«No es bueno mez­clar el Pre­su­pues­to con co­sas que no tie­nen na­da que ver»

Afir­ma que no hay re­la­ción en­tre las cuen­tas pú­bli­cas y la de­ci­sión de la Abo­ga­cía del Es­ta­do de no atri­buir un de­li­to de re­be­lión a los po­lí­ti­cos se­ce­sio­nis­tas pre­sos

ABC (Andalucía) - - PORTADA - ENRIQUE SERBETO CO­RRES­PON­SAL EN BRU­SE­LAS

«La idea del Go­bierno es pre­sen­tar los Pre­su­pues­tos en di­ciem­bre»

«Es pe­li­gro­so pri­var a las au­to­no­mías del im­pues­to de las hi­po­te­cas»

In­ten­ta con­ju­gar el ri­gor y la se­rie­dad que se es­pe­ra en Bru­se­las del Go­bierno de un país im­por­tan­te co­mo Es­pa­ña con las sa­cu­di­das po­lí­ti­cas que Pe­dro Sán­chez se de­di­ca a ge­ne­rar sin pa­rar

Des­pués de una ca­rre­ra me­teó­ri­ca en la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Na­dia Cal­vi­ño (La Co­ru­ña, 1968) acep­tó el pues­to de mi­nis­tra de Eco­no­mía en un Go­bierno ines­pe­ra­do, en el que le ha to­ca­do ejer­cer el pa­pel de de­fen­so­ra de la or­to­do­xia del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad, co­mo con­tra­pe­so ca­nó­ni­co a las exi­gen­cias po­pu­lis­tas de los so­cios de Pe­dro Sán­chez. Y en es­ta la­bor, mu­chos si­guen tra­tan­do de adi­vi­nar dón­de se si­tua­ría po­lí­ti­ca­men­te es­ta bri­llan­te ges­to­ra de lo pú­bli­co, hi­ja de uno de los más po­lé­mi­cos di­rec­to­res de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la de la épo­ca de Fe­li­pe Gon­zá­lez. An­tes de te­ner que li­diar con el cam­po de mi­nas po­lí­ti­co en el que se ha me­ti­do Pe­dro Sán­chez, ella te­nía en la ca­be­za to­do el pre­su­pues­to de la UE y las es­pi­no­sas cuen­tas del Bre­xit, así que no es de ex­tra­ñar que ha­ble con cier­ta tran­qui­li­dad del rom­pe­ca­be­zas po­lí­ti­co en el que aho­ra tra­ba­ja.

—¿Cuán­do pien­sa el Go­bierno pre­sen­tar los Pre­su­pues­tos? ¿Aún cree que se­rá po­si­ble des­pués de las de­cla­ra­cio­nes hos­ti­les de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes?

—Nues­tro ob­je­ti­vo es pre­sen­tar­lo a prin­ci­pios de di­ciem­bre y, por su­pues­to, ese es el plan prin­ci­pal en el que tra­ba­ja el Go­bierno por­que cree­mos que son los Pre­su­pues­tos que Es­pa­ña ne­ce­si­ta. Es difícil en­ten­der que ha­ya gru­pos po­lí­ti­cos que se ma­ni­fies­ten no dis­pues­tos ni si­quie­ra a em­pe­zar a dis­cu­tir so­bre la ba­se de esos Pre­su­pues­tos.

—¿A qué gru­pos po­lí­ti­cos se re­fie­re?

—Me re­fie­ro a dis­tin­tos gru­pos po­lí­ti­cos que por ra­zo­nes re­la­cio­na­das o no con as­pec­tos pre­su­pues­ta­rios se ma­ni­fies­tan con­tra­rios a ni si­quie­ra tra­tar de en­con­trar ese con­sen­so. Mi­re, hay gru­pos que en prin­ci­pio de­be­rían es­tar dis­pues­tos a dis­cu­tir es­tos Pre­su­pues­tos, por­que pro­te­gen la dis­ci­pli­na fis­cal, por­que su­po­nen una re­duc­ción del dé­fi­cit, por­que hay un ajus­te es­truc­tu­ral y por­que per­mi­ten re­du­cir la deu­da. Es de­cir, que aque­llos que de­fien­den la or­to­do­xia pre­su­pues­ta­ria de­be­rían te­ner pun­tos en co­mún. Y al mis­mo tiem­po son unos Pre­su­pues­tos que per­mi­ten lle­var a ca­bo una po­lí­ti­ca so­cial y me­jo­rar la jus­ti­cia de la par­te de los in­gre­sos y eso de­be­ría tam­bién per­mi­tir la dis­cu­sión con otro la­do del es­pec­tro po­lí­ti­co. —En­tien­do que se re­fie­re al PP y a Ciu­da­da­nos y no a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. —Hay al­gu­nos par­ti­dos que no es­tán dis­pues­tos por ra­zo­nes que teó­ri­ca­men­te es­tán re­la­cio­na­das con los mis­mos Pre­su­pues­tos, y hay otros que pa­re­cen que­rer vin­cu­lar el te­ma pre­su­pues­ta­rio con otras cues­tio­nes con las que no se de­be li­gar, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de asun­tos en los que el Go-

