Gon­za­lo Fer­nán­dez de Cór­do­ba, el me­jor sol­da­do, el Gran Ca­pi­tán

Se­gun­dón de una fa­mi­lia no­ble, sus do­tes mi­li­ta­res de­mos­tra­das en Gra­na­da le lle­va­ron a con­quis­tar Ná­po­les y ser nom­bra­do virrey, an­tes de que Fernando el Ca­tó­li­co le apar­ta­se con mues­tras de des­con­fian­za

ABC (Andalucía) - - CULTURA - JOSÉ CAL­VO PO­YA­TO

Gon­za­lo Fer­nán­dez de Cór­do­ba, a quien sus sol­da­dos acla­ma­ron co­mo Gran Ca­pi­tán en el cam­po de ba­ta­lla de Ate­lla (1496), tras in­fli­gir una se­ve­ra de­rro­ta a los fran­ce­ses, na­ció en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Mon­ti­lla en 1453. El mis­mo año en que los oto­ma­nos se apo­de­ra­ban de Cons­tan­ti­no­pla. Era el se­gun­do hi­jo de don Pe­dro Fer­nán­dez de Aguilar y do­ña El­vi­ra de He­rre­ra y En­rí­quez. Por par­te ma­ter­na es­ta­ba em­pa­ren­ta­do con Fernando II de Ara­gón. Al no ser el pri­mo­gé­ni­to su fu­tu­ro era en­trar al ser­vi­cio de la Igle­sia –su fa­mi­lia in­ten­tó que pro­fe­sa­ra co­mo frai­le je­ró­ni­mo en el ce­no­bio cor­do­bés de Val­pa­raí­so– o ser un ca­pi­tán de lan­zas. Sin em­bar­go, su ex­cep­cio­nal ta­len­to mi­li­tar, pro­ba­da en la gue­rra de Gra­na­da, lo con­vir­tie­ron en un sol­da­do des­ti­na­do a ma­yo­res em­pre­sas de las que le co­rres­pon­dían por su con­di­ción de se­gun­dón.

Sus do­tes de es­tra­te­ga no fue­ron su úni­ca vir­tud. Edu­ca­do en los prin­ci­pios ca­ba­lle­res­cos de Diego de Va­le­ra, ex­pues­tos en su «Tra­ta­do de no­ble­za y fi­dal­guía», sus ac­tua­cio­nes re­ve­lan sus va­lo­res co­mo ca­ba­lle­ro: leal­tad, ho­nor, res­pe­to a la pa­la­bra da­da… Ello hi­zo que Boab­dil, el úl­ti­mo sul­tán na­za­rí, exi­gie­ra que su pri­mo­gé­ni­to, en­tre­ga­do co­mo rehén du­ran­te la ne­go­cia­ción de las ca­pi­tu­la­cio­nes de Gra­na­da, que­da­ra ba­jo la cus­to­dia de Gon­za­lo quien por en­ton­ces era alcaide de Íllo­ra.

Ter­mi­na­da aque­lla gue­rra, don­de se ha­bía for­ja­do un nom­bre, se le en­co­men­da­ba el man­do de un ejér­ci­to pa­ra de­fen­der Ná­po­les, don­de rei­na­ba una di­nas­tía me­nor de la ca­sa real de Ara­gón, que ha­bía si­do ata­ca­do por Carlos VIII de Fran­cia. Dar­le el man­do de ese ejér­ci­to –cer­ca de sie­te mil hom­bres en­tre in­fan­tes y ji­ne­tes–, le­van­tó pro­tes­tas en la cor­te por pre­fe­rir los reyes a un se­gun­dón so­bre la pri­me­ra no­ble­za y los tí­tu­los más im­por­tan­tes del reino.

Al ini­cio de es­ta cam­pa­ña su­fri­rá en Se­mi­na­ra su úni­ca de­rro­ta, al no se­guir Alfonso II, rey de Ná­po­les y je­fe su­pre­mo del ejér­ci­to, las recomendaciones de Gon­za­lo quien, en una há­bil ma­nio­bra, evi­tó un desas­tre ma­yor. Su vic­to­ria en Ate­lla obli­ga­rá a los fran­ce­ses a aban­do­nar la ca­pi­tal par­te­no­pea don­de sus tro­pas en­tra­rían triun-

