe y plu­ral».

La Ca­ta­lu­ña cons­ti­tu­cio­nal ha per­di­do el mie­do a ma­ni­fes­tar su opi­nión. La bro­ma de Ta­bar­nia, pro­mo­vien­do la se­ce­sión de Bar­ce­lo­na y Ta­rra­go­na en una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te, atra­pa al se­pa­ra­tis­mo con sus pro­pios me­ca­nis­mos men­ta­les. Esa Bar­ce­lo­na «in­de­pen­di­za­da» re­ve­la la opo­si­ción en­tre el co­mar­ca­lis­mo na­cio­na­lis­ta y la ciu­dad cos­mo­po­li­ta; una ten­sión que se re­mon­ta al si­glo XIX: li­be­ra­lis­mo in­dus­trial ver­sus car­lis­mo ru­ra­lis­ta. El tiem­po de las men­ti­ras to­ca a su fin y el blo­que in­de­pen­den­tis­ta se res­que­bra­ja: es tiem­po de he­re­jías. Y de ele­gías.

Mi­les de per­so­nas se ma­ni­fes­ta­ron el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre en Bar­ce­lo­na en con­tra del in­de­pen­den­tis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.