So­la­ri sa­le en de­fen­sa del ca­pi­tán

∑El téc­ni­co del Real Ma­drid es­gri­me la de­por­ti­vi­dad de Ra­mos en ple­na cam­pa­ña en su con­tra y se­ña­la que al cen­tral le han roto tres ve­ces la na­riz

ABC (Andalucía) - - DEPORTES - TO­MÁS GON­ZÁ­LEZ-MARTÍN

El pe­li­gro de la cam­pa­ña So­la­ri in­ten­ta ata­jar los ata­ques cons­tan­tes al se­vi­llano, que han pues­to una diana so­bre él

Es nue­vo en el al­to ran­go de es­te car­go, pe­ro San­tia­go So­la­ri tie­ne 42 años de fútbol y sa­be muy bien có­mo ges­tio­nar equi­pos, ju­ga­do­res y si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. Des­de que na­ció ma­mó es­te de­por­te. Su ma­dre vi­vió ro­dea­da de ba­lo­nes. Su ma­ri­do, Eduardo So­la­ri, fue un gran ju­ga­dor. Y el her­mano de su ma­ri­do, Jorge, tam­bién. San­tia­go tie­ne dos her­ma­nos, Es­te­ban y Da­vid, que tam­bién han ju­ga­do al fútbol des­de ni­ños. «Y mi pri­mo Au­gus­to». Aho­ra, San­tia­go So­la­ri de­mues­tra to­da esa ex­pe­rien­cia al man­do del Real Ma­drid. Ha­bla co­mo si lle­va­ra diez años al fren­te de la plan­ti­lla. Sa­be des­de el año 2000 que vi­ve en un club don­de cual­quier con­tra­tiem­po se con­vier­te en po­lé­mi­ca. Y ata­ca los fren­tes con la sa­bi­du­ría de quien es­cu­chó mil si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en ca­sa. El res­pon­sa­ble del Real Ma­drid ha da­do la ca­ra en de­fen­sa de su ca­pi­tán.

Ra­mos so­por­ta una cam­pa­ña en su con­tra. El gol­pe que dio con su bra­zo a Ha­vel, cen­tro­cam­pis­ta del Vik­to­ria Pil­sen, es el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de una se­rie de crí­ti­cas que co­men­zó en la úl­ti­ma fi­nal de la Cham­pions, con la ju­ga­da que su­pu­so la le­sión de Sa­lah.

El téc­ni­co ma­dri­dis­ta ha des­ta­ca­do la de­por­ti­vi­dad de Ra­mos en ple­na ba­ta­lla me­diá­ti­ca. «Ma­tón» es el úl­ti­mo in­sul­to que se ha es­cu­cha­do en la te­le­vi­sión in­gle­sa. So­la­ri res­pon­de con me­su­ra: «Ser­gio es un hom­bre va­lien­te y ho­nes­to. Es­te es un de­por­te de con­tac­to, en el que ju­ga­do­res de 80 ki­los dispu­tan ca­da ba­lón a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad. Y na­die tie­ne la na­riz más frac­tu­ra­da que Ra­mos. Creo que han si­do ya tres ve­ces. No hay ma­la in­ten­ción. Se jue­ga lim­pio, pe­ro es un de­por­te de con­tac­to».

La de­fen­sa del pre­pa­ra­dor al cen­tral se­vi­llano bus­ca de­jar las co­sas cla­ras en un mo­men­to com­pli­ca­do por la re­pe­ti­ción de los ata­ques al je­fe de cam­po del con­jun­to blanco. So­la­ri le apo­ya por­que es­tas cam­pa­ñas se trans­for­man en pe­li­gro­sas con la ex­ten­sión de las re­des so­cia­les y la ani­mad­ver­sión que se ge­ne­ra en tex­tos y de­cla­ra­cio­nes in­ten­cio­na­dos.

La asig­na­tu­ra pen­dien­te

El en­tre­na­dor co­no­ce la per­se­cu­ción que su­fre Ra­mos des­de la fi­nal de la Cham­pions. Se creó una cam­pa­ña des­de Egip­to, el país de Sa­lah, y ochen­ta mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes ame­na­za­ron al de­fen­sa es­pa­ñol. Ac­tua­cio­nes vi­ra-

les que aho­ra se fo­men­tan pa­ra con­ti­nuar­las.