bierno no tie­ne com­pe­ten­cia pa­ra ac­tuar, co­mo son las cues­tio­nes ju­di­cia­les. —Al­go sí que ha di­cho el Go­bierno, y no so­lo lo ha di­cho, sino que lo ha he­cho con el ges­to de la Abo­ga­cía del Es­ta­do. Eso se ha in­ter­pre­ta­do co­mo una ma­nio­bra ex­tra pre­su­pues­ta­ria pa­ra in­ten­tar ga­nar cier­tos apo­yos pa­ra los Pre­su­pues­tos. —Yo no veo una re­la­ción di­rec­ta en­tre las dos co­sas. Es­ta­mos en un mo­men­to pro­ce­sal en el que la Abo­ga­cía del Es­ta­do, por pri­me­ra vez, te­nía que ca­li­fi­car des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co de­ter­mi­na­dos ac­tos y ha ex­pre­sa­do una ca­li­fi­ca­ción so­bre la ba­se de cri­te­rios ju­rí­di­cos. No creo que eso ten­ga na­da que ver con el Pre­su­pues­to.

—Los in­de­pen­den­tis­tas ha­bían pe­di­do un ges­to y eso ha si­do un ges­to, me pa­re­ce. —Yo creo que es una ca­li­fi­ca­ción so­bre la ba­se de la eva­lua­ción ju­rí­di­ca de los he­chos que ha he­cho la Abo­ga­cía del Es­ta­do en el mo­men­to pro­ce­sal opor­tuno.

—Es de­cir, que el Go­bierno de­be­ría ha­cer aún otro ti­po de ges­tos. ¿Tie­ne que ha­cer otra co­sa más?

—So­bre es­to he ve­ni­do di­cien­do de for­ma cla­ra y cohe­ren­te que no me pa­re­ce bien mez­clar cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias con otras que no tie­nen na­da que ver.

—Pe­ro es evi­den­te que es­tán mez­cla­das si el Go­bierno quie­re de­pen­der de esos es­ca­ños. Y ha si­do el pro­pio Eje­cu­ti­vo el que ha en­tra­do en ese de­ba­te.

—Yo no lo veo así. El Go­bierno ha si­do muy cla­ro a la ho­ra de mar­car la se­pa­ra­ción de am­bas cues­tio­nes y de res­pe­tar la in­de­pen­den­cia ju­di­cial.

—¿Qué pla­zos te­ne­mos en­ton­ces pa­ra los Pre­su­pues­tos? ¿El Go­bierno se ha pues­to un lí­mi­te?

—Tra­ba­ja­mos con el pro­yec­to de que se pre­sen­ten los Pre­su­pues­tos a pri­me­ros de di­ciem­bre y se­rá en­ton­ces cuan­do se ve­rá qué op­cio­nes hay o qué de­ci­sio­nes hay que to­mar.

—¿Se­ría muy com­pli­ca­do lle­var a ca­bo los ob­je­ti­vos del Go­bierno con unos Pre­su­pues­tos pro­rro­ga­dos? —Co­mo he se­ña­la­do, esa es una op­ción pre­vis­ta en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y no se­ría la pri­me­ra vez que se uti­li­za con los ajus­tes ne­ce­sa­rios en el sis­te­ma. De mo­men­to, ya hay al­gu­nas cues­tio­nes en mar­cha, co­mo la crea­ción de las nue­vas fi­gu­ras tri­bu­ta­rias, el im­pues­to a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras y el im­pues­to di­gi­tal so­bre las gran­des pla­ta­for­mas, que nos pa­re­cen ele­men­tos im­por­tan­tes pa­ra ali­near el sis­te­ma fis­cal con el si­glo XXI y eli­mi­nar la dis­tor­sión que su­po­ne que ha­ya di­fe­ren­cias en­tre las em­pre­sas que tra­ba­jan en la eco­no­mía fí­si­ca y las que es­tán en el mun­do di­gi­tal. Esos im­pues­tos ya se es­tán tra­mi­tan­do y en las pró­xi­mas se­ma­nas se­rán enviados al Par­la­men­to.

