Ja­pón pla­nea te­ner por­ta­vio­nes por pri­me­ra vez desde 1945

∑ La me­di­da des­pier­ta los re­ce­los de Chi­na, que ad­vier­te so­bre una «ex­pan­sión mi­li­tar»

ABC (Andalucía) - - INTERNACIONAL - M. TRILLO

Ja­pón po­dría vol­ver a con­tar con por­ta­vio­nes. A pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas al país tras su de­rro­ta en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en 1945, el Go­bierno ni­pón pla­nea adap­tar al me­nos una de sus ac­tua­les por­tae­ro­na­ves, que aho­ra úni­ca­men­te ope­ra con he­li­cóp­te­ros, pa­ra que tam­bién pue­dan ate­rri­zar y des­pe­gar en él avio­nes de ca­za. En con­cre­to, es­ta re­mo­de­la­ción per­mi­ti­ría ser­vir de pla­ta­for­ma al cen­te­nar de F-35B que, se­gún el pe­rió­di­co eco­nó­mi­co «Nik­kei», Ja­pón va a ad­qui­rir a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­em­pla­zar a sus F-15.

Las in­ten­cio­nes ja­po­ne­sas han des­per­ta­do ya las sus­pi­ca­cias de Chi­na. El Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de ese país ha ad­ver­ti­do de que esa con­ver­sión no es una sim­ple me­jo­ra en sus ca­pa­ci­da­des, sino que po­dría su­po­ner que los bu­ques pa­sen de te­ner un uso de au­to­de­fen­sa a es­tar en­fo­ca­dos ha­cia una ex­pan­sión mi­li­tar, in­for­ma «Asia Ti­mes».

La po­lé­mi­ca se da, pre­ci­sa­men­te, po­cas se­ma­nas des­pués de que el «pre­mier» de Ja­pón, Shin­zo Abe, es­ce­ni­fi­ca­ra la re­con­ci­lia­ción de su país con Chi­na en la pri­me­ra vi­si­ta de Es­ta­do de un man­da­ta­rio ni­pón a su vie­jo enemi­go desde 2011. El Mi­nis­te­rio chino ad­vier­te de que ese des­hie­lo en las re­la­cio­nes en­tre las dos na­cio­nes pue­de po­ner­se en pe­li­gro aho­ra.

El Ejecutivo de Abe pla­nea in­cluir la pre­sen­cia de por­ta­vio­nes en su flo­ta a tra­vés de la re­vi­sión de sus Di­rec­tri­ces del Pro­gra­ma de Defensa Na­cio­nal, a pe­sar de los te­mo­res que ha des­per­ta­do a que es­te ti­po de bu­ques pu­die­ra vul­ne­rar los prin­ci­pios pa­ci­fis­tas re­co­gi­dos en la Cons­ti­tu­ción.

Adap­ta­ción de bu­ques

Se­gún re­ve­ló el pa­sa­do mar­tes el mi­nis­tro de Defensa, Ta­kes­hi Iwa­ya, el Ejecutivo ni­pón re­co­ge­rá en las di­rec­tri­ces la re­for­ma del bu­que Izu­mo, una na­ve de la Ma­ri­na ja­po­ne­sa de 248 me­tros de es­lo­ra con ca­pa­ci­dad pa­ra una do­ce­na de he­li­cóp­te­ros, pa­ra que pue­da lle­var avio­nes, pa­ra lo cual se­ría ne­ce­sa­rio adap­tar la cu­bier­ta. Ade­más de la uni­dad que lle­va ese nom­bre, la Ar­ma­da ja­po­ne­sa cuen­ta con otro por­tae­ro­na­ves de la cla­se Izu­mo, lla­ma­do Ka­ga. «Es desea­ble que el Izu­mo pue­da em­plear­se lo más po­si­ble pa­ra múl­ti­ples fi­nes», se­ña­ló Iwa­ya en una rue­da de pren­sa tras una reunión del ga­bi­ne­te.