fal­men­te. La cul­mi­na­ción de es­ta cam­pa­ña tu­vo co­mo es­ce­na­rio la Ro­ma de Ale­jan­dro VI, el pa­pa Bor­ja. Gon­za­lo, a quien ya se co­no­cía co­mo el Gran Ca­pi­tán, li­be­ró el puer­to de Os­tia y re­abrió el co­mer­cio por el Tí­ber, vía por la que se apro­vi­sio­na­ba Ro­ma, aca­ban­do con la es­ca­sez y el ham­bre que ha­bía azo­ta­do du­ran­te me­ses la ciu­dad. En­tró en Ro­ma en loor de mul­ti­tud, acla­ma­do co­mo un hé­roe de la an­ti­güe­dad. El Pa­pa le con­ce­dió la má­xi­ma dis­tin­ción pon­ti­fi­cia: la Ro­sa de Oro.

La po­lí­ti­ca de Fernando el Ca­tó­li­co lo lle­vó a Ita­lia por se­gun­da vez, en una cam­pa­ña desa­rro­lla­da en­tre 1501 y 1504.

Tras ex­pul­sar a los oto­ma­nos de Ce­fa­lo­nia y fre­nar su avan­ce por el Mediterráneo, des­em­bar­có en Ita­lia y se en­ce­rró en Bar­let­ta, da­da su gran in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, en es­pe­ra de re­fuer­zos pa­ra en­fren­tar­se a los fran­ce­ses. Su de­ci­sión que dio lu­gar a to­da cla­se de mal­sa­nos co­men­ta­rios en­tre las afi­la­das len­guas de mu­chos cor­te­sa­nos. Las si­len­ció ven­cien­do reite­ra­da­men­te a los fran­ce­ses, uti­li­zan­do una es­tra­te­gia que pa­sa­ba por de­vol­ver a la in­fan­te­ría un pa­pel pri­mor­dial en el com­ba­te.

Co­mo en la an­ti­güe­dad hi­cie­ron los ho­pli­tas grie­gos o las le­gio­nes ro­ma­nas. Pri­me­ro ven­ció en Ce­ri­ño­la don­de aca­bó con la flor y na­ta de la ca­ba­lle­ría fran­ce­sa, man­da­da por el jo­ven­cí­si­mo du­que de Ne­mours, que per­dió la vi­da. El Gran Ca­pi­tán en un ges­to de ca­ba­lle­ro­si­dad, pro­fu­sa­men­te re­co­gi­do por la pin­tu­ra his­to­ri­cis­ta, rin­dió ho­no­res al enemi­go muer­to. Po­co des­pués en las pan­ta­no­sas ri­be­ras del Ga­re­llano, don­de en­fer­mó de las ter­cia­nas que aca­ba­rían con su vi­da, dio el gol­pe de gra­cia al ejér­ci­to fran­cés que, re­fu­gia­do en la Gae­ta se vio obli­ga­do a ca­pi­tu­lar y dar por per­di­da la gue­rra. Ná­po­les pa­só a for­mar par­te de la Corona de Ara­gón y Gon­za­lo fue nom­bra­do virrey.

Siem­pre me atra­jo su fi­gu­ra de ven­ce­dor mag­ná­ni­mo con el ven­ci­do. Su per­fil de no­ble ca­ba­lle­ro, más allá de su cu­na aris­to­crá­ti­ca. Pe­ro so­bre to­do su leal­tad a unos prin­ci­pios y a un mo­nar­ca que no tu­vo la gran­de­za de pagarle co­mo me­re­cían sus mu­chos ser­vi­cios. Fernando el Ca­tó­li­co, uno de los reyes más glo­rio­sos de nues­tro pa­sa­do, no es­tu­vo con él a la al­tu­ra que re­que­rían las cir­cuns­tan­cias.

Fernando, tras la muer­te de la Rei­na Ca­tó­li­ca, tu­vo que aban­do­nar la re­gen­cia de Cas­ti­lla pre­sio­na­do por un sec­tor de la no­ble­za que apo­yó la subida al trono de su hi­ja Jua­na y su es­po­so, Fe­li­pe de Habs­bur­go. Te­mió, sin fun­da­men­to, que el Gran Ca­pi­tán le arre­ba­ta­se Ná­po­les. Via­jó has­ta allí y, cuan­do ren­día via­je, tu­vo no­ti­cia de la muer­te de su yerno. En Cas­ti­lla se re­cla­mó su pre­sen­cia pa­ra que asu­mie­ra, otra vez, la re­gen­cia. An­tes de re­gre­sar, re­mo­vió a Gon­za­lo del vi­rrei­na­to, pro­me­tién­do­le el maes­traz­go de San­tia­go. Nun­ca cum­plió su pro­me­sa.

