El Atlé­ti­co re­mon­ta por or­gu­llo y fe

Go­dín, co­jo, des­ni­ve­ló un par­ti­do bravo que ga­na­ba el Ath­le­tic gra­cias a Wi­lliams

ABC (Andalucía) - - DEPORTES - JOSÉ CARLOS CARABIAS

El or­gu­llo y la fe ja­más aban­do­nan al Atlé­ti­co, en cual­quier cir­cuns­tan­cia, en las nu­me­ro­sas vic­to­rias y en las es­ca­sas de­rro­tas. An­te el Ath­le­tic re­mon­tó un par­ti­do bravo, que siem­pre tu­vo en con­tra por los go­les de Wi­lliams. De­ses­truc­tu­ra­do con Tho­mas y Saúl de cen­tra­les, el equi­po de Si­meo­ne cer­ti­fi­có un triun­fo im­pen­sa­ble en el úl­ti­mo se­gun­do con gol del co­jo Go­dín.

Du­ran­te al­gu­nos lan­ces del pri­mer ac­to, los cen­tra­les de am­bos equi­pos com­pe­tían por ale­jar el ba­lón a ca­be­za­zos. Una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. Go­dín e Íñigo Mar­tí­nez en­co­gían el cue­llo, im­pul­sa­ban el es­fé­ri­co al cie­lo y bus­ca­ban un va­lien­te que lo do­ma­se en fun­ción pre­ven­ti­va. Dos equi­pos ar­dien­tes, que bus­can y ge­ne­ran es­pa­cios en el cam­po, no re­quie­ren obli­ga­to­ria­men­te la pe­lo­ta.

La tu­vo más el Atlé­ti­co, pe­ro es co­no­ci­do el mé­to­do Si­meo­ne, se­gún el cual la es­ta­dís­ti­ca de po­se­sión so­lo es una con­jun­ción de nú­me­ros sin sen­ti­do. Con­trol de jue­go sí hu­bo por par­te del cua­dro col­cho­ne­ro, pe­ro con po­ca pro­fun­di­dad. No fue elás­ti­co el gru­po de Si­meo­ne, obs­ti­na­do en per­cu­tir sin mu­cha ima­gi­na­ción con­tra la za­ga or­ga­ni­za­da del Ath­le­tic.

El Atlé­ti­co echa de me­nos a Diego Cos­ta. To­do lo que pro­me­tía es­te fi­cha­je de éli­te, to­do lo que ofre­ció en su an­te­rior es­tan­cia, se ha des­va­ne­ci­do co­mo por ar­te de ma­gia, sin que re­sul­te con­clu­yen­te nin­gún ar­gu­men­to. Cos­ta no pa­re­ce tan ve­loz co­mo an­tes, aun­que con­ser­va su in­na­ta po­ten­cia de to­ro. Pe­ro no lle­ga en si­tua­ción ven­ta­jo­sa al re­ma­te y no lo­gra des­em­ba­ra­zar­se de sus ad­ver­sa­rios. Difícil apor­tar al­gún re­pro­che por­que Cos­ta se de­ja la vi­da en ca­da tran­ce, es­par­ce ron­chas de piel en ca­da cho­que, aun­que la evi­den­cia sal­ta a la vis­ta. No mar­ca un gol en la Li­ga des­de fe­bre­ro pa­sa­do y tam­po­co tie­ne mu­chas oca­sio­nes.

To­da la co­di­cia com­bi­na­da con la pre­ci­sión del pa­sa­do mar­tes an­te el Bo­rus­sia de Dort­mund fue ayer una ofus­ca­ción glo­bal, fal­ta de flui­dez, po­ca irrup­ción des­de la se­gun­da lí­nea y es­ca­sa pe­ne­tra­ción por los la­te­ra­les. Fi­li­pe lo in­ten­tó pe­ro no al­can­zó con fa­ci­li­dad la lí­nea de fon­do y Arias cen­tró mal unas cuan­tas ve­ces pa­ra de­ses­pe­ra­ción de sus ata­can­tes.

