So­la­ri, li­ber­tad pa­ra sen­tar a to­dos

∑ El club le da vía li­bre pa­ra con­se­guir que el equipo ga­ne y ob­ten­ga la re­gu­la­ri­dad per­di­da

ABC (Andalucía) - - DEPORTES - TO­MÁS GONZÁLEZ-MAR­TÍN MA­DRID

El Real Ma­drid con­quis­tó tres Cham­pions con­se­cu­ti­vas cuan­do Zi­da­ne ac­tuó sin mi­rar nom­bres y ali­neó a los fut­bo­lis­tas ne­ce­sa­rios pa­ra vol­ver a ga­nar. El equipo blan­co se en­cuen­tra hoy en una si­tua­ción si­mi­lar. La irre­gu­la­ri­dad, una en­fer­me­dad que tam­bién so­por­ta el Bar­ce­lo­na, le ha im­pe­di­do ga­nar­se el res­pe­to en la Li­ga, un res­pe­to que sí man­tie­ne en la Cham­pions. El tro­pie­zo de Moscú fue el ejem­plo de la reali­dad de un con­jun­to que es­ta­ba mal pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te y que in­ten­ta al­can­zar un es­ta­do de for­ma acep­ta­ble pa­ra vol­ver a mos­trar el po­ten­cial que po­see. El ca­so Is­co es el ejem­plo de la li­ber­tad de ac­ción que tie­ne So­la­ri pa­ra sen­tar a ju­ga­do­res con­sa­gra­dos que no rin­den a su ni­vel.

El en­tre­na­dor co­men­zó el cam­bio en Ro­ma, tras ser de­ma­sia­do «po­lí­ti­co» con la ali­nea­ción de Éi­bar, don­de ju­ga­ron nom­bres que no es­tán en for­ma. La di­rec­ción de­por­ti­va le pi­de que no ha­ga on­ces «de ves­tua­rio» y to­me de­ci­sio­nes im­por­tan­tes pa­ra sa­lir de es­te al­ti­ba­jo cons­tan­te.

El club apo­ya al en­tre­na­dor en la asun­ción de me­di­das drás­ti­cas pu­ra­men­te fut­bo­lís­ti­cas que con­si­gan el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de la en­ti­dad: ga­nar y re­cu­pe­rar la re­gu­la­ri­dad que per­mi­ta as­pi­rar a la Li­ga y a la Co­pa de Eu­ro­pa con una con­fian­za re­no­va­da en sus pro­fe­sio­na­les. El men­sa­je de la em­pre­sa es cla­ro: el fin jus­ti­fi­ca los me­dios. La plan­ti­lla lo sa­be, por­que lo vi­vió ha­ce dos años con Zi­da­ne.

¿Por qué ese des­gas­te?

Is­co ha si­do la dia­na de la po­tes­tad que po­see el técnico, pe­ro hay otros ju­ga­do­res que tam­po­co rin­den co­mo es ha­bi­tual, con­se­cuen­cia de un des­gas­te gran­dio­so la tem­po­ra­da pa­sa­da y de una ma­la pre­pa­ra­ción en la era Lo­pe­te­gui. Una in­vo­lu­ción fí­si­ca que Pin­tus in­ten­ta co­rre­gir ac­tual­men­te a mar­chas for­za­das, con­tra el re­loj y en un ca­len­da­rio que no de­ja fe­chas pa­ra eje­cu­tar una nue­va pre­tem­po­ra­da.

El cen­tro­cam­pis­ta ma­la­ci­tano ha he­cho pro­pó­si­to de en­mien­da y ha ex­pues­to a las per­so­nas que con­vi­ven con él y a cier­tos pro­fe­sio­na­les del club que desea vol­ver a ser im­por­tan­te pa­ra el Real Ma­drid y ol­vi­dar su pro­ta­go­nis­mo por un li­ti­gio des­agra­da­ble. Pre­ci­sa­men­te, él se que­ja­ba, en su egoís­mo co­mo ju­ga­dor, de ob­ser­var a otros com­pa­ñe­ros en el mis­mo es­ta­do de for­ma que él que sí eran ti­tu­la­res. Pe­ro esos co­le­gas de ves­tua­rio no de­mos­tra­ban una ca­ren­cia de ac­ti­tud que el an­da­luz sí en­se­ña­ba y que aho­ra quie­re eli­mi­nar de su ima­gen. Fran­cis­co Alar­cón no de­be ol­vi­dar un re­frán que se cum­ple his­tó­ri­ca­men­te: cuan­do las bar­bas de tu ve­cino veas cor­tar, pon las tu­yas a re­mo­jar. Va­ra­ne, Asen­sio, Mar­ce­lo, Kroos y Ba­le in­te­gran tam­bién esa lis­ta. La irre­gu­la­ri­dad de los seis no de­be per­pe­tuar­se, por­que el Real Ma­drid de­fien­de que no pue­de vol­ver a re­ga­lar la Li­ga en di­ciem­bre, co­mo su­ce­dió ha­ce un año.

La di­rec­ción de­por­ti­va no reali­zó fi­cha­jes es­pec­ta­cu­la­res el ve­rano pa­sa­do por­que desea­ba dar la opor­tu­ni­dad de to­mar el man­do a Ba­le y Ben­ze­ma, a la vez que apos­ta­ba por Mar­co Asen­sio. El de­lan­te­ro fran­cés ha si­do el úni­co fut­bo­lis­ta que res­pon­dió con una re­gu­la­ri­dad de ren­di­mien­to. Ba­le des­ta­có en par­ti­dos co­mo el de Ro­ma, pa­ra des­apa­re­cer en Éi­bar. Y Asen­sio no ha apa­re­ci­do.

Ce­ba­llos, Llo­ren­te, Val­ver­de

Los dos se en­cuen­tran en si­tua­ción de me­jo­rar. El ma­llor­quín per­dió la ti­tu­la­ri­dad que se le otor­gó ini­cial­men­te. Ba­le, Kroos, Va­ra­ne y Mar­ce­lo man­tie­nen aún la pri­ma­cía, pe­ro de­be­rán su­pe­rar sus pres­ta­cio­nes pron­to, por­que el Real Ma­drid no pue­de es­pe­rar más. No ad­mi­te per­der más pun­tos en la Li­ga y quie­re ad­ju­di­car­se el Mun­dial de Clu­bes en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos co­mo pun­to de in­fle­xión.

Hay ju­ga­do­res que lu­chan por ga­nar­se el si­tio y pro­ta­go­ni­zar ese sal­to ade­lan­te. So­la­ri cuen­ta con ellos pa­ra ha­cer el cam­bio si la si­tua­ción no pro­gre­sa. Los he­chos son la me­jor ad­ver­ten­cia. El Real Ma­drid ven­ció en Ro­ma con Lu­cas y Mar­cos Llo­ren­te en el on­ce ti­tu­lar. El ex­tre­mo ga­lle­go es un re­fe­ren­te con So­la­ri. Fe­de Val­ver­de tam­bién se en­cuen­tra en mag­ní­fi­ca for­ma. Ce­ba­llos jue­ga muy bien si le co­lo­can en su po­si­ción de in­te­rior. Y Re­gui­lón se ha ga­na­do la con­fian­za del en­tre­na­dor co­mo la­te­ral iz­quier­do. To­dos ellos as­pi­ran a ju­gar y pre­sio­nan a los ti­tu­la­res. Son can­di­da­tos a ser­lo. Hom­bres que bus­can sub­ra­yar su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.