El ra­yo de la gue­rra

Ale­jan­dro Far­ne­sio na­ció en Ro­ma y qui­so con lo­cu­ra a Es­pa­ña, la na­ción don­de se edu­có y a la que sir­vió has­ta la muer­te, tras de­jar atrás un ejér­ci­to de ad­mi­ra­do­res y detractores. De­ma­sia­do pa­ra la Es­pa­ña del XVI

ABC (Andalucía) - - CULTURA - EMI­LIO LA­RA ABC

Ro­ma non bas­ta una vi­ta. Me en­can­ta esa sen­ten­cia, esa fra­se que asu­me que una so­la vi­da es in­su­fi­cien­te pa­ra abar­car la in­con­men­su­ra­ble be­lle­za de la ca­pi­tal ita­lia­na, pa­ra co­no­cer a fon­do la ciu­dad más cau­ti­va­do­ra que co­noz­co. Y me pa­re­ce apro­pia­da pa­ra re­su­mir la bio­gra­fía de Ale­jan­dro Far­ne­sio, que na­ció en Ro­ma y qui­so con lo­cu­ra a Es­pa­ña, la na­ción don­de se edu­có y a la que sir­vió has­ta la muer­te, tras de­jar atrás un ejér­ci­to de ad­mi­ra­do­res y detractores de­bi­do a su ca­ris­ma, su ge­nia­li­dad mi­li­tar, po­lí­ti­ca y di­plo­má­ti­ca. De­ma­sia­do pa­ra la Es­pa­ña del si­glo XVI.

Vino al mun­do en 1545. En su li­na­je se en­tre­mez­cla­ban san­gre pa­pal e im­pe­rial, pues era biz­nie­to del pon­tí­fi­ce Paulo III por lí­nea pa­ter­na y nie­to de Car­los V por la ra­ma ma­ter­na. Su ma­dre, Mar­ga­ri­ta de Aus­tria, her­ma­na na­tu­ral de Fe­li­pe II, fue nom­bra­da go­ber­na­do­ra de los Paí­ses Ba­jos, y en aquel avis­pe­ro del im­pe­rio, el ni­ño Far­ne­sio apren­dió los ru­di­men­tos po­lí­ti­cos. Fe­li­pe II, su tío, dis­pu­so que Ale­jan­dro Far­ne­sio, al cum­plir 14 años, se tras­la­da­se a Es­pa­ña. En 1561, por vo­lun­tad del mo­nar­ca, el jo­ven Far­ne­sio se ins­ta­la en Al­ca­lá de He­na­res pa­ra se­guir un es­cru­pu­lo­so plan de es­tu­dios te­nien­do co­mo com­pa­ñe­ros a su tío, Juan de Aus­tria, y a su pri­mo her­mano, el prín­ci­pe Car­los, el hi­jo de Fe­li­pe II que tan­tos des­ór­de­nes men­ta­les pa­de­ció y que tan trá­gi­co fi­nal tu­vo.

Los tres mu­cha­chos, de eda­des si­mi­la­res, con­vi­vie­ron y dis­fru­ta­ron en Al­ca­lá, don­de Juan de Aus­tria des­co­lló en el apro­ve­cha­mien­to in­te­lec­tual y Ale­jan­dro Far­ne­sio en las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, pues se afi­cio­nó a la equi­ta­ción, la ca­za, la es­gri­ma y cual­quier dis­ci­pli­na re­la­cio­na­da con el ar­te de la gue­rra.

En los dul­ces años al­ca­laí­nos de co­rre­rías es­tu­dian­ti­les, un Far­ne­sio fies­te­ro, de­rro­cha­dor y aman­te de la bue­na ro­pa, se de­di­có tam­bién a rom­per co­ra­zo­nes, pues su gran atrac­ti­vo fí­si­co, su do­nai­re y don de gen­tes, lo con­vir­tie­ron en su ju­ven­tud en el hom­bre ca­ris­má­ti­co que fue has­ta el fi­nal de sus días. Se es­ta­ba ges­tan­do un lí­der de­seo­so de mos­trar su va­lía. La opor­tu­ni­dad le lle­gó en Le­pan­to.