El Ath­le­tic vi­ve días de es­ca­sez y bas­tan­te tie­ne con man­te­ner una es­truc­tu­ra só­li­da. La em­pa­na­da de su enemi­go fa­ci­li­tó su acer­ca­mien­to al área de Oblak. Lo hi­zo de­li­be­ra­da­men- te por el flan­co de Mon­te­ro, el cha­val de 19 años que no se com­pli­có pe­ro tam­po­co apor­tó la ro­tun­di­dad que exi­ge el Cho­lo a sus cen­tra­les. Por ahí lle­gó el gol de Wi­lliams. No por ca­sua­li­dad, Cos­ta y Mon­te­ro de­ja­ron su si­tio a Vi­to­lo y Gel­son en el se­gun­do ac­to.

Lo que vino a con­ti­nua­ción fue una sin­fo­nía in cres­cen­do de ar­dor guerrero. El Atlé­ti­co cre­ció se­gún se apro­xi­ma­ba el ca­lle­jón sin sa­li­da. Tho­mas em­pe­zó su re­ci­tal con un go­la­zo sen­sa­cio­nal en un dis­pa­ro des­de Cuen­ca. Le­jos de ami­la­nar­se, el Ath­le­tic gol­peó a la con­tra en un re­tra­to ge­ne­ra­cio­nal: Wi­lliams le ga­nó la ca­rre­ra a Go­dín y ajus­tó el ti­ro an­te Oblak.

Al Atlé­ti­co le pe­sa­ban las pier­nas por el des­gas­te an­te el Dort­mund, pe­ro no pa­li­de­ció en los vein­ti­cin­co mi­nu­tos que le que­da­ban. Al con­tra­rio, ofre­ció

Tho­mas y Saúl, cen­tra­les Fue la de­ci­sión que to­mó Si­meo­ne tras la le­sión de Go­dín, quien pa­só a ju­gar de arie­te

la me­jor ver­sión de sí mis­mo. Con Go­dín le­sio­na­do e in­crus­ta­do co­mo de­lan­te­ro al estilo Ale­san­co, Si­meo­ne plan­teó la re­mon­ta­da con Tho­mas y Saúl co­mo pa­re­ja de cen­tra­les. Fue una gran idea, por­que el equi­po em­pu­jó con más ahín­co, ex­pri­mió lo me­jor de su re­per­to­rio y apli­có brío a ca­da lan­ce.

El panorama se hi­zo ago­ta­dor pa­ra el Ath­le­tic, aco­go­ta­do an­te su por­te­ro y des­pe­jan­do ba­lo­nes en ca­da pa­se aé­reo, ca­da cór­ner. El Atlé­ti­co se sin­tió có­mo­do en ese ele­men­to, el ba­rro, la llu­via, la ago­nía. Ro­dri­go em­pa­tó el par­ti­do en un per­fec­to lan­za­mien­to de cór­ner de Tho­mas, el me­jor ju­ga­dor de la noche.

Con el Ath­le­tic pá­li­do, el Atlé­ti­co apre­tó la ro­di­lla. De­ses­pe­ra­do en su afán por re­mon­tar y evi­tar una de­rro­ta, se de­jó las mue­las en ca­da en­vi­te, co­mo si fue­ra una fi­nal. En otro ba­lón pa­ra­do eje­cu­ta­do por Tho­mas, Griez­mann la pe­leó con fie­re­za y el re­bo­te aca­bó en Go­dín, co­jo, pe­ro re­suel­to, a gol. El ár­bi­tro aña­dió sus­pen­se con el VAR, pe­ro el fue­ra de jue­go no exis­tía. Y el Wan­da ex­plo­tó fe­liz.

REUTERS

Go­dín ce­le­bra su gol, el 3-2, con el sus­pen­se del re­fren­do del VAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.