Au­tor de cua­tro go­les en los 16 par­ti­dos dispu­tados es­ta tem­po­ra­da, Ra­mos es muy fuer­te men­tal­men­te y ha su­pe­ra­do esa pre­sión ex­ter­na cons­tan­te con su ex­pe­rien­cia. Su res­pues­ta a los pi­tos del Ber­na­béu con un gol a lo Pa­nen­ka de­fi­ne su ca­rác­ter. Pe­ro su en­tre­na­dor ana­li­za, de acuer­do con el club, que la per­se­ve­ran­cia en las crí­ti­cas pue­de afec­tar al de­fen­sa y al equi­po por la diana pe­ren­ne co­lo­ca­da so­bre él. Quie­re ata­jar es­ta po­lé­mi­ca.

El his­pa­len­se es el lí­der del Real Ma­drid y el aco­so so­bre él re­per­cu­te en el gru­po. Hoy se en­fren­ta­rá al Cel­ta en un par­ti­do muy im­por­tan­te pa­ra el con­jun­to blanco. Las sa­li­das son la asig­na­tu­ra pen­dien­te del cua­dro ma­dri­le­ño. So­lo su­ma una vic­to­ria, en Ge­ro­na. Em­pa­tó en San Ma­més y per­dió en el Sán­chez Piz­juán, Men­di­zo­rro­za y el Camp Nou. So­la­ri pre­ten­de rom­per hoy esa ma­la ra­cha que él pre­sen­ció des­de el Cas­ti­lla y con­se­guir su cuar­to triun­fo con­se­cu­ti­vo al ti­món del pri­mer plan­tel. Lle­va ca­tor­ce días en el pues­to y el club va­lo­ra que se ha ju­ga­do me­jor por­que ha apli­ca­do la ló­gi­ca en sus nue­vos pu­pi­los. Des­ta­ca tres fac­to­res en fa­vor del ar­gen­tino. El pri­me­ro, que ha da­do si­tio a los jó­ve­nes en un mal mo­men­to fí­si­co de los ve­te­ra­nos. El se­gun­do, que ha con­ta­do con Vi­ni­cius, Odrio­zo­la y Re­gui­lón. Y el ter­ce­ro, que ha ele­gi­do a un guar­da­me­ta ti­tu­lar, por­que la ex­pe­rien­cia de la ca­sa dicta que la al­ter­nan­cia no fun­cio­na bien. La le­ve me­jo­ría fí­si­ca ob­ser­va­da en es­tas dos se­ma­nas es otro pun­to po­si­ti­vo. Pe­ro que­da mu­cho por ha­cer en esa fa­ce­ta.

Con­ti­nua­rá co­mo téc­ni­co

La di­rec­ción de­por­ti­va de la en­ti­dad, con Flo­ren­tino Pérez, José Án­gel Sán­chez y Ra­món Mar­tí­nez al fren­te, opi­nan que So­la­ri ha lo­gra­do un cam­bio en el Real Ma­drid y de­be con­ti­nuar co­mo en­tre­na­dor. El es­tu­dio in­terno se­ña­la que el ar­gen­tino ha­ce las co­sas bien e in­ten­ta re­cu­pe­rar pau­la­ti­na­men­te la pues­ta a pun­to de sus hom­bres. Ha sen­ta­do a Mo­dric por­que el Mun­dial de Ru­sia le ha pa­sa­do una enor­me fac­tu­ra que aún no ha pa­ga­do y que el an­te­rior cuer­po téc­ni­co no su­po me­jo­rar con un tra­ba­jo fí­si­co especial. El mis­mo pro­ble­ma de for­ma se no­tó en Kroos, Va­ra­ne, Ca­se­mi­ro y Mar­ce­lo, quien cu­brió la de­fi­cien­cia con ese ta­len­to in­na­to que le per­mi­tió ata­car bien y mar­car go­les.

Si So­la­ri man­tie­ne unas coor­de­na­das ló­gi­cas de ac­tua­ción con la plan­ti­lla con­ti­nua­rá has­ta fi­nal de tem­po­ra­da, aun­que to­do de­pen­de­rá al fi­nal de los re­sul­ta­dos. Lo que ha de­mos­tra­do en ca­tor­ce días es que co­no­ce muy bien la ca­sa y ha res­pon­di­do a to­dos los fren­tes con el estilo que de­fi­ne al club. Su de­fen­sa a Ra­mos es otra prue­ba de su vi­sión de las co­sas.

El club re­fle­xio­na que la lle­ga­da, aho­ra mis­mo, de un téc­ni­co ex­terno no cam­bia­ría mu­cho la reali­dad, por­que la me­jo­ría de­pen­de de la pre­pa­ra­ción fí­si­ca de la plan­ti­lla. Y So­la­ri ha en­fo­ca­do ese asun­to.

REUTERS

Ra­mos se reivin­di­có an­te el Va­lla­do­lid con un pe­nal­ti a lo Pa­nen­ka

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.