Los CDR se pre­pa­ran pa­ra la «ofen­si­va to­tal» de ca­ra al jui­cio y sen­ten­cia del «pro­cés»

∑Han dado pa­sos or­ga­ni­za­ti­vos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra lo­grar una ma­yor efi­ca­cia en sus ac­cio­nes

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - PA­BLO MU­ÑOZ MA­DRID

«Los epi­so­dios de vio­len­cia que ha ha­bi­do has­ta aho­ra en Ca­ta­lu­ña son so­lo fue­gos ar­ti­fi­cia­les; lo real­men­te du­ro co­men­za­rá con el jui­cio y la sen­ten­cia a los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes pre­sos», afir­man fuen­tes de los Mos­sos d’Es­qua­dra con­sul­ta­das por ABC y que tra­ba­jan día a día en el se­gui­mien­to de los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR). «Pen­sa­mos que en esa eta­pa se van a vi­vir los mo­men­tos de má­xi­ma ten­sión y esos gru­pos, que des­de ha­ce al­gún tiem­po ac­túan per­fec­ta­men­te coor­di­na­dos por una es­truc­tu­ra su­pe­rior, ya tie­nen pre­pa­ra­da su es­tra­te­gia de mo­vi­li­za­ción», aña­den.

Las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, in­clui­dos los Mos­sos, so­lo es­tán par­cial­men­te preo­cu­pa­das por la reac­ción del Go­bierno ca­ta­lán al jui­cio del Tri­bu­nal Su­pre­mo. «¿Qué quie­re de­cir el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, con eso de que no va a aca­tar la sen­ten­cia? Si hay con­de­nas, ¿de ver­dad que al­guien pien­sa que va a abrir las puer­tas de las cár­ce­les? No lo ha­rá; pri­me­ro, por­que si da una or­den co­mo esa es más que di­fí­cil que cual­quier fun­cio­na­rio la cum­pla, por­que es­ta­ría co­me­tien­do un de­li­to y sa­be las con­se­cuen­cias que ten­dría pa­ra él. Y se­gun­do, por­que no es ima­gi­na­ble que se pre­sen­te en las pri­sio­nes pa­ra ser él quien per­so­nal­men­te lo ha­ga, por­que se­ría detenido de in­me­dia­to».

Cues­tión dis­tin­ta es lo que su­ce­da en las calles y si el Go­bierno ca­ta­lán apues­ta por alen­tar los ata­ques de los CDR co­mo ya hi­zo Quim To­rra a prin­ci­pios de sep­tiem­bre pa­ra pre­sio­nar al Es­ta­do. En reali­dad, es­ta es­tra­te­gia po­dría vol­ver­se tam­bién en su con­tra, pues­to que si al­go ha que­da­do cla­ro ya es que en­tre los ele­men­tos más ra­di­ca­les del in­de­pen­den­tis­mo co­mien­za a ha­ber har­taz­go por­que el dis­cur­so del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán no se tra­du­ce en he­chos con­cre­tos.

Se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das por ABC, «ha­ce mu­cho que la Ge­ne­ra­li­tat ha de­ja­do de te­ner el con­trol no ya de las calles, sino tam­bién de los CDR, que son con­tro­la­dos por or­ga­ni­za­cio­nes de la ór­bi­ta de Es­que­rra In­de­pen­den­tis­ta. Es­ta úl­ti­ma in­clu­ye tam­bién a otros gru­pos, co­mo Arran, la ra­ma ju­ve­nil de la CUP, que tie­ne una im­por­tan­te ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción». Las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad si­guen mi­nu­to a mi­nu­to to­dos los acon­te­ci­mien­tos que se vi­ven en el mun­do del in­de­pen­den­tis­mo ra­di­cal pa­ra po­der an­ti­ci­par sus mo­vi­mien­tos.

Una de las co­sas que más lla­ma la atención de las fuen­tes con­sul­ta­das es có­mo es­tos CDR «han pa­sa­do de fun­cio­nar co­mo gru­pos au­tó­no­mos y asam­blea­rios a ac­tuar de una for­ma coor­di­na­da, co­mo se ha de­mos­tra­do en al­gu­nas de las úl­ti­mas ac­cio­nes. Esa coor­di­na­ción in­di­ca que por en­ci­ma de los res­pon­sa­bles de ca­da co­mi­té hay un es­ca­lón su­pe­rior que da las ór­de­nes opor­tu­nas y que el res­to si­gue». De he­cho, de­tec­tar a ese gru­po di­ri­gen­te es aho­ra la prio­ri­dad pa­ra to­dos los Cuer­pos po­li­cia­les im­pli­ca­dos.