En 1571, Juan de Aus­tria es de­sig­na­do co­man­dan­te de la Li­ga San­ta, y an­te la in­sis­ten­cia de su so­brino, le con­ce­de el man­do de tres na­ves ge­no­ve­sas. Du­ran­te la ba­ta­lla, Far­ne­sio or­de­na el abor­da­je de una ga­le­ra enemi­ga y, es­pa­da en mano, sal­ta por la bor­da y com­ba­te a los tur­cos ha­cien­do ga­la de un arro­jo que le gran­jea­rá el res­pe­to de sus sol­da­dos. Esa te­me­ri­dad y au­da­cia fren­te al enemi­go se­rán an­to­ló­gi­cas a lo lar­go de su ca­rre­ra mi­li­tar. Ha­bía na­ci­do una le­yen­da.

Éxi­tos y alian­zas

Su­ce­de­rá a Juan de Aus­tria co­mo go­ber­na­dor de Flan­des en 1578, y en aque­lla le­van­tis­ca par­ce­la del im­pe­rio, Far­ne­sio apli­ca­rá las en­se­ñan­zas po­lí­ti­cas y mi­li­ta­res re­ci­bi­das y mul­ti­pli­ca­rá su efi­ca­cia mer­ced a sus apor­ta­cio­nes per­so­na­les. Ja­más en la mo­nar­quía es­pa­ño­la un hom­bre de­mos­tra­rá ma­yor com­bi­na­ción de ha­bi­li­da­des en tan po­co tiem­po. Se re­ve­ló co­mo un su­per­do­ta­do. De he­cho, sus éxi­tos di­plo­má­ti­cos y las alian­zas efec­tua­das en Flan­des ha­cen que, de al­gún mo­do, pue­da ser con­si­de­ra­do el pre­cur­sor de Bél­gi­ca co­mo país.

Me gus­tan los li­bros, las pe­lí­cu­las y se­ries de es­pio­na­je, de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca y de tras­tien­da po­lí­ti­ca por lo mu­cho que apren­do de los me­ca­nis­mos de la con­di­ción hu­ma­na. A ve­ces, in­clu­so más que de la pro­pia vi­da. Pues me­jor que to­do ello es leer la fas­ci­nan­te bio­gra­fía de Far­ne­sio. Co­mo mi­li­tar fue una mez­cla de Rom­mel y Pat­ton. Su vi­sión es­tra­té­gi­ca y tác­ti­ca de los tea­tros de ope­ra­cio­nes re­vo­lu­cio­na­ron el ar­te de la gue­rra por com­bi­nar la as­tu­cia con la au­da­cia, la in­ge­nie­ría y la ar­ti­lle­ría y sa­car­le ren­di­mien­to a la me­jor in­fan­te­ría del mun­do: los ter­cios de la mo­nar­quía his­pá­ni­ca. Am­be­res y Maas­tricht se­rán un ejem­plo de pla­zas con- quis­ta­das gra­cias a su ge­nio. Su arro­jo era le­gen­da­rio, pues se ex­po­nía en pri­me­ra lí­nea sin que le im­por­ta­sen los ca­ño­na­zos a su al­re­de­dor o las ba­las zum­ban­do co­mo abe­jo­rros de plo­mo, ya que an­tes se sen­tía sol­da­do que ge­ne­ral. De he­cho, no du­da­ba en co­lo­car­se la ar­ma­du­ra, mon­tar a ca­ba­llo y encabezar ga­lo­pa­das con­tra los re­bel­des ho­lan­de­ses; y se arre­man­ga­ba, co­gía una pa­la y se po­nía a ca­var trin­che­ras jun­to con los sol­da­dos ra­sos an­te los des­co­lo­ca­dos ofi­cia­les de la al­ta no­ble­za de su es­ta­do ma­yor, pa­ra­li­za­dos de es­tu­por al ver­lo tra­ba­jar co­mo un gas­ta­dor más.

Era un ge­ne­ral ra­cio­nal e in­tui­ti­vo que pre­ser­va­ba la vi­da de sus hom­bres y sa­bía cuándo aren­gar­los pa­ra mo­ti­var­los, aun­que no se arre­dra­ba si te­nía que so­fo­car un mo­tín, pues en una oca­sión aga­rró por el pes­cue­zo al ca­be­ci­lla de un ter­cio ale­mán amo­ti­na­do por adeu­dár­se­le la pa­ga y lo pu­so de­ba­jo de su ca­ba­llo pa­ra que lo pa­tea­se.

