NUES­TROS JÓ­VE­NES DE SENTINEL

To­da­vía no ha pa­sa­do. Pe­ro cuan­do se vi­ve en Sentinel te pue­de pa­sar cual­quier co­sa

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - HERMANN TERTSCH

EN una is­la del orien­te de la In­dia lla­ma­da Sentinel del Nor­te vi­ve una tri­bu de la que di­cen que no ha te­ni­do con­tac­to con na­die en de­ce­nas de mi­les de años. No sé có­mo se pue­de sa­ber a cien­cia cier­ta. El ca­so es que hay en esa is­la en­tre cien y qui­nien­tos in­di­vi­duos de una tri­bu neo­lí­ti­ca que han vi­vi­do a su bo­la, sin en­te­rar­se nun­ca de na­da de lo ha­bi­do en nin­gún si­tio del mun­do. Cla­ro que­dó que quieren se­guir así cuan­do ha­ce po­co qui­so vi­si­tar­los un jo­ven pre­di­ca­dor nor­te­ame­ri­cano. Ha­bía lle­ga­do de Was­hing­ton y se em­pe­ñó en que él de­bía evan­ge­li­zar a aque­lla gen­te. El re­cien­te le­van­ta­mien­to de es­ta prohi­bi­ción de vi­si­tar esas is­las fue una fa­ta­li­dad. Se­gún se acer­ca­ba en una ca­noa a Sentinel mu­rió ba­jo una llu­via de lan­zas.

Mu­chos se han reí­do del muer­to y han co­men­ta­do que si que­ría pre­di­car no le fal­ta­ba pú­bli­co al que con­ver­tir en su pro­pio país y en tan­tos otros desa­rro­lla­dos. En los que no co­rría pe­li­gro, por mucha ta­ba­rra que die­ra. Se fue a Sentinel y lo ma­ta­ron. Ha im­pre­sio­na­do la tri­bu que de­fien­de a lan­za­zos su ais­la­mien­to. John Allen Chau, que así se lla­ma­ba el pas­tor már­tir, que­ría rom­per esa bur­bu­ja por su bien. Lo que mu­chos con­si­de­ran una arro­gan­cia im­pro­pia de los tiem­pos. Pro­pug­nan que si­gan a lo su­yo has­ta que se ex­tin­gan en su inocen­cia al­go bru­ta. Sa­bien­do que no van a ser mu­cho más fe­li­ces con más in­for­ma­ción de la que tie­nen. Se les pue­de ob­ser­var desde sa­té­li­tes co­mo si fue­ran in­sec­tos en un te­rra­rio. Pe­ro otros pien­san que esos neo­lí­ti­cos son unos po­bres per­de­do­res y que de­ben com­par­tir suer­te. Y que hay que ci­vi­li­zar­los ya. No era otra la in­ten­ción del jo­ven pre­di­ca­dor que en su in­ge­nui­dad con­mo­ve­do­ra creía que es­tán en Sentinel los más ne­ce­si­ta­dos de con­sue­lo cris­tiano. Lo que es­tán es sa­tis­fe­cha­men­te des­asis­ti­dos por­que no in­tu­yen na­da de fue­ra ni de su pro­pio fu­tu­ro.

Los le­ja­nos pa­rien­tes neo­lí­ti­cos de Sentinel me han re­cor­da­do a nues­tra so­cie­dad jo­ven oc­ci­den­tal y muy en es­pe­cial es­pa­ño­la, in­ter­co­nec­ta­da to­do el día con to­do el mun­do y, sin em­bar­go, ig­no­ran­te de to­do lo que no sean sus dio­se­ci­llos lai­cos, sus fo­bias y fi­lias y sus su­pers­ti­cio­nes. Y su ro­tun­da e im­pla­ca­ble in­di­fe­ren­cia ha­cia el mun­do ex­te­rior co­mo si ja­más fue­ra a afec­tar­le. Oi­go mu­cho ese la­men­to de pa­dres, ya abue­los mu­chos, que han si­do desde el tar­do­fran­quis­mo po­lí­ti­ca­men­te ac­ti­vos o in­tere­sa­dos, por su frus­tra­ción al ver­se in­ca­pa­ces de des­per­tar en sus hi­jos un mí­ni­mo in­te­rés por los acon­te­ci­mien­tos den­tro y fue­ra del país. Y por es­ta­ble­cer in­ter­co­ne­xio­nes cau­sa­les que per­mi­tan reac­cio­nar. Aun­que ha­yan es­tu­dia­do y ten­gan sus tra­ba­jos y sus fa­mi­lias y sus in­tere­ses, se han de­sen­ten­di­do tan­to del mun­do po­lí­ti­co, con ra­zo­nes o sin ellas lo des­pre­cian tan­to que to­do lo ig­no­ran. Y to­do lo que pa­se les lle­ga­rá co­mo he­chos con­su­ma­dos irre­ver­si­bles, les co­ge­rán des­avi­sa­dos, in­de­fen­sos e iner­mes. El gus­to por las pe­que­ñas co­sas, im­pres­cin­di­ble pa­ra go­zar la vi­da, el pla­cer y el es­pec­tácu­lo se han con­ver­ti­do en la úni­ca dis­trac­ción y com­pen­sa­ción de las amar­gu­ras de la vi­da co­ti­dia­na. En es­ta dis­trac­ción per­ma­nen­te, cual­quier día ama­ne­cen con un dic­ta­dor que ri­ge sus vi­das, con una pa­tria ro­ta en cua­tro par­tes go­ber­na­das por fa­ná­ti­cos to­ta­li­ta­rios, con una sec­ta mu­sul­ma­na que con­tro­la su blo­que de vi­vien­das o una em­ba­ja­da chi­na o ru­sa que emi­te ór­de­nes co­mo an­ta­ño un vi­rrey y las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las obe­de­cen. Que han de­ci­di­do «ci­vi­li­zar­nos». To­da­vía no ha pa­sa­do. Pe­ro cuan­do se vi­ve en Sentinel te pue­de pa­sar cual­quier co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.