El Go­bierno de Ja­pón con­si­de­ra que el bu­que re­con­ver­ti­do, en el cual los ca­zas F-35B es­ta­dou­ni­den­ses pue­dan des­pe­gar y ate­rri­zar ver­ti­cal­men­te, es ne­ce­sa­rio pa­ra de­fen­der las re­mo­tas is­las ja­po­ne­sas del Pa­cí­fi­co. Ja­pón re­for­za­ría así su pre­sen­cia en ese océano y la co­ber­tu­ra de esas is­las, de ma­ne­ra que, en ca­so de que las ba­ses aé­reas con las que cuen­ta en esas aguas pa­ra de­fen­der­las fue­ran des­trui­das, dis­pu­sie­ra de una al­ter­na­ti­va.

Sin em­bar­go, la de­ci­sión po­dría cho­car con la po­lí­ti­ca de defensa ja­po­ne­sa pre­vis­ta en la Cons­ti­tu­ción, que li­mi­ta las ac­ti­vi­da­des de seguridad del país a las me­di­das de­fen­si­vas. Se­gún re­za el ar­tícu­lo 9 del tex­to cons­ti­tu­cio­nal sa­li­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el pue­blo ja­po­nés re­nun­cia a la gue­rra co­mo un de­re­cho so­be­rano y a la ame­na­za o al uso de la fuer­za co­mo me­dio pa­ra re­sol­ver dispu­tas in­ter­na­cio­na­les.

An­te­rio­res go­bier­nos han sos­te­ni­do que Ja­pón no pue­de po­seer «por­ta­vio­nes ofen­si­vos», que van más allá de las ne­ce­si­da­des mí­ni­mas pa­ra la au­to­de­fen­sa. Da­do que los por­ta­vio­nes se con­si­de­ran «ba­ses aé­reas mó­vi­les» y pue­den ope­rar con avio­nes de ca­za in­clu­so en zo­nas ma­rí­ti­mas dis­tan­tes, po­drían ser con­si­de­ra­dos «ofen­si­vos» de por sí. Por eso el ac­tual Go­bierno pre­fie­re evi­tar re­fe­rir­se a es­te des­truc­tor re­mo­de­la­do co­mo un «por­ta­vio­nes». A preguntas de la opo­si­ción en el Par­la­men­to, Iwa­ya ne­gó que el Go­bierno pre­ten­da con­ver­tir el bu­que Izu­mo en un por­ta­vio­nes y que el país pu­die­ra te­ner de es­ta ma­ne­ra bu­ques «ofen­si­vos». No obs­tan­te, aña­dió que la de­fi­ni­ción in­ter­na­cio­nal de un por­ta­vio­nes «tie­ne to­da­vía que ser fi­ja­da», re­co­ge «The Ja­pan Ti­mes».

De acuer­do con fuen­tes pró­xi­mas al Mi­nis­te­rio de Defensa ci­ta­das por el pe­rió­di­co ja­po­nés «Asahi Shim­bun», el Go­bierno pre­vé apro­bar en di­ciem­bre las nue­vas Di­rec­tri­ces del Pro­gra­ma de Defensa Na­cio­nal, con una in­di­ca­ción que di­ga: «El Go­bierno es­tu­dia­rá la ma­ne­ra en que avio­nes, co­mo los ca­zas, pue­dan des­pe­gar y ate­rri­zar en los bu­ques». En la prác­ti­ca, su­pon­drá re­in­tro­du­cir por­ta­vio­nes en la po­lí­ti­ca de defensa ja­po­ne­sa.

Li­mi­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el país re­nun­ció a la gue­rra y so­lo pue­de te­ner me­dios «de­fen­si­vos»

El por­tae­ro­na­ves Izu­mo, que Ja­pón quie­re adap­tar pa­ra que pue­dan des­pe­gar y ate­rri­zar avio­nes de ca­za

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.