Ca­la­ba a la gen­te. Era tan buen di­plo­má­ti­co co­mo es­ta­dis­ta. Co­no­cía los en­tre­si­jos psi­co­ló­gi­cos de las per­so­nas y sa­bía có­mo ca­me­lár­se­las o de­rro­tar­las a ba­se de re­com­pen­sas, so­bor­nos, ata­ques y pac­tos. Su vi­sión po­lí­ti­ca era muy mo­der­na y pre­fe­ría lle­gar a acuer­dos an­tes que li­brar com­ba­tes y de­rro­char san­gre y di­ne­ro. Hoy lo

con­si­de­ra­ría­mos un ex­cep­cio­nal di­rec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos por su olfato pa­ra co­lo­car a los hom­bres ade­cua­dos en los pues­tos re­que­ri­dos. Tan­tas vir­tu­des jun­tas eran in­so­por­ta­bles pa­ra al­gu­nos com­pa­trio­tas y, sin em­bar­go, enemi­gos. Así que los me­dio­cres y en­vi­dio­sos ma­qui­na­ban có­mo des­pres­ti­giar­lo. Es­pe­ra­ban su mo­men­to con la ob­ce­ca­ción de las ter­mi­tas.

Ho­ja de ser­vi­cios

En 1586 he­re­da de su pa­dre el du­ca­do de Par­ma, y con ese tí­tu­lo se­rá co­no­ci­do en Eu­ro­pa quien ya lo era por el so­bre­nom­bre de «El ra­yo de la gue­rra». Su ho­ja de ser­vi­cios a la Co­ro­na es­pa­ño­la era tan ex­tra­or­di­na­ria que Fe­li­pe II tu­vo en cuen­ta su opi­nión cuan­do se pla­ni­fi­có la Em­pre­sa de In­gla­te­rra.

1588 fue el año en el que la his­to­ria pu­do ha­ber cam­bia­do. El año de la Gran Ar­ma­da, la que los in­gle­ses de­no­mi­na­ron la Ar­ma­da In­ven­ci­ble.

Far­ne­sio cum­plió su co­me­ti­do. A co­mien­zos del ve­rano con­cen­tró en­tre Ca­lais y Dun­quer­que a sus ter­cios, cons­tru­yó una flo­ti­lla de bar­ca­zas y lan­chas, se apro­vi­sio­nó de mu­ni­cio­nes y ali­men­tos y es­pe­ró que la Fe­li­cí­si­ma Ar­ma­da lle­ga­se pa­ra em­bar­car a sus tro­pas, des­em­bar­car en In­gla­te­rra y con­quis­tar la is­la en po­co más de una se­ma­na. Pe­ro los ter­cios no em­bar­ca­ron en la Ar­ma­da. Los co­rreos en­via­dos en­tre los dos du­ques, el de Me­di­na Si­do­nia y el de Par­ma, no es­tu­vie­ron coor­di­na­dos. Si los ter­cios hu­bie­sen des­em­bar­ca­do en In­gla­te­rra, la ope­ra­ción an­fi­bia se con­si­de­ra­ría un pre­ce­den­te del Día D.

La fa­lli­da in­va­sión fue el de­to­nan­te que es­pe­ra­ban los ad­ver­sa­rios de Far­ne­sio, que co­men­za­ron a des­li­zar en los oí­dos del re­ce­lo­so rey in­si­dias con­tra el du­que de Par­ma, pues lo acu­sa­ban de des­viar fon­dos y de ha­cer y des­ha­cer a su an­to­jo en el Flan­des que es­tu­vo a pun­to de cohe­sio­nar y pa­ci­fi­car.

El me­siá­ni­co Fe­li­pe II se in­vo­lu­cró en las gue­rras de re­li­gión de Fran­cia pa­ra com­ba­tir al pro­tes­tan­tis­mo y, de pa­so, con­se­guir el trono fran­cés pa­ra su hi­ja Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia, así que or­de­nó a Far­ne­sio mar­char con­tra re­loj des­de Flan­des has­ta Pa­rís. Y el du­que de Par­ma vol­vió a cum­plir con éxi­to su co­me­ti­do, ayu­dan­do al ban­do ca­tó­li­co ga­lo y de­rro­tan­do al ejér­ci­to hu­go­no­te. Sin em­bar­go, su pro­ver­bial des­pre­cio por el pe­li­gro re­sul­ta­ría fa­tal pa­ra él.