A se­me­jan­za de los cu­ba­nos

Los CDR na­cie­ron a ima­gen y se­me­jan­za de los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción de la Cu­ba cas­tris­ta. En un prin­ci­pio se vol­ca­ron, con éxi­to, en la or­ga­ni­za­ción del re­fe­rén­dum ile­gal del 1 de oc­tu­bre, pos­te­rior­men­te se con­vir­tie­ron en he­rra­mien­tas de con­trol so­cial con cam­pa­ñas co­mo las del la­zo ama­ri­llo y úl­ti­ma­men­te han dado un pa­so ade­lan­te pa­ra cons­ti­tuir­se co­mo van­guar­dia del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta con ac­cio­nes vio­len­tas ca­da vez me­jor or­ga­ni­za­das.

Aun­que el nú­me­ro de in­di­vi­duos Es el nú­cleo du­ro de la sec­to­rial ju­ve­nil de la Es­que­rra in­de­pen­den­tis­ta. Se or­ga­ni­zan en asam­bleas te­rri­to­ria­les que co­rres­pon­den a la «tra­di­ción his­tó­ri­ca» de los «Paï­sos Ca­ta­lans»: Te­rri­to­rial, Co­mar­cal, Lo­cal y de Ba­rrio. Ac­túan de for­ma clan­des­ti­na y gra­dúan la vio­len­cia en fun­ción de sus in­tere­ses. que los in­te­gran va­ría se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, sí se pue­de afir­mar que has­ta abril del año pa­sa­do ha­bía 285 CDR lo­ca­les, de im­por­tan­cia muy dis­tin­ta se­gún los ca­sos. Eso sí, pa­ra los ser­vi­cios de In­for­ma­ción e In­te­li­gen­cia de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad tan­to es­tos gru­pos co­mo Arran su­po­nen «una ame­na­za real pa­ra la es­ta­bi­li­dad y la paz so­cial. Ya han de­mos­tra­do te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra ar­ti­cu­lar cam­pa­ñas vio­len­tas y han pa­sa­do de un per­fil ba­jo a mo­vi­li­za­cio­nes de ca­rác­ter in­su­rrec­cio­nal que even­tual­men­te pue­den pro­vo­car un en­fren­ta­mien­to ci­vil en Ca­ta­lu­ña».

El jui­cio en el Su­pre­mo a los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes pre­sos les ofre­ce una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra ca­na­li­zar ha­cia su cau­sa el evi­den­te des­con­ten­to que hay en un sector de la po­bla­ción de Ca­ta­lu­ña por los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les abier­tos. Si el Go­bierno de To­rra no só­lo no in­ten­ta apla­car los áni­mos, sino que se man­tie­ne en su dis­cur­so ra­di­cal, es­ta­rá ali­men­tan­do las ac­cio­nes de los CDR y Arran.

Pro­tes­ta an­te el Su­pre­mo

En es­te mar­co de ac­cio­nes pre­vias a las gran­des mo­vi­li­za­cio­nes pre­vis­tas hay que en­cua­drar la de­ten­ción el pa­sa­do mar­tes en Ma­drid de ocho jó­ve­nes de Arran cuan­do pre­ten­dían ha­cer una ac­ción de pro­tes­ta an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Los he­chos se pro­du­je­ron so­bre las dos de la tar­de, cuan­do en otro pun­to de la ciu­dad el Rey en­tre­ga­ba los des­pa­chos de jue­ces a los nue­vos miem­bros de la ca­rre­ra ju­di­cial. Al día si­guien­te los ra­di­ca­les que­da­ron en li­ber­tad con car­gos y se les in­ves­ti­ga por un de­li­to de des­ór­de­nes pú­bli­cos. Por su­pues­to, los arres­ta­dos des­en­ca­de­na­ron al­gu­nas pro­tes­tas en Ca­ta­lu­ña.

Es­tra­te­gia La Ge­ne­ra­li­tat no con­tro­la la ca­lle y los gru­pos vio­len­tos han di­se­ña­do su pro­pia es­tra­te­gia

Su­ce­so­res de los Co­mi­tés de De­fen­sa del Re­fe­rén­dum, las es­truc­tu­ras crea­das pa­ra blo­quear la ac­tua­ción po­li­cial el 1-O son gru­pos au­tó­no­mos que ac­túan de for­ma coor­di­na­da, de­di­ca­dos a per­pe­trar ac­cio­nes vio­len­tas en fa­vor del se­ce­sio­nis­mo. Has­ta abril de 2018 ha­bía 285 gru­pos ac­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.