Tu­vo que aban­do­nar la cor­te des­pués de re­ci­bir va­rias hu­mi­lla­cio­nes re­gias. En­tre ellas la des­truc­ción del cas­ti­llo fa­mi­liar de Mon­ti­lla, apro­ve­chan­do un desafue­ro del so­brino de Gon­za­lo, Pe­dro Fer­nán­dez de Cór­do­ba, o exi­gír­se­le cuen­tas de las su­mas re­ci­bi­das pa­ra sus cam­pa­ñas y que die­ron pie a la le­yen­da de las «Cuen­tas del Gran Ca­pi­tán». El mo­nar­ca lo nom­bró alcaide de Lo­ja, un car­go me­nor pa­ra quien ha­bía si­do virrey. El Gran Ca­pi­tán obe­de­ció una vez más. Allí, ale­ja­do de la cor­te, en un des­tie­rro en­cu­bier­to, pa­sa­ría los úl­ti­mos años de su vi­da. En 1512, tras la de­rro­ta su­fri­da por las tro­pas del rey Ca­tó­li­co a ma­nos de los fran­ce­ses en Rá­ve­na, sus alia­dos exi­gie­ron a don Fernando que el man­do del ejér­ci­to re­ca­ye­ra en el Gran Ca­pi­tán. Gon­za­lo re­ci­bió la or­den de le­van­tar un ejér­ci­to con des­tino a Ita­lia, que em­bar­ca­ría en Má­la­ga. Se­ría su ter­ce­ra cam­pa­ña, pe­ro no lle­gó a ma­te­ria­li­zar­se. El rey ha­bía ju­ga­do con él. Su ob­je­ti­vo en aquel mo­men­to es­ta­ba en Na­va­rra, cu­ya ocu­pa­ción ha­bía en­co­men­da­do al du­que de Al­ba. Se­guía des­con­fian­do del Gran Ca­pi­tán y lo so­me­tió a es­tric­ta vi­gi­lan­cia, has­ta el mo­men­to de su muer­te, acae­ci­da en 1515, co­mo con­se­cuen­cia de las fie­bres con­traí­das en las ri­be­ras del Ga­re­llano, de­fen­dien­do los in­tere­ses del rey que tan mal le pa­ga­ba.

Sus res­tos re­po­sa­ron en la igle­sia de los fran­cis­ca­nos. Más tar­de fue­ron tras­la­da­dos al mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos de Gra­na­da, don­de su es­po­sa, María Manrique, or­de­nó de­co­rar el pres­bi­te­rio con un es­plén­di­do pro­gra­ma ico­no­grá­fi­co rea­li­za­do por Ja­co­po Flo­ren­tino y cu­ya in­ter­pre­ta­ción en­cie­rra nu­me­ro­sas cla­ves acer­ca de la vi­da del sol­da­do.

No era el fi­nal del gran es­tra­te­ga que ha­bía re­vo­lu­cio­na­do la po­li­or­cé­ti­ca de su tiem­po, de­vol­vien­do a la in­fan­te­ría el pa­pel que en la an­ti­güe­dad ha­bía te­ni­do y de­ja­ba echa­dos los ci­mien­tos de lo que, po­cos años des­pués, se­rían los ter­cios de in­fan­te­ría es­pa­ño­la. Su fi­gu­ra ya des­per­tó el in­te­rés de los es­cri­to­res de su tiem­po y en los si­glos si­guien­tes au­to­res co­mo Cer­van­tes, Quevedo, Gón­go­ra o Gra­cián se re­fi­rie­ron a Gon­za­lo Fer­nán­dez de Cór­do­ba, el Gran Ca­pi­tán, co­mo mo­de­lo de ca­ba­lle­ro, sol­da­do leal y ge­nial es­tra­te­ga.

Tras la muer­te de Isa­bel la Ca­tó­li­ca Fernando tu­vo que aban­do­nar la re­gen­cia de Cas­ti­lla en fa­vor de Jua­na

Per­der Ná­po­les Fue un te­mor que le lle­vó a apar­tar al Gran Ca­pi­tán, aun­que le era fiel

ABC

«El Gran Ca­pi­tán, re­co­rrien­do el cam­po de la ba­ta­lla de Ce­ri­ño­la», de Fe­de­ri­co de Ma­dra­zo, en el Mu­seo del Pra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.