Pla­zos «La pró­rro­ga de los Pre­su­pues­tos es una op­ción y no se­ría la pri­me­ra vez que se uti­li­za»

In­de­pen­den­tis­tas «No veo re­la­ción en­tre los Pre­su­pues­tos y la de­ci­sión de la Abo­ga­cía del Es­ta­do»

Im­pues­to hi­po­te­cas «Pri­var a las co­mu­ni­da­des de ese re­cur­so po­ne en pe­li­gro su ca­pa­ci­dad pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos»

—¿Y el au­men­to de co­ti­za­cio­nes en la zo­na al­ta del IRPF? —Aque­llas mo­di­fi­ca­cio­nes que se tu­vie­ran que ha­cer en la ley de Pre­su­pues­tos se ha­rían me­dian­te el cau­ce nor­ma­ti­vo opor­tuno. —Hay co­sas en es­tos Pre­su­pues­tos que lla­man la aten­ción, co­mo el del sa­la­rio mí­ni­mo, que pa­re­ce una co­sa bue­na, pe­ro tam­bién hay ex­per­tos, in­clu­so el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, que ad­vier­ten de que no se co­no­cen los efec­tos que pue­de te­ner so­bre el em­pleo una subida tan im­por­tan­te. ¿No le da mie­do que es­to ten­ga efec­tos ines­pe­ra­dos? —Pues pre­ci­sa­men­te ven­go de un de­ba­te en uno de los fo­ros más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa, Brue­gel, don­de el di­rec­tor ha di­cho, y no he si­do yo quien se lo ha pe­di­do, que es ne­ce­sa­rio re­vi­sar los mo­de­los y la li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca so­bre el sa­la­rio mí­ni­mo, por­que mu­chas de las pre­vi­sio­nes teó­ri­cas no se han re­fle­ja­do en la reali­dad. La evi­den­cia que exis­te es mix­ta, unos mo­de­los con­clu­yen que pue­de ha­ber un im­pac­to ne­ga­ti­vo y otros no. Lo que sí es cier­to es que en Es­pa­ña hay un sa­la­rio mí­ni­mo por de­ba­jo de los de nues­tro en­torno, que ha ha­bi­do una caí­da de los sa­la­rios en los úl­ti­mos años, que ca­si el 70% de las per­so­nas que per­ci­ben el sa­la­rio mí­ni­mo son mu­je­res y que se tra­ta de una me­di­da im­por­tan­te den­tro de una po­lí­ti­ca de re­cu­pe­ra­ción de de­re­chos y me­jo­ra de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las per­so­nas, que ade­más no de­be ser vis­ta ais­la­da­men­te por­que vie­ne acom­pa­ña­da de una se­rie de pla­nes y de ac­tua­cio­nes que tam­bién ser­vi­rán pa­ra ma­xi­mi­zar su im­pac­to po­si­ti­vo. —Lo de­cía por al­gu­nas co­sas que han lla­ma­do mu­cho la aten­ción, co­mo la re­per­cu­sión pa­ra los au­tó­no­mos. —In­de­pen­dien­te men­te del rit­mo, la subida del sa­la­rio mí­ni­mo era un acuer­do al que ha­bían lle­ga­do los agen­tes so­cia­les. Es una re­cla­ma­ción y un te­ma im­por­tan­te en tér­mi­nos de ce­rrar bre­chas y de re­du­cir la de­sigual­dad en nues­tro país. Res­pec­to a los au­tó­no­mos, el Go­bierno ha pues­to en mar­cha una se­rie de me­sas de ne­go­cia­ción con to­das las or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas, con las que hay vías de diá­lo­go pa­ra ver cuá­les son las me­jo­res for­mas de ali­near las con­tri­bu­cio­nes del co­lec­ti­vo con sus in­gre­sos rea­les y ga­ran­ti­zar que el ré­gi­men especial de au­tó­no­mos es tam­bién sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo.

