Ce­ba­llos salva a un Ma­drid en cua­dro

∑Los de So­la­ri do­mi­na­ron en la pri­me­ra par­te. La le­sión de Ben­ze­ma cam­bió las co­sas. El Betis em­pa­tó y con­tro­ló en la se­gun­da; Ce­ba­llos de­ci­dió al fi­nal

ABC (Andalucía) - - DEPORTE - HUG­HES

An­te las mu­chas ba­jas, So­la­ri res­pon­dió con ju­ven­tud. Man­dó al ban­qui­llo a dos ju­ga­do­res de pe­rí­me­tro sos­pe­cho­so co­mo Mar­ce­lo e Is­co y op­tó por Re­gui­lón y Val­ver­de. Lo de Is­co es ya una de­cla­ra­ción de­fi­ni­ti­va de gus­to fut­bo­lís­ti­co o de in­com­pa­ti­bi­li­dad que lle­va aneja la su­plen­cia na­da sor­pren­den­te de Ce­ba­llos.

Ce­ba­llos e Is­co eran el fu­tu­ro de un nue­vo Ma­drid de to­que y es­ti­lo es­pa­ñol, y ade­más son el pre­sen­te de la Se­lec­ción de Luis En­ri­que. Bien, pues So­la­ri pre­fie­re a Val­ver­de, con su gran zan­ca­da ju­ve­nil y su fút­bol cons­tan­te.

A la apues­ta por la ju­ven­tud su­mó el re­cur­so al 3-5-2. Pen­só que de­fen­der y con­tra­gol­pear bien era me­jor que te­ner­la mal. Cual­quier cam­bio es un buen cam­bio en el Ma­drid ac­tual. El Ma­drid co­men­zó con una nue­va agre­si­vi­dad, con ju­ga­do­res jó­ve­nes y un fút­bol di­rec­to y con es­pa­cios en res­pues­ta a la pre­vi­si­ble po­se­sión se­tie­nes­ca. Val­ver­de y Ca­se­mi­ro y los cin­co de­fen­sas con­ver­tían el jue­go del Betis en un lar­go en­he­brar que te­nía al­go de ejer­ci­cio aca­dé­mi­co. Cuan­do se equi­vo­ca­ba en me­ter la pe­lo­ta por la ce­rra­da mu­ra­lla vol­vía a em­pe­zar con la ru­ti­na de to­que y geo­me­tría.

An­te ese fút­bol, el Ma­drid se des­po­jó de su tra­je ha­bi­tual de fút­bol can­sa­do y mu­tó en “el otro”. Apro­ve­chó los es­pa­cios y co­men­zó a dis­fru­tar. Ben­ze­ma es­tu­vo ma­gi­tral y el 5-3-2 re­ju­ve­ne­ció a Modric du­ran­te un ra­to.

Los la­te­ra­les vo­la­ban. Así lle­gó el 01 en el mi­nu­to 13: subida de Car­va­jal que aca­bó en un re­cha­ce que Modric ca­zó con la zur­da. El gol tu­vo un sus­pen­se de VAR por­que ha­bía que es­cru­tar bien la ju­ga­da. En al­gu­nos par­ti­dos el VAR pa­re­ce la vi­deo­vi­gi­lan­cia chi­na y en otros la cá­ma­ra ig­no­ra­da de un pár­king.

Hu­bo a par­tir de ahí unos mi­nu­tos fres­cos del Ma­drid, que te­nía una po­si­ción aga­za­pa­da y di­rec­ta, un po­co cí­ni­ca. Pe­ro era so­bre to­do la ve­lo­ci­dad de los jó­ve­nes.

Ben­ze­ma hi­zo es­tra­gos va­rios y al Ma­drid, que no su­fría con la par­si­mo­nia bé­ti­ca, le fal­tó sen­ten­ciar. Pu­do ha­cer­lo Vinicius en una rá­pi­da con­tra co­lec­ti­va o Val­ver­de en una lle­ga­da en la que qui­so emu­lar el ta­co­na­zo de Gu­ti.

En el 46, an­tes del des­can­so, Ben­ze­ma, que era el me­jor y el di­rec­tor ex­per­to de una or­ques­ta de jó­ve­nes, se le­sio­nó en un de­do. Se le do­bló el me­ñi­que, que que­dó co­mo el de un nue­vo cen­tris­ta y fue sus­ti­tui­do por Cris­to. El Ma­drid de So­la­ri se pa­re­cía al Cas­ti­lla de So­la­ri.

Peor sin Ben­ze­ma

Ver a Val­ver­de pre­sio­nar la sa­li­da del Betis era un hi­to ge­ne­ra­cio­nal y el fút­bol del Betis se pro­lon­ga­ba co­mo un dis­cur­so cu­bano. Un mo­nó­lo­go que no des­co­lo­ca­ba al Ma­drid, que ade­más te­nía el re­cur­so de bus­car a Vinicius. Echa­ba de me­nos, sin em­bar­go, la pau­sa de Ben­ze­ma. Sin él fal­ta­ba la re­fle­xión, el op­ti­mi­za­dor de la de­ci­sión so­bre cuán­do sa­lir o no al con­tra­gol­pe. Sin Ben­ze­ma el Ma­drid po­día con­ver­tir­se en un bar­co sin ti­món. Ha­bía un ries­go de co­rre­ca­lle, de que el par­ti­do rom­pie­se a un ida y vuel­ta de­fi­ni­ti­vo. El Ma­drid pa­re­cía el Al­me­ría, aun­que eso no era en sí mis­mo ma­lo. Era hu­mil­de y efec­ti­vo. El pro­ble­ma es que fal­ta­ba el gran trans­bor­da­dor de los con­tra­gol­pes que era Ben­ze­ma. Modric es­ta­ba ya flo­jo y la au­sen­cia del nue­ve era de­fi­ni­ti­va. En el 60 Guar­da­do lle­gó ya con pe­li­gro y el Ma­drid co­men­zó a su­frir. Ne­ce­si­ta­ba un po­co de ba­lón. Qui­zás a al­guno de los me­dios que mi­ra­ban des­de el ban­qui­llo.

El su­fri­mien­to con­ti­nuó y Ca­na­les, que era el en­car­ga­do bé­ti­co de la mi­cro­ci­ru­gía, mar­có el em­pa­te tras con­sul­ta de VAR. La he­bra pa­só por el ojo de la agu­ja.

Fue des­pués cuan­do So­la­ri sa­có a Ce­ba­llos. Pa­re­cía tar­de. Ya era im­po­si­ble re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va, aun­que sí tu­vo un im­pac­to de­fi­ni­ti­vo en el par­ti­do.

Pau Ló­pez Ba­rra­gán Man­di Bar­tra Fran­cis Wi­lliam Joa­quín Ca­na­les Lo Cel­so (67) Guar­da­do (85) Sa­na­bria (87)

Te­llo (67) Bou­de­bouz (85) Lo­ren (87)

m.13: Modric; Ce­ba­llos.

K. Na­vas Varane Ra­mos Na­cho Ca­se­mi­ro Car­va­jal Modric Val­ver­de (82) Re­gui­lón (74) Vinicius Ben­ze­ma (46)

Cris­to (46) Ce­ba­llos (74) Brahim (82)

m.67: Ca­na­les;

m.88:

(Co­mi­té Las Pal­mas). Amo­nes­tó a Guar­da­do, Wi­lliam, Modric, Ra­mos y Val­ver­de.

Pie de fo­to xxxx xxxx xxxxx xxx xxx xxxx xxxx xxxxx xxxxx xxxxx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.