En­tre una co­sa y otra, pue­de de­cir­se que quien pier­de de nue­vo es An­da­lu­cía

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN -

VEA­MOS lo que hay: que­dan dos días pa­ra que abran los co­le­gios elec­to­ra­les y acer­ca de es­tos co­mi­cios an­da­lu­ces se di­bu­ja una in­cer­ti­dum­bre que me pa­re­ce un tan­to afec­ta­da. En pri­mer lu­gar, se es­pe­cu­la de for­ma ex­ce­si­va­men­te ale­gre acer­ca de la su­pues­ta in­di­fe­ren­cia por es­ta con­vo­ca­to­ria de la fau­na vo­tan­te andaluza. Da la im­pre­sión de que los lu­ga­re­ños de es­te pre­dio tan her­mo­so estuvieran re­sig­na­dos con la idea de que va a ga­nar el de siem­pre y que tam­po­co hay que mo­vi­li­zar­se en ex­ce­so, sea­mos vo­tan­tes de esa can­di­da­tu­ra o no. En se­gun­do lu­gar, los dos gran­des blo­ques pre­sen­tes en es­tas elec­cio­nes, de­re­cha e iz­quier­da, no sa­ben có­mo mo­vi­li­zar a los su­yos sin des­per­tar las an­sias del con­tra­rio y en­con­trar­se con un mo­vi­mien­to ines­pe­ra­do de vo­tan­tes a la con­tra. Cla­ra­men­te el PSOE quie­re que es­te asal­to lo sea de me­ra tran­si­ción ha­cia no se sa­be bien qué: Su­sa­na Díaz tie­ne in­te­rés en una cam­pa­ña pla­na, en la que no apa­rez­can las con­tra­dic­cio­nes que car­co­men a su par­ti­do y en la que la som­bra de es­te go­bierno de chis­te pro­yec­te el me­nor es­pa­cio po­si­ble. La de­re­cha re­par­ti­da en­tre Ciu­da­da­nos y PP tie­ne mo­ti­vos tam­bién pa­ra an­dar con pru­den­cia: los po­pu­la­res por la fra­gi­li­dad de su nue­va es­truc­tu­ra y los ri­ve­ris­tas por su pa­sa­do apo­yo al go­bierno so­cia­lis­ta re­cién des­mon­ta­do. Por si fue­ra po­co, una ter­ce­ra op­ción se pro­yec­ta co­mo la no­ve­dad vic­to­rio­sa de es­ta con­vo­ca­to­ria: una de­re­cha na­ci­da de un cos­ta­do del PP, Vox, pue­de dar la cam­pa­na­da y apa­re­cer co­mo in­vi­ta­do re­cien­te con cua­tro o cin­co par­la­men­ta­rios. La lla­ma­da de­re­cha con­fía en que los vo­tan­tes so­cia­lis­tas crean que lo tie­nen más o me­nos ga­na­do y no se mo­vi­li­cen en ex­ce­so, sa­be­do­res de que en ese ca­so no tie­nen na­da que ha­cer. La iz­quier­da, a su vez, lu­cha por ex­ci­tar a los vo­tan­tes de de­re­cha más ca­fe­te­ros pa­ra que vo­ten en re­afir­ma­ción ab­so­lu­ta y se in­cli­nen por el ex­tre­mo no­ve­do­so. Po­cos de­be­rían du­dar de la es­tra­te­gia so­cia­lis­ta: la ma­nio­bra de ex­hu­mar a Fran­co, por ejem­plo, no es más que una pro­vo­ca­ción pa­ra ha­cer cre­cer el flan­co ex­tre­mo de la de­re­cha y di­vi­dir el vo­to po­pu­lar en­tre los fie­les al PP, o lo que va­ya que­dan­do de él, y los irri­ta­dos con el go­bierno so­cia­lis­ta y la de­ri­va de la Es­pa­ña de ho­ga­ño. Y en eso es­ta­mos en las elec­cio­nes an­da­lu­zas co­mo la­bo­ra­to­rio de prue­bas.

Sea co­mo sea, Su­sa­na Díaz di­fí­cil­men­te ob­ten­drá –a no ser que el elec­to­ra­do so­cia­lis­ta hue­la el pe­li­gro y se vuel­que en las ur­nas– una ma­yo­ría se­me­jan­te a las ha­bi­tua­les del PSOE en es­te su cor­ti­jo. Eso in­vi­ta­rá a una in­du­da­ble ines­ta­bi­li­dad ya que el en­ten­di­mien­to con los po­de­mos y po­de­mas no es sen­ci­llo: ella no es Pe­dro Sán­chez y aún con­ser­va al­gu­nos prin­ci­pios ele­men­ta­les. Es­tá por ver si eso se tra­du­ce en nue­vas elec­cio­nes en mar­zo, co­sa que no ha­bría que des­car­tar, pe­ro si la su­ma de la de­re­cha en sus di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes no re­sul­ta su­fi­cien­te co­mo pa­ra im­pe­dir una re­edi­ción del can­sino so­cia­lis­mo an­da­luz, la fa­cul­tad de go­bierno que pue­da desa­rro­llar quien triun­fe se­rá, cuan­do me­nos, frá­gil, con un su­sa­nis­mo más o me­nos mo­de­ra­do (aun­que bas­tan­te inope­ran­te, co­mo se ha de­mos­tra­do) y una ex­tre­ma iz­quier­da ce­rril y re­tró­gra­da mar­cán­do­le cuer­po a cuer­po.

Ese es el pa­no­ra­ma que es­pe­ra a unos apa­ren­te­men­te abú­li­cos vo­tan­tes an­da­lu­ces. Me atre­vo a pre­de­cir una vic­to­ria so­cia­lis­ta que, años atrás, po­dría con­si­de­rar­se alar­man­te­men­te cor­ta (a ex­cep­ción del año en que Are­nas es­cri­bió pá­gi­na apar­te con sus cin­cuen­ta par­la­men­ta­rios) y un es­ce­na­rio de­li­ca­do e inú­til en el que el su­sa­nis­mo es­cri­ba sus úl­ti­mos pá­rra­fos. Sán­chez ha ga­na­do, en su par­ti­do y en el te­rri­to­rio es­pa­ñol, de­ján­do­le es­tre­cho mar­gen de ma­nio­bra. En­tre una co­sa y otra, con in­su­fi­cien­tes an­da­lu­ces par­ti­da­rios de un his­tó­ri­co e hi­gié­ni­co cam­bio en San Tel­mo, pue­de de­cir­se que quien pier­de de nue­vo es An­da­lu­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.