El gri­to Gaz­te­lue­ta

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - RAFAEL DO­MIN­GO OSLE PAM­PLO­NA MER­CE­DES TAULER MA­DRID

Hay mo­men­tos en la vi­da en los que uno sien­te la ne­ce­si­dad de gri­tar. Son mo­men­tos en los que se per­ci­be con cla­ri­dad un pe­li­gro in­mi­nen­te, pro­pio o ajeno, per­so­nal o so­cial. Se gri­ta a una per­so­na an­cia­na pa­ra evi­tar que sea atro­pe­lla­da; a un ni­ño a pun­to de caer­se a una pis­ci­na. Pe­ro tam­bién se gri­ta a una so­cie­dad en ries­go de in­jus­ti­cia. Así gri­ta­ron Lut­her King, Man­de­la o Ro­me­ro, en­tre otros. En es­tos ca­sos, gri­tar no es una fal­ta de edu­ca­ción sino una ne­ce­si­dad, in­clu­so un de­ber mo­ral. Hoy ten­go la ne­ce­si­dad de gri­tar, co­mo ser hu­mano que soy. De gri­tar a la so­cie­dad es­pa­ño­la, a po­cos me­tros de la tum­ba de Martin Lut­her King don­de me en­cuen­tro, que la pre­sun­ción de inocen­cia, la más pre­cio­sa y de­li­ca­da jo­ya que ador­na a la dig­ni­dad hu­ma­na, me­re­ce el más ex­qui­si­to de los res­pe­tos, tam­bién en tiem­pos con­vul­sos. De gri­tar que el Es­ta­do de De­re­cho no se tam­ba­lea con un de­lin­cuen­te en la ca­lle, pe­ro sí con un inocen­te en la cár­cel. Ahí ra­di­ca pre­ci­sa­men­te su gran­de­za y su li­be­ra­ción. De gri­tar que la cre­cien­te ten­sión so­cial y el fer­vien­te de­seo de po­ner pun­to fi­nal a es­te cán­cer de los abu­sos se­xua­les ja­más pue­de jus­ti­fi­car, en ins­tan­cia al­gu­na, una con­de­na ba­jo la som­bra de la du­da. De gri­tar, en fin, que nues­tra de­mo­cra­cia no se pue­de Ba­lan­za de la Jus­ti­cia con­sen­tir ni tan si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de in­cluir de nue­vo el nom­bre de un ciu­da­dano es­pa­ñol en el sa­cro­san­to ca­tá­lo­go de inocen­tes con­de­na­dos, cus­to­dia­do en el lim­bo de la Jus­ti­cia im­pe­re­ce­de­ra. El gé­ne­ro no exis­te. Es un cons­truc­to se­mán­ti­co o lin­güís­ti­co re­fe­ri­do a las pa­la­bras o co­sas, nun­ca a las per­so­nas. Es una he­rra­mien­ta de co­lec­ti­vos po­lí­ti­cos o lob­bies pa­ra in­tro­du­cir la fa­mo­sa «pers­pec­ti­va». Pa­ra ellos hay siem­pre una or­ga­ni­za­ción gu­ber­na­men­tal o no gu­ber­na­men­tal con una sub­ven­ción a mano pro­ve­nien­te de los lob­bies LGTBI pa­ra in­tro­du­cir «la fa­mo­sa pers­pec­ti­va», que he­mos com­pra­do a muy ba­jo pre­cio.

Hay di­ne­ro, mu­cho di­ne­ro, pa­ra in­tro­du­cir­lo so­bre to­do en ser­vi­cios so­cia­les mu­ni­ci­pa­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, cen­tros edu­ca­ti­vos y de­más «co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles». Y si no hay a mano un co­lec­ti­vo vul­ne­ra­ble, pues se cons­tru­ye.

Las mu­je­res hoy es­ta­mos muy mal­tra­ta­das se­mán­ti­ca­men­te. En la dispu­ta en­tre mujer y/o gé­ne­ro, es­te nos ha ro­ba­do la me­rien­da y... la iden­ti­dad. Me­nos mal que siem­pre nos que­da­rá la RAE.

Pa­re­ce men­ti­ra que sea tan di­fí­cil «pi­llar» que la mujer es una per­so­na y el gé­ne­ro un cons­truc­to que aten­ta a la dig­ni­dad de las mu­je­res por­que no es na­da. ¿Al­guien pien­sa que quien es víc­ti­ma de «vio­len­cia de gé­ne­ro» no es otra «co­sa» que una mujer que su­fre esa vio­len­cia bes­tial. Mue­ren las mu­je­res, no los gé­ne­ros.

To­da­vía re­cuer­do a mi abue­la, mujer sa­bia, que de­cía: Fu­la­ni­to o Fu­la­ni­ta es del gé­ne­ro ton­to. Pues eso. ¿Por qué nos lla­man gé­ne­ro has­ta las fe­mi­nis­tas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción? Ha­brá que ha­cer al­go: muer­te al ge­ne­ris­mo fe­mi­nis­ta y bien­ve­ni­do el mu­je­ris­mo ra­di­cal.

Otra pers­pec­ti­va

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.