—Pe­ro da la im­pre­sión de que se tra­ta­ba de una me­di­da que no ha­bía si­do bien pla­ni­fi­ca­da. —Co­mo le di­go, la subida del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal se lle­va dis­cu­tien­do des­de ha­ce tiem­po. No creo que pue­da sor­pren­der. —No la subida en sí, sino la di­men­sión es lo que pa­re­ce sor­pren­den­te. Al­go así co­mo lo que ha pa­sa­do con el dié­sel, que de re­pen­te se es­tá de­mo­ni­zan­do y na­die pa­re­ce ha­ber pre­vis­to las con­se­cuen­cias de mo­ver es­te asun­to. —La fis­ca­li­dad me­dioam­bien­tal no es al­go que es­té plan­teán­do­se so­lo en nues­tro país. En to­das par­tes se re­fle­xio­na so­bre có­mo crear los in­cen­ti­vos ade­cua­dos pa­ra fa­vo­re­cer el trán­si­to ha­cia una eco­no­mía sos­te­ni­ble des­de el pun­to de vis­ta me­dioam­bien­tal. En es­tos mo­men­tos, lo que re­sul­ta cues­tio­na­ble, a la luz de la evi­den­cia de que el dié­sel es tan per­ju­di­cial co­mo la ga­so­li­na, es si si­gue te­nien­do sen­ti­do man­te­ner los in­cen­ti­vos fis­ca­les a es­te com­bus­ti­ble. En al­gu­nos paí­ses se es­tán plan­tean­do me­di­das drás­ti­cas, co­mo prohi­bir de­ter­mi­na­do ti­po de vehícu­los en al­gu­nas ciu­da­des. Creo que la apro­xi­ma­ción del Go­bierno es pru­den­te.

—¿Va a de­vol­ver an­ti­ci­pa­da­men­te al ME­DE (Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad)? —Es­te año he­mos po­di­do de­vol­ver 3.000 mi­llo­nes más de for­ma an­ti­ci­pa­da. Es­to, jun­to con otras me­di­das de ges­tión efi­cien­te de te­so­re­ría, se orien­ta a es­te ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio que es re­du­cir la deu­da. To­do cuen­ta. Ca­da año gas­ta­mos unos 30.000 mi­llo­nes de eu­ros en pa­gar los in­tere­ses de la deu­da y esos re­cur­sos se re­traen de po­lí­ti­cas so­cia­les, de la edu­ca­ción, etc... —¿La pri­va­ti­za­ción de Ban­kia ayu­da­rá pa­ra al­can­zar ese ob­je­ti­vo? —Te­ne­mos un ca­len­da­rio que pre­vé la pri­va­ti­za­ción a fi­na­les del año pró­xi­mo. Te­ne­mos tiem­po pa­ra to­mar una de­ci­sión so­bre un ban­co que tie­ne un fun­cio­na­mien­to co­rrec­to, unos bue­nos ges­to­res y un va­lor su­pe­rior al que tie­nen en es­te mo­men­to las ac­cio­nes en el mer­ca­do. No es el mo­men­to pa­ra ven­der. —La res­pues­ta del Go­bierno a la de­ci­sión del Su­pre­mo so­bre el im­pues­to so­bre Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos pue­de aca­bar de­jan­do las co­sas co­mo an­tes si los ban­cos suben el pre­cio de las hi­po­te­cas. ¿No ha­bría si­do me­jor eli­mi­nar es­te im­pues­to pa­ra evi­tar la con­flic­ti­vi­dad? —Se tra­ta de un im­pues­to trans­fe­ri­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, for­ma par­te de su sis­te­ma de fi­nan­cia­ción. Y son las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas las que pro­veen a los ciu­da­da­nos ser­vi­cios esen­cia­les co­mo la edu­ca­ción, la sa­ni­dad, las po­lí­ti­cas so­cia­les, etc... Pri­var­las de re­cur­sos po­ne en pe­li­gro su ca­pa­ci­dad pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des y los de­re­chos de los ciu­da­da­nos.

Ban­kia «Te­ne­mos tiem­po pa­ra to­mar una de­ci­sión so­bre un ban­co que tie­ne un va­lor su­pe­rior al que le da aho­ra el mer­ca­do»

FO­TOS: JAIME GARCÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.