En 1592, al ins­pec­cio­nar las mu­ra­llas de la ciu­dad fran­ce­sa de Cau­de­bec, re­ci­bió un ti­ro en el bra­zo. Los mé­di­cos le hi­cie­ron una cu­ra de ur­gen­cia y más tar­de le ex­tra­je­ron la ba­la de ar­ca­buz, pe­ro la he­ri­da se in­fec­ta­rá. La muer­te le lle­gó po­co an­tes de que un en­via­do de Fe­li­pe II le in­for­ma­ra de que era ce­sa­do co­mo go­ber­na­dor de Flan­des y ca­pi­tán ge­ne­ral. El des­con­fia­do rey no pu­do so­por­tar la fa­ma y el pres­ti­gio de su más fiel ser­vi­dor. Fa­lle­ció con 47 años. De­jó el pa­tri­mo­nio fa­mi­liar mer­ma­do, pues no se de­di­có a en­ri­que­cer­se, sino a ser­vir a su rey y a en­gran­de­cer a Es­pa­ña.

En mi no­ve­la «La co­fra­día de la Ar­ma­da In­ven­ci­ble» (Ed­ha­sa) qui­se si­tuar a Far­ne­sio re­vis­tan­do a los ter­cios en Dun­quer­que, can­tan­do la tro­pa que In­gla­te­rra se­ría cues­tión de un día pa­ra la in­fan­te­ría, re­cor­dan­do el du­que de Par­ma sus años do­ra­dos en Al­ca­lá de He­na­res, cuan­do las ci­güe­ñas vo­la­ban des­de sus ni­dos en los cam­pa­na­rios.

Cuan­do vuel­va a Ita­lia me gus­ta­ría vi­si­tar Par­ma. No la co­noz­co. Far­ne­sio fue en­te­rra­do allí, en la crip­ta de la igle­sia de la Ma­don­na de­lla Ste­cat­ta. Lo amor­ta­ja­ron con el há­bi­to ca­pu­chino y lo me­tie­ron en un se­ve­ro se­pul­cro de pie­dra cu­yo epi­ta­fio es Ale­xan­der. Ma­yor so­brie­dad y or­gu­llo, no ca­ben. Ge­nio y fi­gu­ra. Así se equi­pa­ra­ba al otro gran Ale­jan­dro. El Magno.

Co­mo tan­tas ve­ces con otros hom­bres, con Far­ne­sio Es­pa­ña fue más ma­dras­tra que ma­dre. De ha­ber te­ni­do una fi­gu­ra así en su his­to­ria, Fran­cia o In­gla­te­rra hu­bie­sen ro­da­do pe­lí­cu­las de signo épi­co. O Holly­wood. Pe­ro era es­pa­ñol, y la Le­yen­da Ne­gra, cons­trui­da por los paí­ses que ad­mi­ra­ban y te­mían a Es­pa­ña, con­ti­núa vi­gen­te.

Al prin­ci­pio di­je que una per­so­na­li­dad tan arro­lla­do­ra co­mo la su­ya, su­per­la­ti­va pa­ra la mi­li­cia, la po­lí­ti­ca y la di­plo­ma­cia, fue in­so­por­ta­ble pa­ra la Es­pa­ña del si­glo XVI. ¿Lo se­ría pa­ra la Es­pa­ña del si­glo XXI?

En efec­to. Ésa es la res­pues­ta.

Fi­gu­ra his­tó­ri­ca

Co­mo tan­tas ve­ces con otros hom­bres, con Far­ne­sio Es­pa­ña fue más ma­dras­tra que ma­dre

Tris­te fi­nal

Mu­rió po­co an­tes de que un en­via­do de Fe­li­pe II le in­for­ma­ra de que era ce­sa­do co­mo go­ber­na­dor de Flan­des

Un jo­ven Ale­jan­dro Far­ne­sio, III du­que de Par­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.